Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Carlismo

La Carta a los Españoles de la Princesa de Beira (I)

La Princesa de Beira hacía un claro ataque hacia el liberalismo y sobre todo hacia sus múltiples contradicciones.

La semana pasada nos acercamos a la biografía de la Princesa de Beira, María Teresa de Braganza, con interés histórico. Sin embargo, dejamos atrás la Carta a los Españoles que hoy quiero recuperar y estudiar junto a todos vosotros.

La Carta a los Españoles fue redactada por María Teresa de Braganza con la ayuda de José Caixal, obispo de Urgel y Pedro de la Hoz, director del diario La Esperanza. En ella responde a tres preguntas básicas: «¿Quién es nuestro rey?», «¿Qué pienso yo del liberalismo español?» y «¿Cuál será nuestra divisa para el futuro?»

La Princesa de Beira, comienza afirmando que don Juan se había alejado de los principios católico-monárquicos y que además había aceptado que España tuviese libertad de cultos. Todo esto impedía que don Juan fuese el rey que reclamaba el carlismo, pues se había alejado de los principios del mismo. Sin duda, el de la libertad de cultos, era el que consideraba María Teresa el más peligroso de todos, pues conducía a las guerras de religión que ya se habían vivido en otras naciones europeas, así como a la división entre los españoles.

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral “Soberanía Social”, y semanalmente la selección de artículos del editor.
Publicidad.

Además, también recalcaba el peligro de conformar una nación sin las leyes de Dios, cuyas instituciones fuesen ateas, así como sus leyes, pues esto suponía el quebranto de la autoridad. Finalmente, por tanto, todo esto inhabilitaba a don Juan que no debía ser proclamado como rey y que sería sucedido como legítimo monarca por Carlos VII.

Respecto a la segunda pregunta («¿Qué pienso yo del liberalismo español?»), la Princesa de Beira hacía un claro ataque hacia el liberalismo y sobre todo hacia sus múltiples contradicciones. Entre ellas, la de una supuesta libertad que había conducido a España al centralismo o la de intentar conseguir una unión nacional que, sin embargo, se había traducido en una división de la población en múltiples bandos, todos ellos a la búsqueda del poder. Por supuesto, no faltó la crítica a la desamortización de los bienes eclesiásticos que además, ni siquiera, habían conseguido reducir la deuda estatal.

Publicidad.

En general, la Princesa de Beira se refiere al carácter anticristiano del liberalismo, así como a la dejación de la autoridad divina por una voluntad completamente humana. Para criticar al liberalismo, también emplea citas del Sumo Pontífice y de los obispos, lo que le da por supuesto, un respaldo a sus críticas y tesis.

La última pregunta a responder: ¿Cuál será nuestra divisa para el futuro?, la desarrolla a partir de la divisa carlista: Dios, Patria, Rey.

Respecto, a la defensa del catolicismo, la Princesa de Beira se reafirma en sus principios monárquicos-religiosos y establece que otra unión española que no sea sobre la base de la religión católica es errónea, ya que, la respuesta sería el enfrentamiento entre españoles, porque el liberalismo, al contrario que los principios católico-monárquicos carece de verdades fijas e inmutables.

En el otro principio, la Patria, Maria Teresa de Braganza hace un breve repaso por la historia de España y afirma que es deber de todo patriota defender a su nación. Sobre todo, recalca que el verdadero patriota es aquel que se preocupa por el interés común y nacional y no por su interés propio o de partido.

Ya la última divisa, en defensa del rey, María Teresa se reafirma en que el principio monárquico procede de la gracia de Dios. Por tanto, el poder no puede venir de la soberanía popular, sino de Dios y por tanto, el rey como heredero del poder dado por Dios, debe someterse a las leyes, derechos y deberes divinos.

Publicidad.

No obstante, también sostiene que solo con la gracia de Dios no basta, pues también se necesita que el rey sea legítimo, concepto que desarrollaremos en el próximo comentario a la Carta a los Españoles y que constituye el pilar básico de este escrito.


Nuevo (Telegram): Canal para suscribirse https://t.me/tradicionviva

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar remitiéndonos tus artículos, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es, o haciendo una DONACIÓN.

 

Publicidad.

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL LIBERALISMO ES PECADO

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Miscelánea

En el 36 el joven Antonio Molle Lazo fue martirizado por las hordas marxistas.

Opinión

En el 36 los carlistas no pusieron la otra mejilla, y se alzaron en armas en una de las mejores milicias de la guerra...

Actualidad

El 25 de Julio los carlistas riojanos celebrarán al Patrón de España.

Actualidad

Con motivo del 111 aniversario del fallecimiento de don Carlos de Borbón y Austria-Este (Carlos VII), en el exilio, en Varese (Lombardía, Italia), a...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.