Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

Hoy celebramos a San Juan María Vianney, más conocido como el Cura de Ars

Para los que somos sacerdotes por pura gracia de Dios, San Juan María Vianney es un faro luminoso.

image_pdfLEER EN PDF

En este día 4 de agosto, muchas felicidades a todos los sacerdotes de la Iglesia que celebran con alegría la fiesta de su patrón, San Juan María Vianney, más conocido como el Cura de Ars.

Juan Bautista María Vianney, hijo de Mathieu Vianney y de Marie Beluze, fue el tercero de los seis hermanos de una familia campesina francesa. Nació en Dardilly en mayo de 1786.
Tras una breve estadía en la escuela comunal, en 1806 fue enviado a una escuela para aspirantes al clero. Y aunque era de inteligencia mediana, sus maestros nunca dudaron de su vocación al sacerdocio. La asignatura que más le costó fue el latín.

En 1809 ingresó en el cuartel de Lyón para ser enviado al ejército napoleónico que por aquel entonces invadía España. En enero de 1810 nuestro Vianney desertó porque no le parecía bien tener que tomar las armas para enfrentarse a otras personas. Liberado del servicio militar y de su situación irregular, el desertor llegó a casa del párroco Balley. En mayo de 1811 recibió la tonsura clerical.

Después ingresó en el Seminario Menor de Ventéres a los 26 años para cursar Filosofía, pues su debilidad en los estudios era extrema. Allí fue compañero de San Marcelino Champagnat, fundador de los Maristas. El 13 de agosto de 1815 fue ordenado sacerdote por Mons. Simón, obispo de Grenoble.

Como primer destino fue enviado a Ecully como ayudante de Mons. Balley, quien siempre animó a nuestro santo a perseverar en la formación para poder ser ordenado sacerdote.

En febrero de 1818, tras la muerte de Balley, fue enviado a Ars, una aldea no muy lejana de Lyón. (Ars no tuvo la categoría de parroquia hasta el año 1821)

En realidad Ars era entonces «el último puesto de la diócesis» y tenía alrededor de 250 habitantes, la mayoría de condición humilde. Aunque la casa del cura tenía cinco habitaciones, Vianney solo se quedó con una cama, dos mesas viejas, un aparador, unas pocas sillas y una sartén. No necesitaba nada más.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Algunos años después de su llegada a Ars fundó una especie de orfanato para jóvenes desamparadas que llamó «La Providence» El propio Vianney daba a las chicas las clases de catecismo y las enseñaba a vivir cristianamente. En 1847 «La Providence» tuvo que ser cedida.

El apostolado del Cura de Ars le ocasionó no pocos sufrimientos: tuvo que soportar las calumnias de algunos parroquianos y las difamaciones de algunos sacerdotes, compañeros suyos. La principal misión de Vianney en Ars fue la dirección de las almas a través del sacramento de la Confesión, por supuesto, en el confesionario.

Desde 1830 hasta que enfermó en 1843, pasó de 16 a 18 horas diarias en el confesionario atendiendo a los innumerables penitentes que llegaban a la parroquia a confesarse con este santo sacerdote. Incluso después de su enfermedad en 1843 continuó con su estricto régimen de vida austero y pobre.

Dios bendijo a nuestro santo con el don de consejo, hasta el punto de que muchos obispos, sacerdotes, jóvenes y mujeres con dudas en su vocación, aristócratas y plebeyos, damas de sociedad, intelectuales y labriegos, personas con toda clase de dificultades y enfermos acudían a confesarse con el Cura de Ars y a escuchar sus sabios consejos espirituales. (En 1855 el número de peregrinos a Ars era de unos 20 mil al año)

El horario habitual del santo Cura de Ars era: levantarse muy temprano para hacer oración, después encerrarse en el confesionario para atender a los penitentes, seguidamente celebraba la Misa y, en cuanto acababa la acción de gracias, volvía nuevamente al confesionario sin romper el ayuno; luego recitaba Prima, Tercia, Sexta y Nona de rodillas y frente al altar mayor. A las 11 daba la instrucción catequética, tras lo cual no tenía más remedio que volver a sentarse en el confesionario para oír las confesiones de los fieles.
A mediodía almorzaba de pie un tazón de sopa o de leche y unos gramos de pan seco.
Después de visitar a los enfermos regresaba a la iglesia para recitar Vísperas y Completas y continuar confesando a las gentes.
Hacia las 8 de la tarde se rezaba públicamente el Rosario. Y cinco horas más tarde ya estaba de vuelta en la iglesia para comenzar otra jornada. Así fue durante más de 30 años, tal y como señala M. Bruce.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El 4 de agosto de 1859 descansó en el Señor; de ahí que su fiesta litúrgica se celebre cada año el día 4 de agosto.

Puede leer:  La ideología de género debe ser combatida, pues quiere destruir la familia

Porque practicó en grado heroico las virtudes de la humildad y el discernimiento, la caridad para con Dios y para con el prójimo; porque el Señor le concedió esa gran capacidad de sacrificio, pobreza, castidad, fidelidad, amor a la Iglesia y al Papa; porque se gastó y se desgastó por el bien de las almas sin reparar en sí mismo; porque obedeció siempre a sus legítimos Superiores; porque predicó la doctrina católica sin medias tintas, con audacia y haciéndose entender por todo el mundo, el Papa San Pío X le beatificó en 1905.
Y el 31 de mayo de 1925 fue canonizado por el Papa Pío XI.

Cuando se cumplió el 150º aniversario del dies natalis del Cura de Ars, el Papa Benedicto XVI (hoy Papa emérito) convocó un Año Sacerdotal (de 2009 a 2010) y le proclamó Patrón de todos los sacerdotes de la Iglesia Católica.

Merece la pena leer y meditar los Sermones del Cura de Ars, algunos de los cuales se recogen en el libro: «El evangelio del Cura de Ars«, editado en el año 2010.

Para los que somos sacerdotes por pura gracia de Dios, San Juan María Vianney es un faro luminoso. Lo mismo cabe decir a los que se preparan para ser sacerdotes en los Seminarios: que tomen ejemplo del Cura de Ars y de otros muchos sacerdotes que, con su santidad, evangelizan nuestro mundo, tan necesitado del amor de Cristo.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Quiera Dios darnos muchos o unos cuantos sacerdotes con el mismo espíritu de San Juan María Vianney.

Sacerdotes que sean sacerdotes de verdad, buenos Pastores de la Iglesia de Dios, idóneos para predicar, enseñar, corregir, animar, edificar, santificar, guiar al Pueblo de Dios por el camino de la Santidad.

Así lo esperamos de la gran bondad de nuestro Señor Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote de la Alianza Nueva y Eterna.

José Vicente Martínez, pbro.

COMPARTE:

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

José Vicente Martínez, Sacerdote.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Religión

LEER EN PDF El próximo 15 de agosto, si Dios quiere, celebraremos con inmensa alegría la solemnidad de la Asunción de la Virgen María...

Religión

LEER EN PDF Según Sandro Magister en su blog Settimo Cielo del 27 de junio de 2022: «Cada vez es más palpable el riesgo de que...

Opinión

Ante el NOM, optemos por la fe, la esperanza y la caridad que vienen de Dios Padre y de su Hijo Jesucristo.

Religión

“Las enseñanzas del Concilio no constituyen un sistema orgánico y completo de la doctrina católica; ella es mucho más amplia, como todo el mundo...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box