Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

Liane Bednarz y la miseria del conservadurismo posmoderno

El conservadurismo no quiere ser ofensivo, no está interesado en abordar cuestiones fundamentales y se enfrenta pasivamente al funcionamiento de las utopías sociopolíticas radicales.

image_pdfLEER EN PDF

En su libro “Die Angstprediger” , publicado en 2017, la periodista Liane Bednarz aborda la evolución actual del espectro conservador en Alemania. Quiere contrarrestar los problemas que ha identificado con un conservadurismo posmoderno, que sobre todo no quiere ser ofensivo, no está interesado en abordar cuestiones fundamentales y se enfrenta pasivamente al funcionamiento de las utopías sociopolíticas radicales. Difícilmente se puede esperar que esta forma espiritualmente estéril de conservadurismo proporcione impulsos para superar los desafíos a los que se enfrentan las sociedades europeas.1

Bednarz escribió su libro en respuesta al auge de las fuerzas populistas de derecha y conservadoras nacionales tras la decisión del gobierno alemán en 2015 de abrir las fronteras estatales a la inmigración irregular. La autora, que se califica a sí misma de liberal-conservadora, considera problemático el apoyo de los cristianos a estas fuerzas, ya que sus posiciones “ya no son compatibles con la imagen cristiana del hombre que se transmite en los Evangelios”.2Las posiciones conservadoras que son compatibles con esto deben distinguirse de otras que ella califica de “derechistas”. Bednarz, sin embargo, no logra fundamentar esta diferenciación con argumentos. En ningún momento de su libro se ocupa (por ejemplo, desde la perspectiva de la enseñanza social cristiana) de diferentes posiciones con respecto al tratamiento de la inmigración irregular u otros temas que aborda. El criterio que se utiliza para diferenciar entre “conservador” y “de derecha” es de hecho la aceptación social del cargo en cuestión, clasificando lo que todavía se acepta como “conservador” y lo que ya no se acepta como “correcto”. Esta debilidad da forma a todo el libro. Debido a que hace que su propia posición dependa completamente del grado de aprobación externa, no logra formular una posición propia bien fundada que pudiera contrarrestar otras posiciones con argumentos en un debate.

Su presunto motivo para evitar su propio posicionamiento es que principalmente quiere ser aceptada socialmente y, por lo tanto, tiene miedo de ser percibida como ofensiva o de ser asignada a áreas de marginación política. Esto queda claro, por ejemplo, en los pasajes de su libro donde apela a los «conservadores inofensivos»3que encaje silenciosamente en la sociedad y, en la medida de lo posible, no adopte posiciones controvertidas sobre temas sociopolíticos desde el punto de vista de los partidarios de las cosmovisiones hegemónicas, como un ideal. El libro que ha escrito es, en última instancia, una guía de propiedad política que le dice al lector qué decir para no provocar ofensas en las discusiones públicas, y qué temas evitar debido a su obscenidad. Por otro lado, omite casi por completo tratar ideas y argumentos o examinarlos. Sobre todo, cita opiniones y juicios de valor que han hecho actores socialmente aceptados sobre los no aceptados, declaraciones sobre quién se ha distinguido o no de quién, así como declaraciones que pretenden documentar violaciones de los tabúes políticos que ha identificado. Aparentemente, considera que una posición está suficientemente refutada si ha demostrado que se encuentra en una zona discursiva tabú. No le interesa lo que la gente piensa y por qué, sino cómo «deberían ser clasificados».4

Una gran parte del libro también consiste en intentos de erigir señales de advertencia discursivas en torno a temas que no deberían abordarse o, en el mejor de los casos, abordarse con cautela. Estos temas incluyen la migración, los fenómenos de islamización, el activismo de género y la Unión Europea o la crítica a la misma. Surge la impresión de que la autora no piensa políticamente, pero podría apoyar posiciones completamente diferentes en su lucha por el reconocimiento social, si es que algún día se afirman socialmente.

La gran falta de interés de la autora en las ideas no solo es evidente por el hecho de que solo usa el término «ideas» en un sentido despectivo.5  En su enfrentamiento con el filósofo Arnold Gehlen o su crítica al humanitarismo, Bednarz no se centra en en qué consistía esta crítica y cómo Gehlen la justificó y qué debilidades podría tener, sino que los actores «de derecha» se refieren a Gehlen mientras son progresistas, los actores rechazan sus pensamientos, lo que les deja claro que su trabajo es parte de la zona tabú y que no hay necesidad de más discusión.6 Este patrón también se encuentra en todo el libro.

En el único lugar del libro en el que examina realmente una idea, al menos superficialmente (se trata del concepto de etnopluralismo), Bednarz falla. Aquí ella afirma «que el etnopluralismo contradice fundamentalmente la enseñanza de Jesús» porque «el pensamiento en categorías étnico-culturales está superado en el Nuevo Testamento».7 De hecho, el orden de la creación, que desde la perspectiva de la doctrina social cristiana también incluye la división de la humanidad en pueblos, no se niega en el Nuevo Testamento, pero se enfatiza el papel jerárquico de Dios en este orden. Desde la perspectiva de la doctrina social cristiana, existen otras objeciones al concepto de etnopluralismo, que Bednarz no plantea. Se puede suponer que ella no los conoce, lo que la descalifica como crítica conservadora del conservadurismo nacional. Bednarz falla precisamente en el punto en el que un examen crítico de las posiciones conservadoras nacionales sería realmente necesario desde un punto de vista conservador cristiano.

Puede leer:  La hora de la apostasia

Dado que Bednarz no se ocupa de las ideas en términos de contenido, sus definiciones siguen siendo siempre confusas y, a menudo, incluso contradictorias. Por ejemplo, en un momento atribuye una «comprensión revolucionaria del conservador» como un rasgo característico de la derecha política8 , mientras poco después escribe que la derecha es ante todo “reaccionaria” y “quiere preservar” lo viejo por lo viejo.9 En otra parte, describe al conservador y a la derecha como mutuamente excluyentes10 , solo para escribir más tarde que en el debate de género, por ejemplo, «a menudo no está claro» «dónde se encuentra la línea divisoria entre lo que todavía es clásicamente conservador y lo que va más allá de eso y es de derecha».11 No resuelve o al menos explica contradicciones tan obvias.

Dado que la autora utiliza un lenguaje fuertemente polémico y sobre todo devalúa los puntos de vista de los actores a los que critica, pero no quiere entenderlos, sus pensamientos quedan confusos en muchos otros lugares del libro. Por ejemplo, describe repetidamente las «fantasías fatalistas» como un rasgo típico de lo que considera corrientes inoportunas en el conservadurismo.12 Al hacerlo, se refiere a las percepciones de las crisis que parece considerar fundamentalmente ilegítimas, pero sin sopesar si están justificadas y cómo se pueden distinguir de la prudencia y la conciencia realista del riesgo. Su única medida de si existe una percepción bien fundada de una crisis o una “fantasía fatal” parece ser la aceptación social del tema respectivo, ya que comparte percepciones progresivas de crisis tan incuestionablemente como rechaza las conservadoras.

El enfrentamiento con las corrientes nacionales conservadoras y populistas de derecha debería basarse sobre todo en mejores ideas. Una de las debilidades del conservadurismo nacional es su desconocimiento de la unidad occidental de base cristiana, mientras que el populismo de derecha carece de orientación hacia el bien común y, contrariamente a la experiencia histórica, idealiza a las masas. Bednarz no contrarresta estas corrientes con ideas, sino con el establecimiento y refuerzo de tabúes, por lo que fracasa globalmente en el intento de formular respuestas adecuadas al fortalecimiento de estas corrientes. Que su trabajo aún sea ampliamente recibido e incluso recibido positivamente en publicaciones con reclamos científicos 13 probablemente se deba a que, a pesar de todas las debilidades en términos de contenido, logra transmitir el sentimiento tranquilizador de superioridad moral a su audiencia posmoderna, que enfrenta las crisis del presente sin concepto.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Este artículo se publicó originalmente en alemán en renovatio.org

Fuentes

  1. Liane Bednarz: la predicadora del miedo. Cómo los cristianos de derecha se infiltran en la sociedad y las iglesias , Munich 2018.
  2. Ibíd., P. 241.
  3. Ibíd., P. 8.
  4. Ibíd., Pág. 53.
  5. Ibíd., P. 25.
  6. Ibíd., Págs. 112-113.
  7. Ibíd., P. 50.
  8. Ibíd., P. 15.
  9. Ibíd., P. 29.
  10. Ibíd., P. 11.
  11. Ibíd., P. 68.
  12. Ibíd., Pág. 16, 117.
  13. Véase, por ejemplo, Martin Fritz: “Bajo el hechizo de la decadencia. Motivos teológicos básicos de la derecha cristiana en Alemania ”, en: Johann Hinrich Claussen et al. (Ed.): Cristianismo desde la derecha. Exploraciones y críticas teológicas , Tübingen 2021, págs.9-64, aquí: pág.10.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Otros medios
Escrito por

Selección de noticias en otros medios.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Análisis

LEER EN PDF En la edición actual del semanario “ Die Zeit”, la abogada Erika Bachiochi evalúa el aborto de niños por nacer como expresión de una...

Análisis

LEER EN PDF María Jiménez Ramos, Universidad de Navarra y Gaizka Fernández Soldevilla, Centro Memorial para las Víctimas del Terrorismo El estudio de los...

Religión

Novedad editorial de Jorge Luis Hidalgo

Cultura

La historia de España como nunca te la habían contado.

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box