Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

La nueva normalidad en España

Por todo ello, la nueva normalidad no puede ser la que se ha anunciado y se propone por el Gobierno en esta transición, sino que debería ser la que necesita la ciudadanía, sentando las bases desde la raíz para transformar España en un País libre hacia una Democracia Plena.

La crisis que el COVID19 ha provocado en nuestro país supondrá un cambio  en cuanto a las venideras condiciones de vida, socializadoras, laborales y  económicas, una etapa de recesión con secuelas que nos obligará a reinventarnos para adaptarnos de la mejor forma posible.

El Gobierno de España ha implantado un sistema de fases de transición hacia dicha nueva realidad para que la ciudadanía adquiera consciencia para los nuevos hábitos, sin embargo, con su actuación ha desvirtuado la percepción del objetivo, por cuanto lo que se debería sentir como una ayuda, se percibe en muchos casos como miedo, por la pérdida de libertad.

En esta etapa de tránsito, desde el confinamiento a la salida sin restricciones, hemos comprobado que ha existido una información deficiente por errónea, y una falta de transparencia, un baile de números varios completamente indigno al partir de equivocaciones tan inadmisibles como dolorosas, un deambular en cuanto a los medios de protección a sanitarios y cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, una preocupación fiscalizadora y persecutoria de toda crítica al gobierno o a su gestión y, lo que es aún más grave, a cualquier sentimiento de unidad, limitando la libertad de expresión, el derecho de información y la libertad de prensa.

Publicidad.
Reciba gratuitamente la revista “Soberanía Social”, y la selección de artículos del editor.

Los escraches, hostigamientos y acosos de la izquierda extremista eran normales en la antigua normalidad, esa que no era normal y que ahora blinda calles, prohíbe banderas y amenaza desde la Tribuna del Congreso, porque la nueva normalidad se atisba como inquisitiva o al menos, eso transmiten con sus palabras y actos quienes la anuncian,  una normalidad que se antoja  patrimonializada, de forma que lo que será normal a futuro parece venir impuesto por Decreto.

Publicidad.

No le toquen “su normalidad” al social comunismo porque saca “su pomada” con el fin de hacer ver que en el nuevo escenario, el mismo que emite “la receta”, vende “el medicamento”, y la ciudadanía tiene que saber que no puede oponerse a riesgo de ser señalada individual y colectivamente. Cualquier apelación o intento a una  unidad que no es la suya,  será una afrenta al Gobierno y como tal, será probablemente  perseguida.

La nueva normalidad será la de la consolidación del populismo, de la demagogia, del conflicto social, de la destitución de lo no afín, del nombramiento a dedo, de la injerencia, de la fiscalización hacia el empobrecimiento y la desaparición de las clases medias, la de la caza a las fortunas y empresarios en un ejercicio sin sentido por los efectos que conlleva, entre ellos la destrucción de empleo y la desconfianza del inversor, todo lo cual ha resultado patente en  “la transición”

Hemos comprobado la paralización de la Justicia, de la presencial y de la telemática, esa que nos vendían en diseño y constante evolución, que ha quedado en entredicho y es síntoma de varias circunstancias, entre ellas que en la antigua normalidad ya no funcionaba, como no funcionaba la Democracia.

Publicidad.

Por todo ello, la nueva normalidad no puede ser la que se ha anunciado y se propone por el Gobierno en esta transición, sino que debería ser la que necesita la ciudadanía, sentando las bases desde la raíz para transformar España en un País libre hacia una Democracia Plena.

Sobra el miedo, desterrémoslo, falta mucho trabajo y necesitamos el compromiso y concurso, preferiblemente de todos, pero como no es posible, sí de una gran mayoría.

COMPARTE

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Como tradicionalista tenemos la obligación de inspirarnos en el siglo XIII de Santo Tomás, pero igualmente hemos de defender e inspirarnos en los otros...

Opinión

Hoy los valores que representan a Expaña son “ diferentes a los del “ oprobioso anterior régimen”. Hoy en vez de “ Operación Plus...

Actualidad

El término “resiliencia” utilizado por el Gobierno es erróneo, ya que ni se ajusta a la perspectiva propia de la ingeniería, ni a la...

Opinión

Dios no se ha ido, nos espera para acompañarnos, olvidemos el odio que escupen los cobardes y seamos valientes.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.