Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Actualidad

Crónica de una gesta paraguaya (jaque a la Agenda 2030)

La movilización del 20 de octubre modificó la percepción de la élite gobernante y de los grandes medios de comunicación acerca de la capacidad de respuesta de una población a la que ellos, habían imaginado dócil, gelatinosa y fácilmente permeable a la unánime propaganda del progresismo,

Fotografía: Fotografía: Arcenio Acuña Rojas

Crónica de una gesta paraguaya

El día 20 de octubre del 2022 había amanecido, en la mayor parte del territorio del Paraguay, con augurios inconfundibles de que, en el transcurso de esa jornada, se produciría una de las dichosas y torrenciales precipitaciones primaverales típicas de este país.  El aire se sentía denso y cargado de quién sabe qué evanescentes presagios. 

En esa fecha se hallaba prevista, desde hacía aproximadamente un mes, la realización de una movilización en protesta por la implementación del PNTE (Plan Nacional de Transformación Educativa), proyecto del Ejecutivo Nacional, encabezado por el Presidente Mario Abdo Benítez, cuya sola presentación en sociedad había generado ya el espontáneo rechazo de numerosas organizaciones ciudadanas, integradas, en su inmensa mayoría, por padres de familia organizados y en alerta. Sumábase a todo ello, como colofón, la vigencia legal (en ese momento) de una donación, de carácter no reembolsable, recibida de la UE (Unión Europea), por un valor de 38 millones de €, destinada a las tareas de diagnóstico, evaluación, formación docente y modificación de la malla curricular del sistema educativo paraguayo. El monto citado anteriormente se hallaba dividido en dos grandes partidas: la primera, que alcanzaría los 21 millones de euros iría destinada a engrosar el presupuesto propio del MEC (Ministerio de Educación y Ciencias) de la nación, específicamente direccionada, en teoría, hacia rubros como mejoramiento edilicio, almuerzo escolar y otros. La segunda partida, conformada por los 17 millones de euros restantes, sería manejada, exclusivamente, por entidades no gubernamentales (ONG’s) designadas por la misma UE, y estaría destinada a satisfacer los indicadores de cumplimiento efectivo de las propuestas de política educativa, denominadas como “Ejes Transversales”, que la UE había estipulado, las cuales constan, taxativamente, en la Ley 6659/20, aprobada para dicho fin en pleno período de Pandemia, y se establecen como condiciones obligatorias para la concreción de tan generosa donación.

Estos ejes transversales figuran, como se ha dicho, objetivamente declarados en el texto de la Ley(1) que aprueba el Convenio de Financiación para el Programa de Apoyo a la Transformación del Sistema Educativo en la República del Paraguay, el cual rubricara, en el pandémico año 2020, la cooperación entre la UE y nuestra nación. El grado de alineamiento de dichos ejes con los mundialmente conocidos ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la Agenda 2030 de la ONU, es de tal naturaleza que, basta con citar breves pasajes de dicha ley para confrontar a todos aquellos compatriotas que, debido a su equivocada y apriorística evaluación de la capacidad de análisis de los padres paraguayos, verdaderos protagonistas de esta cruzada en plena gestación, insisten en referirse a las demandas de los mismos como “producto de la desinformación y la ignorancia”. Así, por ejemplo, en la p. 12 de la ley de marras, se inserta lo siguiente:

“La educación es decisiva para formar la posición de los niños en materia de género, derechos humanos y cuestiones ambientales (…) Durante la primera infancia y la educación básica, los maestros y las escuelas tienen una gran influencia sobre los valores y normas de los estudiantes. Los componentes de ayuda complementaria incorporarán la igualdad entre hombres y mujeres, niños y niñas, teniendo en cuenta las conclusiones del análisis de género previsto durante la fase inicial”.

Y en otro párrafo de la misma página enfatiza: “El programa aborda sistemáticamente e incorpora la igualdad de género durante toda su duración. La acción adoptará un análisis contextual multidimensional en lo que respecta al género y apoyará los datos desglosados por sexo, grupo étinico, situación de vulnerabilidad (ejemplos: discapacidades y rural) un seguimiento y evaluación cualitativos. Además, la acción fomentara la participación de las mujeres en todas las acciones y en las tomas de decisiones. El Ministerio de Educación encargará un estudio sobre la exclusión y el género, en particular de los adolescentes y los jóvenes, con el fin de adaptar la oferta educativa para reducir las brechas de género aún existentes, en particular en la enseñanza superior, donde la deserción es mayor”.

Tal como se puede colegir, Agenda 2030(2) pura y dura. Con énfasis, por supuesto, en aquellos numerales de sus diecisiete objetivos cuyas fuentes de inspiración malthusiana, antinatural y anticristiana resultan más patentes y agresivas (v.g. los objetivos 4, 5, 13 y 16). Pues, bien, contra esta amenaza formidable se han levantado las familias paraguayas.

Pues bien: así planteadas las cosas, la expectativa expresada por los medios de comunicación locales, en la fecha antes reseñada (jueves 20 de octubre de 2022) apuntaba hacia una manifestación de regular tamaño, conformada por aquellos sectores de la población a los que los voceros oficiosos de los mass media  nacionales(3) se apresuraron a calificar de “sectores ultraconservadores”, “fundamentalistas religiosos”, “antiderechos”, y, por si algún otro epíteto faltare,  “nacionalistas trasnochados”. 

Empero, el fenómeno cívico que tuvieron ante sus ojos (aún bajo una tormenta subtropical inopinada y formidable) sobrepasó todas sus previsiones, así como las de la clase política local, rápidamente puesta en alerta ante ello. Decenas de miles de personas, llegadas muchas de ellas desde remotos rincones del territorio nacional, marcharon pacíficamente por las calles de la otrora ciudad comunera de las Indias, Asunción del Paraguay, en defensa de sus valores tradicionales, de su fe, de sus hijos, de su cosmovisión primordialmente cristiana forjada hacía ya largas centurias, del sentido común y de sus inalienables fueros nacionales, amenazados desde dentro y desde fuera por las cohortes iracundas y ensordecedoras del globalismo, empeñado en triturar los usos y costumbres, la identidad ancestral y, finalmente, la mismísima patria potestad de las familias paraguayas.

Previa a la marcha, que despertó de un largo letargo cívico a la ciudadanía paraguaya (alimentado por la aún reciente apelación gubernamental al distanciamiento y a la reclusión inspiradas en el Modo de Vida Covid-19), se gestó una verdadera tribuna popular en la que se sucedieron numerosos y encendidos discursos. En su inmensa mayoría,  la retórica de los oradores se enfocó en la defensa de los valores cristianos de un país asido, raigalmente, a las coordenadas de comportamiento que el Divino Maestro legara a su grey universal en aquellas bienaventuranzas y amonestaciones que dejara sembradas en la tierra fértil de sus discípulos y seguidores. Frente al ataque de la impiedad, bárbara segadora de tradiciones y creencias, la permanencia de aquella sexta promesa del Redentor: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mt. 5, 6) se hacía carne y anhelo en aquellos esforzados compatriotas que, dejando de lado por un momento las obligaciones propias del diario afán, comenzaban a emplazar los puestos bien fortificados de la que se convertiría, espontáneamente,  en una sólida trinchera cívica contra el avance de la pérfida Agenda de perdición que las tropas de asalto del globalismo habían logrado, en connivencia con la clase política local, implantar en el país. 

La movilización del 20 de octubre modificó, entre otras cosas, la percepción de la élite gobernante y de los grandes medios de comunicación (que es como decir lo mismo) acerca de la capacidad de respuesta de una población a la que ellos, debido a su enorme miopía histórica, habían imaginado dócil, gelatinosa y fácilmente permeable a la unánime propaganda del progresismo, multiplicada minuto a minuto desde las usinas generadoras de opinión de la TV, la radio, la prensa escrita y las fatigadas e insomnes redes sociales. El país estaba, ante su desatinada visión progresista, listo ya para sumarse, aunque más no sea como furgón de cola, a la locomotora (¡tren bala más bien!) de sumisión regional a los dictados de la Agenda 2030 de la ONU, aceptada por todos y cada uno de los países de la región, algunos de ellos como en el caso de  la Argentina, el Uruguay y Chile, situados a la vanguardia de dicha alineación, y otros como Ecuador y Paraguay, más bien entre los rezagados de la lista. 

Publicidad.
Puede leer:  El debate no está en si un Estado debe tener o no el control de la educación

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Así fue como esta nueva y asombrada percepción, generada por la Marcha del 20/10, generó un estado de alarma entre los políticos locales, alertándolos acerca de la inconveniencia de permanecer impasibles ante tamaña expresión de la voluntad popular, máxime en vísperas de la celebración de las Internas Partidarias, decisivas para las Elecciones Generales del 2023, previstas para el 18 de diciembre próximo. Sea por cálculo electoral (lo más creíble), o por haber visto la luz del arrepentimiento ante su increíble negligencia anterior (muchos de los legisladores que habían aprobado el Convenio de Cooperación con la UE habían reconocido no haber analizado el documento), los integrantes de la Cámara de Diputados de la República repararon aquel error de hacía dos años, al aprobar en fecha 30 de noviembre un Proyecto de Ley que impulsaba la Derogación de la ley 6659/20 que afectaba al Convenio de Cooperación  entre la República del Paraguay y la Unión Europea. En otras palabras, los diputados de nuestra pequeña, aunque antaño digna y orgullosa, república sudamericana acababan de rechazar, al final de una memorable sesión, por abrumadora mayoría (63 votos a favor, 1 en contra y 3 abstenciones), la polémica donación de 38 millones de € de la UE, vinculada a la implementación, como ya se ha descrito, de las políticas de género, inclusión, interculturalidad, y derechos progresivos, alineadas con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible)  4, 5, 9, 10 y 11 de la Agenda 2030.

Lo ocurrido aquel 30 de noviembre fue realmente de no creer, pareció un sueño hecho realidad. Nuestros representantes, por vez primera en décadas, se hicieron eco de un clamor popular, de un grito en defensa de los últimos e irreductibles baluartes de soberanía y dignidad de una patria nacida hacía cinco centurias de la conjunción entre la Hispania cristiana, hidalga y foral, y Guarania, la región de estas Indias dominada, desde siempre, por la cultura guaraní, anclada en la contemplación de la naturaleza, en los ritos comunitarios y en una suerte de misticismo heroico de cuño absolutamente singular entre las civilizaciones nativas de la América precolombina. 

Tan espectacular fue la inmediata repercusión de esta votación histórica, que, aun en la mismísima sede del Parlamento Europeo, en la impecable Estrasburgo, plena de memorias altomedievales, alcanzó a resonar la voz antiglobalista del Paraguay, recogida en el discurso de la eurodiputada española Margarita de la Pisa Carrión (VOX) pronunciado durante la sesión del 01 de diciembre pasado,  quien, en medio de su encendida alocución, dedicó efusivos encomios a la decisión tomada por la Cámara Baja de la, hasta entonces, poco menos ignara república sudamericana. Su intervención, recogida y multiplicada por las redes sociales (4), se hizo viral al cabo de unas pocas horas y desencadenó una ola de febriles reacciones de una y otra parte, que elevaron, aún más si se quiere, la importancia de la reciente determinación soberana surgida en el seno de la Legislatura paraguaya. 

Al momento de cerrar estas líneas, la ola de reacciones locales de “preocupación”, «desazón» y “sorpresa” ante esta decisión, entre las cuales cabe citar un insólito comunicado de la Embajada de la UE (5), que rebasó claramente los límites de la discreción diplomática para ingresar al peligroso terreno de la intromisión extranjera, seguido de notas similares emitidas por la representación local de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y Embajadas de países tradicionalmente relacionados con el Paraguay como la del Imperio del Japón, han logrado en parte, contando para ello con la unánime colaboración de la falange mediática local, atemperar los ánimos de los Senadores de la República, a cuya potestad corresponde, por razones de lógica parlamentaria, el segundo estadio del proceso de derogación de esta Ley que pretendiera atar al Paraguay, a cambio de una interesante (e interesada) donación, a los dictados globalistas de la UE. 

Nos puede ayudar comprando nuestras recomendaciones

En efecto, los señores legisladores de la Cámara Alta han recurrido hasta la fecha de hoy, miércoles 07 de diciembre de 2022,  a diversos subterfugios administrativos y tácticos para evadir el tratamiento de la Propuesta de Derogación ya sancionada por sus pares de la Cámara de Diputados. A falta de escasos diez días para las Elecciones Internas partidarias, y en el decurso de un mes en que en  el Paraguay, tradicionalmente, las actividades políticas (y de todo orden) derivan, por una suerte de gravedad intrínseca al ser nacional, hacia la preparación y vivencia festiva de las conmemoraciones de la Virgen de los Milagros de Caacupé (08 de diciembre), la Navidad y el Año Nuevo, esta demora indiferente y burocrática de la discusión parlamentaria sobre un tema que polariza la atención de la sociedad, recuerda, peligrosamente, a ciertas costumbres cimarronas y mañosas propias de la astucia política local, que tendrían por objeto, en este caso, contemporizar con ambos sectores en pugna (el globalista y el patriótico), introducir fórmulas transaccionales cobardes y falaces e intentar quedar bien (lo cual resultaría poco menos que imposible, pero viniendo de los políticos criollos no sorprendería para nada) con el pueblo y con la Unión Europea, que es como decir, pretendiendo encender una vela a Dios y otra al Diablo. 

En fin, la batalla por la dignidad continúa, en Paraguay y en el resto del planeta. Y este es uno más entre tantos episodios que se viven, y se seguirán viviendo en todas las arenas de este campo de batalla que es el Mundo (¡nunca tan cierta esta alegoría como en este tiempo!), en tanto Dios brinde a sus hijos el aliento necesario para ello, y para mucho más si ello cupiere.  Por lo pronto, el Paraguay sigue firme en su portazo a la Agenda; y ya el tiempo dirá de qué madera estuvo forjada la resistencia de su pueblo. ¡Que la Virgen de los Milagros de Caacupé, patrona de su gente laboriosa y digna, nos bendiga desde su azul altar cordillerano, y libre a sus futuras generaciones de la perversa levadura de la Agenda 2030, enemiga de Cristo y de su Iglesia, y, por ende, de la Humanidad entera! Amén.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Escrito por

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Cultura

A Edgar Toledo, adalid de la paraguayidad en la muy culta ciudad de la Trinidad y puerto de Santa María de los Buenos Aires...

Opinión

Algunos partidos políticos claman por la pobreza infantil – la misma que ellos contribuyen a empeorar y aumentar  – ¿Claman para disimular sus aviesas...

Análisis

El globalismo que emana de USA y empapa la antigua Europa no es más que la muestra de la absoluta debilidad de un Occidente.

Análisis

¿Qué es la Agenda 2030? Es el nuevo orden mundial. Es una agenda que viene siendo preparada desde hace muchas décadas. En 2015 se...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.