Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Actualidad

Anestesia epidural a la sociedad civil española

El Boletín Oficial del Estado se ha convertido, en cualquier día y hora, en una herramienta no del estado, sino contra el propio estado, o al menos así se desprende de las aberraciones jurídicas, contradicciones y “reflexiones” que se publican sin control.

El primer paciente registrado en España con Covid-19 se conoció el pasado 31 de enero en Canarias. Nueve días después se detectó otro caso y el 24 de febrero el virus comenzó su asalto a la península  con los primeros infectados en Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

El 7 de marzo de 2020, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, aseguró  que no recomendaba  “a nadie,  nada” relacionado con las manifestaciones convocadas en España  por el Día Internacional de la Mujer y que cada persona debía considerar si asistir o no, si bien precisaba a modo  de convencimiento y de forma literal  eso de “Si mi hijo me pregunta si puede ir le diré que haga lo que quiera”,porque nada resulta más convincente que poner de ejemplo el bienestar y la salud de un hijo

Resulta un hecho cierto, y notorio, que el mayor experto “del comité de expertos” cuya presunción de existencia (y trabajo) resultaba indiscutible para la opinión pública de nuestro país, auguró y minimizó el riesgo de contagio en nuestro territorio, llegando a negar la mayor, porque ya había manifestado por televisión que “España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado”.  Los datos de infectados y fallecidos deberían haber supuesto no su dimisión, porque aquí no dimite nadie, sino una petición inmediata de ayuda con la creación de un Comité de Expertos real y no el inexistente que se comunicó a la opinión pública.  

España se confinó y,  los españoles, con independencia de una mayor o menor  crítica, y aun viendo restringida su libertad de expresión prácticamente hasta  la suspensión indefinida del derecho Constitucional,  obedecieron al  gobierno, que se amparaba  y apoyaba en criterios científicos que resultaban imaginarios y que acabaron destapados como una comunicación de diseño  maquiavélico, pero sobretodo falsa y  fraudulenta.

Publicidad.

Miles de muertos y familias destrozadas por auténticos agravios que exceden de víctimas concretas, y que suponen un atentado global a la humanidad, e individual a la dignidad  de cada una de ellas, pero resulta que ni la fiscalía ni la Judicatura ven delito, porque excede de la responsabilidad de los gobiernos,  de sus delegados  y de  los “ simones” de turno que como cabeza de turco se erigen en la herramienta del engaño comunicativo. ¿No se intuye (siendo cautos) una auténtica pirámide invertida en cuanto a responsabilidad?

El gobierno “de coalición”, aunque sea más apropiado denominarlo “de marketing” e incluso englobando hasta el término gobierno en lo publicitario, analizó  la respuesta de España al confinamiento, y donde todos veíamos obediencia ellos vieron sometimiento y una gran oportunidad,  no ya de gobernar sino de emponderarse a perpetuidad.

A buen seguro que no existía un plan cerrado, porque sería mucho presumir a una capacidad organizativa nula, pero precisamente el desorden, la necesidad o como ya anunciaba el investigado Iglesias en sus conferencias universitarias, la excepcionalidad, posibilitaba la imposición comunista, de forma que el Vicepresidente perfilaba  “on line”  su hoja de ruta para “volar” el sistema, aunque resulta curioso que hoy por hoy lo perturbado del mismo, en cuanto a lo que Socialistas y Populares transformaron en  cortijo, le sirve en modo aforamiento.

Jamás en la historia, ni en tiempos de guerra, ni por supuesto de crisis sanitarias y pandemias, se ha desarrollado tan prolífica actividad redactora, de forma que el Boletín Oficial del Estado se ha convertido, en cualquier día y hora, en una herramienta no del estado, sino contra el propio estado, o al menos así se desprende de las aberraciones jurídicas, contradicciones y “reflexiones” que se publican sin control, porque todo lo que excede del interés general y el sentido común ya nace descontrolado y con objetivos ciertamente espurios.

Permanentes cortinas de humo vienen anestesiando a la sociedad civil española sensata, que hoy por hoy ha perdido referencia  política válida y no “empatiza”  con las formaciones que la representaban, y ello porque la clase política ha demostrado que prima sus propios e inmediatos intereses  sobre los de la ciudadanía,  en un   ejercicio en el que los corruptos han corrompido y viciado el sistema y no han sabido, no han querido, o más dramático aún, no han podido renovar sus formaciones, para  presentarse con transparencia, con sus antecedentes superados y generando la sensación a los electores de empezar a sentar las bases para por fin alcanzar esa Democracia Plena, que según venimos refiriendo e insistiendo no ha sido hasta hoy,  sino una mera apariencia.

Publicidad.

La sociedad civil está dormida como extensión de la anestesia a los que eran sus representantes. Los anestesistas confían en su método y en la eficacia del mismo para tener todo bajo control,  para que nadie  despierte y menos con la fuerza de un grupo que genere  mayorías.

Sin embargo al del diseño publicitario se le ha escapado una variable, y con lo que no cuentan es que la anestesia epidural ayuda a paliar el dolor para el alumbramiento, y si bien ha sedado al representante no puede hacerlo con los representados,  de forma  que,  si todos empujamos podemos lograr un nacimiento que una a la ciudadanía en esa ilusión que genere avance, verdad y compromiso con este gran país, que es ESPAÑA.

COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Publicidad.

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

HISTORIA DEL CARLISMO

Actualidad

La subida del sueldo del gobierno se conoce un día después del medio millón de parados más en la EPA.

Opinión

El plebiscito supuso un enorme fracaso de la propaganda que la izquierda, la derecha y el Gobierno realizaron unidos en favor de una nueva...

Opinión

Pero los peores de todos, los que no tenéis perdón alguno, sois los cobardes que diariamente aplaudís cada una de estas medidas y defendéis...

Opinión

Si por estupidez, por pereza, por comodidad, por envidia, por codicia o por cobardía dejamos que nos lo arrebaten todo, nos estamos traicionando a...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.