Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

Perseguidos porque dicen la verdad y proclaman a Jesucristo

En la década 1980-1989 115 misioneros perdieron la vida de manera violenta.

«Puede parecer difícil de creer, pero hoy en día hay más mártires que en los primeros siglos. Son perseguidos porque dicen la verdad y proclaman a Jesucristo a esta sociedad, especialmente donde la libertad religiosa no está garantizada, pero también en países que en teoría y sobre el papel protegen la libertad y los derechos humanos». Son palabras del papa Francisco anunciando la intención de oración de este mes de marzo por los cristianos perseguidos, promovida por la Red Mundial de Oración. En este contexto, el 24 de marzo será la 27ª Jornada de oración y ayuno en memoria de los misioneros mártires.

Según los datos de la Agencia Fides, en la década 1980-1989 115 misioneros perdieron la vida de manera violenta. El resumen de los años 1990-2000 muestra un total de 604 misioneros asesinados, en los que destaca el genocidio de Ruanda (1994), que causó al menos 248 víctimas entre el personal eclesiástico. En los años 2001-2017 el número total de trabajadores pastorales asesinados fue de 416. Durante el año 2018, 40 misioneros fueron asesinados en el mundo, casi el doble que los 23 del año anterior, y la mayoría eran sacerdotes: 35. Después de ocho años consecutivos en los que se había registrado el mayor número de misioneros asesinados en América, en 2018 África fue la primera en este trágico ranking. Según los datos recogidos por Fides, en 2018 fueron asesinados 40 misioneros: 35 sacerdotes, 1 seminarista, 4 laicos. En África 19 sacerdotes, 1 seminarista y 1 laico fueron asesinados (21); en América 12 sacerdotes y 3 laicos fueron asesinados (15); en Asia 3 sacerdotes fueron asesinados (3); en Europa 1 sacerdote fue asesinado (1).

Estos primeros meses de 2019 son ya cinco los sacerdotes asesinados: p. Nicolás Ratodisoa, atacado el 9 de febrero por unos bandoleros en el camino a Mahitsy, Madagascar, mientras regresaba después de llevar la eucaristía a un enfermo, falleció el 14 de febrero; el salesiano español, el padre Antonio César Fernández Fernández, asesinado el 15 de febrero durante un ataque yihadista a cuarenta kilómetros de la frontera sur de Burkina Faso; el sacerdote Carlos Ernesto Jaramillo, dedicado a ayudar a los refugiados venezolanos, fue asesinado el 18 de febrero, al sur de la capital colombiana, Bogotá; un capuchino de nacionalidad centroafricana fue asesinado en Camerún entre el 19 y el 20 de marzo, cuando regresaba a su fraternidad en Chad después de haber animado un curso de formación para sacerdotes; por esos mismos días se encontró el cuerpo de don Clemente Rapuluchukwu Ugwu, un sacerdote nigeriano secuestrado una semana antes en el estado de Enugu.

Puede leer:  Misión en Turquía entre los refugiados iraquíes para descubrir el Evangelio

Para algunos de los muchos misioneros asesinados, llega el reconocimiento oficial de la Iglesia, que los propone como ejemplos de vida y de abnegación. El 7 de marzo se abrió en Palermo, Italia, la investigación diocesana sobre el martirio del sacerdote Giovanni Sidoti, vicario apostólico de Japón, y de dos fieles laicos japoneses, asesinados en odio a la fe en la actual Tokio, en 1715. Asimismo, el 9 de marzo, la fase diocesana de la causa de beatificación de don Jacques Hamel concluyó en Rouen, Francia, donde fue asesinado el 26 de julio de 2016 mientras celebraba la misa en la iglesia de Saint Etienne du Rouvray, en Normandía, por dos militantes del llamado Estado islámico, que lo mataron en el altar.

Publicidad.

El 19 de marzo fue reconocido el martirio de Alfredo Cremonesi, sacerdote del Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras (PIME), asesinado en odio a la fe en Myanmar, el 7 de febrero de 1953, por soldados del gobierno, después de haber pasado 28 años de misión. El sábado 27 de abril, en la fiesta de San Toribio de Mogrovejo, patrono de los obispos latinoamericanos, serán beatificados en La Rioja, Argentina, mons. Enrique Angelelli, obispo de La Rioja; los sacerdotes Carlos Murias ofm y Gabriel Longueville; y el laico Wenceslao Pedernera, todos ellos asesinados en odio a la fe en el verano de 1976 con pocos días de diferencia.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

  1. Rosario Reparador por España

    octubre - 30 - 11:30 - 12:00

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Historia

La respuesta cristiana al tuvo lugar el 7 de octubre de ese mismo año en aguas de Lepanto, donde la flota turca fue aniquilada.

Actualidad

La alcaldesa socialista del municipio madrileño vuelve a discriminar a los católicos ¿esto no es #DelitoDeOdio ?

Historia

La matanza eclesiástica por parte de la retaguardia republicana fue total, produciéndose, tan solo en Cataluña, más de 2.400 asesinatos.

Historia

«Somos quienes éramos. Estamos donde estábamos. En primer término, católicos, apostólicos, romanos…..; por encima de todas las cosas, Dios y la Iglesia, cuyas doctrinas...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box