Connect with us

¿Qué deseas buscar?

Opinión

La izquierda italiana en desbandada: El fenómeno de las “sardinas”

La izquierda ha perdido contacto con la realidad y con el pueblo real con el que siempre se ha llenado la boca.

Imagen con licencia Pixabay

GABRIELE CUCIA

Desde hace algunos meses, Italia se encuentra frente al fenómeno de las llamadas “Sardinas”. ¿Qué es eso?, se preguntará el lector desprevenido. Si abrimos al azar un diccionario de la lengua italiana (Garzanti, 1971), en la entrada “Sardina” encontraríamos lo siguiente: “Sardina = s. f.: sardina más pequeña y apreciada que se conserva en aceite”. Entendemos, por tanto,, que es un tipo de pez azul, muy conocido y muy apreciado especialmente en los países que bordean las costas del Mar Mediterráneo, en primer lugar en Italia y España. Pero el tema que deseo tratar hoy en este número del “Reino de Valencia” no es en ningún caso la excelente tipología de este pez “azul”. Las “sardinas” en cuestión no son más que uno de los últimos (¿geniales?) hallazgos de las izquierdas italianas, ahora en desbandada y babeando en el intento de ir río arriba remontando la corriente –cada vez más fuerte– y garantizarse algún año más llevando el timón (!) de un gobierno que, desde hace meses, y esto lo pueden ver hasta los ciegos, se tambalea entre mil rivalidades y mil menosprecios. En la primera “salida”, el equipo compareció ante los votantes por lo que era en realidad: el primer gobierno de extrema izquierda –comunista y jacobino– de la historia de Italia desde la fundación de la República un lejano 2 de junio de 1946. Pasada la resaca de la repartición de los ministerios y de los cargos de gobierno y vicegobierno, nuestros héroes se dieron cuenta, poco después de unas elecciones locales de una cierta importancia, de que eran mayoría en el Parlamento, pero, al mismo tiempo, que suponían una pequeña minoría en la intención de voto de los ciudadanos. Estos, cuando se vieron en la necesidad de tener que decidir por quién votar en las Elecciones Regionales –véase el caso de Umbría–, dieron un impensable gesto de hombros a las clases dominantes locales, recompensando –sobre todo en áreas habitualmente bajo el poder de los “rojos”– a los partidos de la derecha más o menos extrema, pero que no tenían contactos con el sistema de poder político-mafioso de los diversos “caciques” locales. Teniendo en cuenta lo que sucedió y del poder entonces perdido, los líderes del partido más grande de la izquierda, esto es, del Partido Demócrata –heredero a su vez del más conocido Partido Comunista Italiano– pensó que era bueno encaminar a sus agitadores y propagandistas a la calle en busca de las “ovejas perdidas”. Es así como nacieron las autoproclamadas “sardinas”: ¡personas de diversa extracción social y política, siempre de izquierdas, y con el único objetivo de destruir a quien –o a quienes– ellos consideran que son sus enemigos! ¿Quiénes son, en realidad, todas esas personas que se encuentran en las plazas de las principales ciudades de la Península, a qué clase social pertenecen y cómo piensan? Si, por alguna de aquellas, tuviéramos que preguntarnos cuál es su edad, ¡en realidad nos encontraríamos con que la gran mayoría son personas que van principalmente de los 50 a los 60 años, y que en muy pocos casos son jóvenes o personas menores de 30 años! ¿A qué clases sociales pertenecen? En su mayor parte, algo que también se puede ver en los resultados de las elecciones municipales, son personas acomodadas que prefieren vivir en los centros históricos de las grandes ciudades: pueden contarse con los escasos dedos de una mano, sin embargo, los que vienen de los suburbios pobres y de los barrios que están más expuestos a las actividades criminales de nuestros compatriotas y de extranjeros, especialmente los ilegales.

¡Altísimo es, entre las “sardinas”, el porcentaje de los que poseen un ingreso adecuado, una pensión de cierto “nivel” o un trabajo seguro y garantizado por el Estado y por los impuestos que los ciudadanos de a pie están obligados a pagar diariamente a las arcas del Tesoro! Estas personas son la tropas de choque que utiliza la izquierda para arrojar “humo a los ojos”, tanto en Roma como en Londres, en París como en Madrid. Ahora me reservo el derecho de evaluar la relación entre la prensa –periódicos y televisión– y la organización de la que es objeto mi investigación de campo. En cuanto a la relación entre la televisión pública, la televisión privada y al menos el 90/95% de la prensa nacional y local grande y pequeña, podemos notar un sometimiento casi total de la misma –bordeando el “partidismo” más abierto– a las ideas y instancias del autodenominado “movimiento independiente y sin jefe”. Lo mismo puede decirse de las principales organizaciones sindicales, cada vez más propensas a defender los intereses –hasta los más pequeños– de los extranjeros y cada vez menos los de los nativos; es necesario señalar que, en lugar de preocuparse por las necesidades de los trabajadores locales –cada vez más subempleados o con salarios de hambre–, se rasgan las vestiduras solo cuando el tema de la agenda trata sobre la recepción y asistencia a inmigrantes ilegales, ¡quienes aterrizan en miles cada día en nuestras costas e invaden nuestros vecindarios y nuestras ciudades! Por si eso no fuera suficiente, los sindicatos “proporcionan” incluso “servicio de mantenimiento del orden” durante las manifestaciones “espontáneas” que se realizan en toda la península.

Pero… ¿en qué creen las “sardinas”? Creen en la eutanasia, en el aborto, en el divorcio y en las llamadas “familias arcoiris”; creen también que no debe haber más fronteras estatales o diferencias culturales, como tampoco diferencias lingüísticas y religiosas. En definitiva, creen en el caos y en el desorden elegidos como sistema. Finalmente, creen que el Hombre es libre solo cuando hace y dice lo que es bueno para el “Capitán del Barco”: ¡es decir, a ellos! No se puede negar: son un hermoso ejemplo de lealtad a los ideales de “Libertad” y “Democracia”: recientemente, incluso han presentado una propuesta para evitar que aquellos que no se adaptan a los dictados “Políticamente Correctos” se les quite la facultad de expresar sus ideas no solo en público, sino también mediante el uso de “social” y de Internet. Hermoso ejemplo de amor al prójimo y a la “Constitución Republicana” a la que generalmente se refieren, pero a la que están dispuestos a hacer añicos cuando mejor les venga.

Esto y solo esto, pues, es el trasfondo político y cultural de las cada vez más ácidas “sardinas”, íconos de una izquierda que ha perdido contacto con la realidad y con el pueblo real con el que siempre se ha llenado la boca; estas son las “sardinas”, no en sal, sino en odio. Así se les llama: los últimos epígonos de un mundo que ya no existe y cuyo fin esperamos ver lo antes posible.

Publicidad.

Publicado en la Revista Reino de Valencia nº 122.


Reciba nuestro boletín
Reciba en su correo nuestros artículos

Somos un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política; puede colaborar remitiéndonos sus artículos, reseñas de libros, noticias de su asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es, o haciendo una DONACIÓN pulsando aquí.

Le puede interesar:

Dejar un comentario

Deja un comentario

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Advertisement

Revista Soberanía Social

Revista cuatrimestral de pensamiento.
Gratuita en pdf
Mantenemos tu datos en privado.

Donar

Tradicion Viva es un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores.

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Actualidad

Pablo Iglesias y sus adláteres han invocado en los últimos días a artículos constitucionales como el 128.

Videos

¡No permitamos que Maduro, Iglesias, Navarro y Monedero nos lleven hacia la terrible senda del socialismo!

Actualidad

En Italia se conmemorará en una celebración religiosa, el 1 de Abril del 36, Día de la Victoria.

Opinión

Solo el fervor religioso, la disciplina militar y el amor por los principios tradicionales puede oponerse a la red de intrigas que encarna el...

Advertisement

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.