Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Actualidad

Monta tanto, tanto monta, el golfista como el campesino

La Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha dado motivos a los agricultores para sumarse a las reacciones espontáneas contra el régimen dictatorial posmoderno del PSOE.

Como en nuestras redes sociales (concreta y mayormente, en Twitter) venimos corroborando, las protestas espontáneas contra el Frente Popular de PSOE y PODEMOS, a raíz del Estado de Alarma y la catástrofe económica por venir, se han ido propagando, pero no solo por distintos puntos del Madrid “más de derechas”.

Poco a poco se va perdiendo el miedo (incluso en urbes con más fama de “socialistas” como Sevilla) a las maniobras de amedrentamiento, monitorización y persecución del Ministerio de la Verdad así como de esa NKVD española controlada por el ex juez Fernando Grande-Marlaska. Pero no nos vamos a centrar tanto en esto, de momento.

La peligrosa Yolanda Díaz insultó, en toda su cara, a los agricultores

El pasado miércoles 13 de mayo, el Ministerio de Trabajo, en manos de PODEMOS (lo cual facilita que no sorprenda cuán obcecados están en estrangular el mercado laboral), por medio de la gallega Yolanda Díaz, solicitó a la inspección laboral estatal que estrechara el cerco al sector agrario.

A juicio de esta ministra comunista, los agricultores españoles serían “explotadores laborales” en toda regla (como en alguna otra ocasión, el que quiera entender, que entienda…), incluso esclavistas. Eso sí, estas declaraciones no han sido muy bien recibidas por el sector primario.

Una voz probatoria de esto ha sido la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Andalucía, que no es precisamente una entidad plenamente adscrita a al Partido Popular (PP) así como tampoco a la facción más pro-mercado de VOX. Señalan que se trata de algo “inaudito” y que no conviene tergiversar la cuestión migratoria.

Publicidad.

Necesitamos un “motín de los tomates”

Ante esta insultante actitud hacia los agricultores, cuyo crecimiento económico se ve cada vez más obstaculizado, en tanto que el Estado les ahoga e impide prosperar adecuadamente (impuestos altos, trabas burocráticas, subvenciones, topes salariales de condena a desempleo…), sería hora de volver a motivar las protestas de enero-febrero.

Eso sí, no hay que caer en la trampa de sindicatos y organizaciones agrarias completamente ideologizadas, partitocráticas y promotoras de ese intervencionismo estatal que ahoga al sector no solo en España (tampoco caer en la demagogia que menosprecia la cadena de distribución, cuyo valor se ha ensalzado con la pandemia).

Así pues, animamos a los agricultores (cuyo sector es importante, entre otras cosas, para poder asegurar la producción y preparación de bienes alimentarios que por medio del mercado permiten que la población esté nutrida) a que se sumen a la reacción social contra la dictadura posmoderna de Pedro Sánchez.

Digamos que se trataría de un “motín del té” a la española. En este caso no se cuestionarían aranceles del Imperio Británico a determinados productos exportados desde los Estados Unidos de América, sino hojas de ruta llevadas a cabo por políticos narcisistas y egocéntricos, de formaciones con ideologías e historias llenas de sangre y terror.

El régimen instalado en estos momentos en el Palacio de la Moncloa no defiende a las clases bajas y medias (más bien, las ahoga diariamente, con cada medida que se adopte), sino que las trata como rehenes de causa colectivista, como súbditos de la problemática maquinaria burocrática estatal.

Publicidad.

Con ello, claro ha de quedar que tan importantes son los palos de golf de los vecinos del barrio matritense de Castellana como las azadillas y las horquillas del agricultor (sí, y el tractor, que en este caso no sería para defender un secuestro político nacionalista en Cataluña). La unión facilitará la contrarrevolución, en pro de una sociedad libre y floreciente.

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral “Soberanía Social”, y semanalmente la selección de artículos del editor.

Publicidad.

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar remitiéndonos tus artículos, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es, o haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

  1. La franquicia cubana, una dictadura científica

    junio - 3 - 23:00 - junio - 4 - 00:00 CEST
Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad
Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Videos

Un cubano nos descubre la realidad del Pablo Iglesias y sus peligrosas ideas comunistas. O despertamos, o España será una nueva Cuba, o una...

Videos

Pese al sesgo constitucionalista y pro-sistema, la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo le da un repaso antológico a Pablo Iglesias

Actualidad

Pedro Sánchez, como dictador que es, estaría adaptando el aparato soviético policial a los tiempos actuales.

Actualidad

Los restos mortales de Julio Anguita si han sido velados en capilla ardiente.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.