Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Religión

La justicia divina ajusticia a una falsa representación de Nuestra Señora

El pueblo católico arranca la idolatría a la Pachamama de la Iglesia de santa María en Traspontina y la arroja al río Tiber.

El Sínodo para la Amazonía ha sido una ocasión propicia para que los enemigos de única fe verdadera demuestren la fuerza que tienen en la Iglesia actual, sin embargo no contaban con la resistencia del verdadero pueblo cristiano que sigue siendo fiel a nuestro Señor Jesucristo.

Últimamente el Vaticano viene siendo escenario de actos contrarios a la fe, y a la verdad, así el pasado 4 de octubre, para celebrar la fiesta de san Francisco de Asís, el Vaticano anunció la plantación de un árbol en los jardines, presidida por el Papa, como “signo visible de ecología integral”. Tras realizarse un ritual ajeno al catolicismo, en el que un grupo de indígenas adoraban a una talla , desnuda, ensangrentada y embarazada, que no parecía ser la Virgen María se iniciaron unos actos que deberían preocupar al pueblo católico.

Algunos trataron de justificar el extraño acto como un acto de adoración a la Virgen María, en su advocación de “Nuestra Señora del Amazonas”, sin embargo un portavoz del Sínodo aclaró que la imagen desnuda en realidad era “una imagen de la fertilidad, la madre tierra” y que no era necesario “buscar conexiones con la Virgen”.

Publicidad.

Esa misma imagen presidió la oración con la que se iniciaron los trabajos del Sínodo el 7 de octubre, y protagonizó, en la Plaza de san Pedro, una versión del Vía Crucis donde los fieles llevaban en brazos la extraña imagen, subida en una canoa.

Durante todos estos días la imagen de la pachamama ha estado de modo permanente en la iglesia de ‘Santa María in Transpontina’, frente al Vaticano, donde diariamente se ha realizado un ‘ritual amazónico de carácter sincrético’ titulado “Momentos de espiritualidad amazónica”.

Afortunadamente, el pasado lunes, el pueblo fiel entró en la Iglesia, cogieron los ídolos paganos que profanaban el altar y los arrojaron al Tíber.

Publicidad.

La justicia divina ha puesto las cosas en su sitio y ha recordado al pueblo católico que solo la verdad merece respeto, y que cualquier acto de chamanismo, sincretismo, o adoración a falsas creencias, no será permitido por un pueblo católico que empieza a cansarse de ver pisoteada su fe por los mismos pastores que están llamados a proteger la verdad.

Les recomendamos que vean el vídeo:

Publicidad.
1 Comentario

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Actualidad

A pesar de las declaraciones de Francisco la doctrina católica sobre las uniones de personas del mismo sexo no ha variado, sean definidas como...

Análisis

El verdadero “tercer secreto de Fátima” no era sino la advertencia de que el Maligno se había infiltrado en el Vaticano.

Religión

Si se están volviendo a activarse la violencia y los conflictos se debe decir claramente el porqué, en este caso diríamos que por culpa...

Actualidad

Las procesiones del Señor de los Milagros comenzaron en 1687, cuando su imagen, pintada al fresco en los muros de una ermita, quedó intacta...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.