Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Actualidad

La jura de los fueros en Valencia

Don Carlos Javier juró los fueros en Valencia … y no fue a gusto de todos.

A estas alturas en España, a fuerza de tocar a rebato las campanas casi nadie les hace caso. Después de presenciar en vivo y en directo un golpe de estado, la apariencia de aplicación del artículo 155 de la Constitución, la caída de Rajoy, el juicio contra algunos de los responsables, la sentencia de los mismos, las elecciones, la sentencia de los EREs de Andalucía, su misterioso apagón informativo, el compadreo de sediciosos catalanes y ex terroristas vascos con el Gobierno español en funciones…, nada nos sorprende.

Sin embargo a la fina sensibilidad periodística de Ferran Belda, antiguo director de Levante – El Mercantil Valenciano y actual columnista de Las Provincias, no le pasó desapercibido un acontecimiento destacado por su anterior periódico el domingo 1º de diciembre.

Poniéndose en la piel de Don Felipe de Borbón y Grecia, lanza una andanada contra dos autoridades valencianas, a propósito de la aparición en Valencia de Don Carlos de Borbón Parma y Orange-Nassau. Contra el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, por recibir como tal al “pretendiente” carlista. Y contra el Arzobispo, Cardenal Cañizares, por permitirle en la capilla del Santo Cáliz de la catedral metropolitana, la Jura de los Fueros del Reino de Valencia.

El señor Belda tilda de criptocarlistas o carlistas declarados a los dos máximos dirigentes civiles de la Generalidad Valenciana, los presidentes de los poderes ejecutivo y legislativo autonómicos, por sus deferencias con los Borbón Parma en un reciente congreso en Morella y ahora en el Cap i Casal.

Publicidad.

Se nos escapa el extraño interés de Compromís, partido del Presidente del Parlamento regional, de indisimuladas simpatías pancatalanistas y republicanas,  a través del gesto de simpatía y hospitalidad de Morera. De la etapa de Ximo Puig al frente del Ayuntamiento de Morella nos consta las facilidades que dio para celebrar los actos carlistas de hace varios años. Nobleza obliga a ser agradecidos.

En cuanto al Cardenal, por filtraciones aireadas  transciende que  el acto de la Jura de los Fueros, que hacían los Reyes de Valencia antes de tomar posesión del Reino, tuvo lugar a pesar su expresa prohibición, al final de la Santa Misa, en lugar de al término de la Liturgia de la Palabra. La indisciplina de los organizadores exculpa al pastor de la Archidiócesis, cuya defensa del orden constitucional vigente es sobradamente apreciada.

No le va a la zaga el Príncipe carlista, si hemos de hacer caso de sus declaraciones a Levante que firma Juan Nieto. Frente a estereotipos anacrónicos aclara a los lectores que “los carlistas son personas preocupadas por la justicia social, las diferencias entre pobres y ricos y el cambio climático”. Nos enteramos de que, además, apuestan por “una economía circular, la agricultura regenerativa y el corredor mediterráneo”. Advierte que “ser carlista es buscar constantemente el diálogo”. Medios y fines sin determinar.

Todo desde una perspectiva “de centro”, alejada de “extremos que no funcionan”. Signo de los tiempos.

Publicidad.

Dios: “la fe es de cada individuo. Yo no puedo ponértela o quitártela”. “Los valores de nuestra religión cristiana valen la pena”. “Forman parte de nuestra cultura”. Pero se arropa con una ceremonia religiosa de reminiscencias medievales, de confesionalidad tradicional. Y con ingredientes ecumenistas para rimar con lo que ahora se lleva.

Patria: “España es una colección de naciones y culturas diferentes, con ciertos valores comunes”.  Sin reparos en abanderar un proyecto integrador.

Fueros: Reconocería a Cataluña y a la Comunidad Valenciana como “naciones en un  marco federal”. Federalismo asimétrico como el de Iceta. Pero recurre a rememorar el sistema foral valenciano, abolido por su antecesor Felipe V y restituido por Carlos VII.

Rey: “Ideológicamente por encima de los partidos”, “para asegurar derechos y obligaciones de los pueblos”. Corrección política. Sin pleitos dinásticos. Sin renuncia a sus obligaciones. Con evaluación positiva del actual Jefe del Estado. Sin diferencia significativa de modelo.

Publicidad.

Constitución: La encuentra necesitada de actualización y propone su reforma.

Tradicionalismo: No digiere el concepto. “Si sólo fuéramos tradicionalistas, no podríamos evolucionar”. No distingue entre la adoración de las cenizas y la transmisión del fuego.

Sincretismo político en el Kilómetro 0. Legalización de la Legitimidad Proscrita. Esfuerzo por contentar a todos desde una óptica de animador de un movimiento político amplio, diferente de un partido al uso. Intento de superación de la fractura interna del cuerpo social del carlismo de los años 70. Loable intento de soltar amarras de etapas previas. ¿Desplazamiento del centro de gravedad? Aunque no se vea como político tendrá manejar el timón con sentido de estado y pulso firme.

Lean los calificativos que le dedican los partidarios de su tío Sixto e interpreten el rictus de su tía María Teresa, bastión de la ortodoxia de “la clarificación ideológica” que culminó en el “socialismo de autogestión global”, en las fotos del evento y los comentarios en clave surrealista o jocosa que éste ha suscitado.

Publicidad.

Punto de esperanza: lo que dé de sí el contacto con la gente joven, sin costras en las cicatrices del alma, con más proyecto que memoria.

De momento echamos de menos rigor conceptual y libertad de movimientos respecto de las tutelas heredadas. No seríamos justos pidiendo más de lo que la prudencia aconseja y el bien común exige. Pero quien se precie de abanderar el Carlismo tiene que estar a la altura de las circunstancias excepcionales que España atraviesa. Otra cosa equivaldría a  incrementar la ceremonia de la confusión y hacerse cómplice por acción u omisión de lo que se avecina.

La conciencia de nuestras limitaciones no nos exime del cumplimiento de nuestros deberes en todos los niveles de la escala social. Ser sinceros es, para nosotros, en esta ocasión, un doloroso imperativo de conciencia.

La política española adolece de falta legitimidad. Ese ingrediente – más ético que propiamente dinástico- es el que guarda como oro en paño el Carlismo, a pesar del barro de sus odres. Y es el valor que simboliza el Abanderado. De ahí la transcendencia de sus hechos y sus dichos, por muy devaluados que estén los pronunciamientos provenientes de este sector de la opinión pública.

Publicidad.

Tal vez en esos Fueros jurados el 1º de diciembre en la Capilla del Santo Cáliz, su contexto y su potencialidad de actualización esté la clave de la diferencia entre el régimen del 78 (del que están ausentes) y el modelo de monarquía propugnado por el Carlismo desde 1833. Confiemos que el estudio del mismo surta efectos, para que el juramento tenga algún sentido.

 

1 Comentario

También puedes comentar con facebook:

1 Comentario

  1. Juana de Beira

    02/01/2020 at 19:53

    El Duque de Parma no tiene ningún derecho a la Corona de Las Españas. Como banquero usurero defiende la globalización liberal y capitalista, como agente de la usurpación no presenta ningún reproche a esta y emite cantos de sirena para desnortar a los carlistas que le siguen. En definitiva una vez más se demuestra que los Borbón-Parma, uno y otro bando de la familia, son un placebo para anestesiar al Carlismo, apartándolo de sus objetivos reales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL LIBERALISMO ES PECADO

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Actualidad

Desde Tradición Viva solo nos comprometeremos a defender una corona presidida por la Cruz, y defensora de las verdaderas libertades civiles al modo entendido...

Cultura

El bardo carlista vuelve a Villareal de Urrechua.

Miscelánea

En el 36 el joven Antonio Molle Lazo fue martirizado por las hordas marxistas.

Opinión

En el 36 los carlistas no pusieron la otra mejilla, y se alzaron en armas en una de las mejores milicias de la guerra...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.