Connect with us

¿Qué deseas buscar?

Religión

¿Con qué sueña el Papa?

“Ya es hora de levantaros del sueño” (Rom 13:11).

En su exhortación postsinodal Querida Amazonia, publicada el 12 de febrero de 2020, el Papa Francisco expone sus sueños, que son cuatro en total: un “sueño social”, un “sueño cultural”, un “sueño ecológico” e incluso un “sueño eclesial”. Pensábamos que el Papa no estaba en el trono de Pedro para soñar, sino para “confirmar a sus hermanos en la fe” (cf. Lc 22, 32); ¿acaso nos equivocamos? Creíamos que “los sueños del caminante solitario” estaban reservados para Jean-Jacques Rousseau, y que los discípulos de Cristo no debían dormir, sino velar y orar (Mt 26:41); ¿acaso nos equivocamos?

Francisco sueña, pero ¿con qué sueña? Él mismo nos lo dice: “Sueño con comunidades cristianas capaces de entregarse y de encarnarse en la Amazonia, hasta el punto de regalar a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos”. Una iglesia colorida, policromática y cambiante.

¿Es este un sueño premonitorio? Más bien, es una reminiscencia. El jesuita Jorge Mario Bergoglio recuerda la herencia del jesuita progresista Carlo Maria Martini. De hecho, el último libro del cardenal arzobispo de Milán, titulado El Sueño de Jerusalén (2009), contiene conversaciones que mantuvo con el Padre Georg Sporschill s.j., las cuales presenta de la siguiente manera: “Durante estas entrevistas, nos permitimos soñar en voz alta. Sabemos que de noche, las ideas nacen más fácilmente que a plena luz del día”. El libro aboga “por una Iglesia audaz” (p.11) y “por una Iglesia abierta” (p.157).

Francisco, su discípulo fiel, se esfuerza por hacer realidad el sueño del cardenal Martini, quien declaró en su libro: “El Concilio Vaticano II enfrentó valientemente los problemas de nuestro tiempo. Entró en diálogo con el mundo moderno tal como es, sin encerrarse en sí mismo. Pero, sobre todo, el Concilio identificó las muchas fuerzas positivas en el mundo que persiguen el mismo objetivo que nuestra Iglesia: ayudar a los hombres, así como buscar y venerar al único Dios”. (P.162)

Publicidad.

El irenismo conciliar es un sueño. Frente a la realidad de la vertiginosa disminución de las vocaciones y la práctica religiosa, este complaciente sueño no es más que una mentira. Hoy, como ayer, San Pablo dice a los romanos: “Ya es hora de levantaros del sueño” (Rom 13:11).

Padre Alain Lorans

Fuente: DICI n°393 – FSSPX.Actualités – 24/02/2020


Reciba nuestro boletín
Reciba en su correo nuestros artículos

Somos un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política; puede colaborar remitiéndonos sus artículos, reseñas de libros, noticias de su asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es, o haciendo una DONACIÓN pulsando aquí.

Le puede interesar:

Dejar un comentario

Deja un comentario

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Advertisement

Revista Soberanía Social

Revista cuatrimestral de pensamiento.
Gratuita en pdf
Mantenemos tu datos en privado.

Donar

Tradicion Viva es un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores.

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Análisis

¿Qué es una herejía y cual es la importancia histórica de algo así?.

Religión

Hoy, el reflejo del rostro de Don Orione son ustedes, que acompañan las terapias con una palabra de consuelo y una mirada amiga. Les...

Actualidad

Como Cristo, un sacerdote italiano renuncia a su respirador y salva la vida a un paciente más joven.

Advertisement

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.