Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Análisis

La era de Satanás

El verdadero “tercer secreto de Fátima” no era sino la advertencia de que el Maligno se había infiltrado en el Vaticano.

 “Los actos rituales de pedofília satánica son considerados por los profesionales como la culminación de los ritos del arcángel caído.”  (P. Malachi Mrtin)

La localidad de St. Tammany, Luisiana, un pequeño pueblo del sureste de Estados Unidos cuyos feligreses, temerosos de Dios y practicantes de las antiguas costumbres, se han visto sorprendidos e indignados por la actitud de su párroco, Travis Clark, al ser éste sorprendido el 11 de octubre de 2020 por un testigo quien, al llamarle la atención la profusa iluminación de la iglesia a horas tan intempestivas, se asomó al interior y ante lo que vio, decidió grabar la escena con su móvil.

La policía de Luisiana detuvo al cura, quien, por estar practicando sexo en el altar con dos mujeres, fue acusado de obscenidad, simplemente obscenidad, nada de considerar violación de espacio sagrado, inmoralidad por parte de una persona que por sus votos juró defender la sacralidad de los espacios religiosos. Podemos pensar que Travis Clark creía ingenuamente  que la prostitución que practicaba  en el templo era prostitución sagrada, como en los ritos de las religiones panteístas en la antigüedad,  olvidando todo lo aprendido sobre su religión y cuanto le debe.

Aunque más bien, su actitud se debe a la ingente labor de la masonería empeñada desde hace tres siglos en destruir a la Iglesia católica por cualquier medio. Secta que, como en tantos otros países ha tenido un gran desarrollo, pero nos centramos en esta zona del mundo porque aquí se han realizado hechos muy significativos en el desarrollo de sus actividades. Existen pocos datos, pero sí hay constancia de que ya en febrero de 1822 el Gran Consistorio Rito Escocés de Francos Masones Antiguos y Aceptados facultara al Capitán General de Yucatán Melchor Álvarez para iniciar masones y fundar logias en la zona. Se crearon dos logias en Campeche y Yucatán que continuaron trabajando en ese mismo año con el rito de York bajo la jurisdicción de la Gran Logia de Luisiana.

La secta se fue extendiendo en logias y a otros campos como el Tarot, la brujería, o “religiones mágicas” como, elvudú en el que destacó Marie Laveau (1801-1881) conocida como la reina de Nueva Orleáns por el poder que llegó a acumular al hechizar a todos los habitantes de la ciudad con su magia. La víspera de San Juan de 1874 reunió en un rito a orillas del lago Pontchartrain a más de 12.000 personas blancas y negras. Una de sus habilidades fue convencer a los demás líderes de la necesidad de asistir a misas católicas y fusionar el culto cristiano con el vudú como única defensa ante la inminente prohibición de los estamentos católicos, consiguiendo con ello atraer a más simpatizantes al disimular sus acciones con un cierto baño superficial cristiano. Fue la descubridora de la utilización del sincretismo religioso tan en boga últimamente.

Publicidad.

Surgió después aquel que la prensa británica apodó como el hombre más perverso del mundo“, Aleister Crowley, probablemente el ocultista más célebre de todos los tiempos. En 1898 se incorporó a la Orden Hermética de la Golden Dawn, una organización derivada de los Rosacruces. Promovió un credo mágico al que denominó “Ley de Thelema” y que le fue revelado, según dijo, por su propio ángel guardián, un ser llamado Aiwass, mensajero, a su vez, del dios egipcio Horus que le dictó El libro de la ley. Esta obra, que es a la religión fundada por Crowley, lo que la Biblia al cristianismo, fue aceptada como dogma por el Ordo Templi Orientis, un grupo ocultista de origen alemán. Más que una religión, Thelema era un sistema filosófico cuya piedra angular es hacer tu voluntad será la única ley completa”. Este polémico y ególatra personaje, considerado el rey de la “magia negra”, que ha sido llamado también “padre del satanismo moderno y defensor de los ritos sexuales, se convirtió en uno de los ocultistas más famosos de todos los tiempos.La muerte de un joven seguidor en Cefalú, Sicilia, supuestamente después de participar en rituales sacrílegos, dio lugar a ser expulsado de Italia por Mussolini al ser acusado de cometer “actos de extrema depravación”. Crowley se postula como el líder espiritual del nuevo orden, no en balde se le considera el germen del movimiento New Age.

Con estos antecedentes, llegamos a la anteriormente mencionada, profanación del templo por parte de Travis Clark, lo que motiva al P. Olivera Ravassi al comentar la noticia, que recuerde el capítulo del libro del P. Malaquías Brendan Martin, “El último Papa”. En él cuenta un episodio, protagonizado  en 1963 por un obispo y varios clérigos y seglares participantes en una ceremonia conjunta y simultánea a celebrar en los salones parroquiales de una capilla en Carolina del Sur− la capilla emisora−, y la jerarquía y burocracia de la Iglesia católica romana en la capilla de San Pablo en el mismo Vaticano el día de San Pedro y San Pablo. En esa terrible ceremonia secreta en la que participan varios cardenales y obispos, los medios son un altar que también profanan y la víctima, una niña que constituía, en palabras del obispo, un auténtico galardón para la violación de la inocencia. Todo ello con el objetivo de entronizar a Satanás y en el Vaticano, lo que según el libro, consiguen. Resulta terriblemente doloroso leer el relato de la ceremonia. Y piénsese que aunque se trata de una novela, en un 85% se basa en hechos ciertos protagonizados por personajes reales a los que el autor trató de encubrir con nombres ficticios, pero que ya han sido identificados por algunos investigadores.   

Es necesario hablar del P. Malachi Martín, un irlandés nacido el 23 de julio de 1921 ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1954. Eminente teólogo, experto en la Iglesia Católica, ex-Jesuita y profesor en el Instituto Bíblico Obispal del Vaticano. Estaba especializado en teología en Lovaina, donde obtuvo tres doctorados: en Idiomas Semíticos, Arqueología e Historia Oriental. Estudió en Oxford y en la Universidad hebrea de Jerusalén. También fue exorcista del Vaticano por más de 20 años. Llevó a cabo algunas misiones delicadas bajo el cardenal Augustin Bea[1] (del  que fue secretario privado), Juan XXIII y Pablo VI. Desilusionado por las conclusiones del Concilio Vaticano II, pidió ser liberado de ciertos aspectos de sus votos jesuitas en 1964. Liberado en 1964 por Pablo VI de  sus votos de pobreza y obediencia, a petición propia, permaneció siendo sacerdote celebrando diariamente en privado  misa tridentina y ejerció vigorosamente su ministerio sacerdotal hasta su muerte. Se trasladó a Nueva York y adquirió notoriedad como autor internacional de novelas. Sus ensayos defendieron en general  las teorías del tradicionalismo católico y el fundamentalismo. De inclinación  tradicionalista, se decepcionó por  la orientación dada a la Iglesia católica por el Concilio Vaticano II.  Muy activo en comunicaciones y medios, sirvió como comentarista invitado para CNN durante la cobertura en vivo de la visita pastoral del Papa Juan Pablo II a los Estados Unidos del 4 al 8 de octubre de 1995.  Fue fuertemente apoyado por algunas fuentes católicas tradicionales y severamente criticado por otras fuentes, más en la línea del progresismo, como el National Catholic Reporter.

Los importantes cargos desempeñados por Martin, especialmente el de secretario del Cardenal Bea, le permitieron tener conocimiento de muchos hechos más o menos ocultos del Concilio Vaticano II (1962–65), que iba a transformar la Iglesia Católica de una manera que Martin comenzó a encontrar angustiante. Sobre estas vivencias escribió  17 novelas, más bien libros de no ficción, en los que criticaba con frecuencia a la jerarquía del Vaticano, porque entre otras cosas, les acusaba, de alguna manera, de haber hecho caso omiso a lo revelado por la Virgen María en Fátima en su Tercera Profecía. Hablaba con conocimiento de causa porque tuvo ocasión de leerla; por ello afirmaba que el verdadero “tercer secreto de Fátima” no era sino la advertencia de que el Maligno se había infiltrado en el Vaticano, y que se sustentaba de una red de clérigos pedófilos aliados a poderosas sectas satánicas. Y esto es lo que expone en sus libros: el inframundo que, por desgracia, también se da entre los eclesiásticos. Ya hemos comentado como en El último Papadescribe un ritual luciferino de entronización del maligno, inaugurando lo que denomina “La Era de Satanás”. Según Malachi, el mismo Papa Pablo VI declaró que el humo de Satanás había entrado en el Vaticano. Una afirmación que confirmaron tanto el exorcista P. Gabriele Amorth como un grupo de prelados católicos disidentes llamados “Los Milenarios”.

Este libro, publicado en 1996, pone en escena  personajes oscuros que intentan un control completo del Vaticano al servicio de un  futuro gobierno mundial. Incluso ha sido  profético, ya que estos agentes de la conspiración buscaban  deshacerse del  “Papa eslavo” considerado insuficientemente obediente a su plan, y el escenario que se pretendía es la renuncia forzada. Escenario que sucederá más adelante, ya con Benedicto XVI. Este hecho aporta seriedad y credibilidad a la información dada por Malachi Martin, quien ha visto de cerca lo que estaba pasando en el Vaticano. Esta novela parece haber sido un pretexto  para describir una realidad sombría, y advertir a sus contemporáneos[2].

Publicidad.

En realidad, todos sus libros van enfocados a poner de relieve ese dominio del maligno en la Iglesia.

En Las llaves de esta sangre”, describe la presencia de una fuerza diabólica en las cancillerías del Vaticano, denominada por los clérigos enterados del asunto como “la superfuerza”. En esta línea, Malachi también sostuvo la existencia de organizaciones satánicas en Estados Unidos que fueron creadas por los prelados. Las prácticas pedófilas que estuvieron a punto de dislocar al catolicismo estadounidense en 2001 habrían tenido su comienzo, −siguiendo lo investigado por Martin−, en las prácticas y ceremonias rituales llevadas a cabo en Turín. “Los actos rituales de pedofilia satánica son considerados por los profesionales”, escribe Martin, “como la culminación de los ritos del arcángel caído.”. Es también autor de bestsellers nacionales como Los jesuitas, El Cónclave Final y El rehén del Diablo.

Martin mantuvo hasta el final de sus días que se celebraban rituales luciferinos en el Vaticano, de modo que conociendo como actúa la masonería, no nos extraña que “precipitaran” su final porque no podían consentir que siguiera denunciando sus actuaciones. De modo que falleció súbitamente a finales de 1999 a consecuencia de una caída provocada, −según afirma el ex agente de la Cía, Robert Marrow, que también era su chófer−, “al ser empujado por una fuerza invisible”, causando un traumatismo mortal en la cabeza al sacerdote de 78 años. Muy oportuna su muerte, porque se encontraba escribiendo un libro en el que denunciaba el papel activo del Vaticano en la construcción del Nuevo Orden Mundial. Había que silenciarlo.

Se ha intentado, por todos los medios, desacreditarle diciendo que cuenta hechos ficticios y novelados. Lo cierto es que los hechos revelan actos  terribles, pero la realidad es tozuda y demuestra que Malachi Martin tenía razón en sus denuncias, aunque, tristemente, se siguen produciendo. El arzobispo Gregory Aymond quien, no sólo tuvo que suspender automáticamente al sacerdote Travis (reemplazante, como capellán de un colegio, de otro cura que también había estado involucrado en cosas turbias), sino que ordenó la remoción y la quema del altar, para luego, consagrar uno nuevo, manifestando:  “Su comportamiento obsceno fue deplorable. Su profanación del altar en la iglesia fue demoníaca. Estoy enfurecido por sus acciones”. En Dublín la asociación Tradición, Familia y Propiedad  se enfrenta a su obispo porque apoya en contra de muchas asociaciones de católicos, las Misas sacrílegas LGBT y comuniones sacrílegas para sodomitas. «Apoya el transexualismo de los niños» y «está a favor de que los homosexuales se besen durante la misa», aseguran.

Publicidad.

Todo cuanto está sucediendo ya lo advirtió Nuestra Señora  de la Salette: Muchos abandonarán la Fe, y el número de Sacerdotes y Religiosos que se separarán de la Verdadera Religión será grande. Entre estas personas se encontrarán incluso Obispos. El obispo Athanasius Schneider, preocupado denuncia que ya estamos viviendo un extraño cisma porque una parte del clero que profesa la unión con Bergoglio  ha quebrado su unión con Jesucristo, la Verdad, y con Jesucristo, verdadera Cabeza de la Iglesia. “Hay sacerdotes y obispos que contradicen de manera evidente las Verdades de Dios, y que por sus pronunciamientos y acciones están separándose de la Verdad de la Iglesia.”

 En una reciente entrevista, Jaime Mayor Oreja, preguntado por la crisis de valores, señalaba que “la primera crisis es de valor, en singular: la cobardía. Ese miedo reverencial a opinar distinto de la moda dominante es el primero que hay que superar”. Para los progres liberales Dios no pinta nada. No hay ni un solo político que mencione a Dios en su discurso. Porque una cosa es que España sea aconfesional y otra muy distinta es que los ciudadanos y los políticos lo sean y se atrevan a decirlo. Nosotros, humildes ciudadanos nos atrevemos a decir: ¡Nada sin Dios! y tratamos de seguir las Verdades dictadas por Dios a pesar de las directrices de algunos miembros de la Iglesia. Para no desfallecer en el empeño, recordamos dos estrofas del bellísimo poema de la gran mística española Santa Teresa de Ávila:

Nada te turbe,
Nada te espante,
Todo se pasa,
Dios no se muda,

La paciencia
Todo lo alcanza;
Quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta. 


COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

LIBRO

Carlismo para principiantes

Revista Tradición Viva

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Podcast

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Rafapal: El carlismo

Opinión

El astro del balón, habrá sido un excelente jugador, nadie va a juzgar esa habilidad de Maradona, pero no se ha conducido por el...

Religión

El sábado 5 de diciembre a las 18:00 h tendremos un Rosario de antorchas en la explanada del Cerro de los Ángeles.

Videos

Jóvenes carlistas proclamando al realeza de Cristo.

Religión

¿Cómo puede la gente tomarse en serio las medidas del coronavirus cuando excluye de plano los medios sobrenaturales a través de los cuales surgen...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.