Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

¿Cómo transformar de nuevo al carlismo en un movimiento de masas?

El carlismo lleva décadas produciendo y dando luz a teóricos e ideólogos de gran calidad.

Es de todos sabido que el carlismo militante se ha visto reducido a su mínima expresión, sin presencia real activa en muchas provincias y con una media de edad bastante elevada. Estos problemas son en parte los mismos que le suceden a otra de las fuerzas implicadas en la Cruzada de 1936 aunque bajo un prisma algo distinto. Falange hace mucho que dejo de producir contenido de valor teórico e ideológico y hace décadas que no tiene personalidades ideológicas de renombre aunque todavía conserva una base social algo más numerosa y joven que él carlismo. En cambio el carlismo tiene una base más exigua aún pero lleva décadas produciendo y dando luz a teóricos e ideólogos de gran calidad. La pregunta es ¿cómo conseguir que eso se trasluzca en un incremento de base social con la consiguiente acción política resultante más allá actos muy puntuales y minoritarios?. El carlismo siempre fue un movimiento intergeneracional y transversal que movilizo activamente a mucha gente de todas las edades y condiciones. Por ello vamos a analizar las posibilidades que nos brinda el corpus ideológico del carlismo para sin alterar la sustancia del mismo sacar todo el provecho posible al hecho de que no se trate de una ideología rígida con todo tipo de puntos preestablecidos rígidamente como les pasa a las ideologías del siglo XIX y XX que vienen a ser pseudoreligiones sustitutivas.

Seguiremos el cuatrilema tradicional del carlismo para ver como lo podemos enfocar en pleno siglo XIX:

1-DIOS

Está claro que ahora nos vamos a dirigir a una sociedad que ya no es practicante , que tiene una opinión negativa de la Iglesia como institución y para colmo la Iglesia tanto la vaticana como la española es claramente hostil contra el carlismo y el tradicionalismo religioso en general. Esto último no debería sorprendernos ya que incluso durante la primera guerra carlista el alto clero se alineó con el bando liberal, pero por aquel entonces aún el carlismo tenía el apoyo del bajo clero y de la sociedad popular, sin embargo hoy en día la Iglesia Católica como Estado está claramente alineada con la Agenda 2030 de las élites eugenésicas, apoya el capitalismo inclusivo de los Rotschild , la fundación Rockefeller y la fundación Ford y esta infiltrada hasta el tuétano de masones y protestantes.

El punto a favor es que la sociedad aun es culturalmente católica y respetan y apoyan una visión católica de la vida basada en su moral y los principios. Para llegar a ellos y poder ganar sus corazones  hay que apoyar  la lucha contra la élite globalista y sus ideologías posmodernas que atacan directamente a la familia y a los niños (transexualismo e ideología de género por ejemplo) sin caer en el clericalismo y al margen de la jerarquía eclesial u oponiéndose a ella si está conculcara la doctrina tradicional católica. Si somos tradicionalistas en lo social y político, ¿cómo no serlo en lo religioso?. Esa sería la mejor manera atraerlos de nuevo a un catolicismo practicante y militante. Veamos sino el vigor del Islam al no ceder terreno ante la posmodernidad.  La Religión ha de defender y agradar a sus fieles, no a aquellos que la odian, lo que suele ser una señal de debilidad y como tal lo interpretan sus enemigos. Además es necesario recuperar la tradición y esencia carlista de crear tejido social, montando asociaciones católicas tradicionalistas paralelas a las oficialistas e infiltrándose en las existentes en la medida de la posible igual que han hecho los enemigos de Cristo. Hay que atraer de nuevo al bajo clero ya que las élites de la Iglesia están podridas en su mayor parte y apoyan por activa o pasiva a los enemigos de España (independentistas y globalistas básicamente). El Concilio Vaticano II ha hecho mucho daño a la Iglesia y hay que combatir su influencia y no pactar con ese “humo de Satanás” que se ha infiltrado en la Iglesia.

En resumen, darle a la gente una explicación metafísica y teológica de lo que está ocurriendo y que la gente ya intuye, que lo que pasa no es ni más ni menos que la lucha del bien contra el mal, no hay otra manera de explicar la obsesión de la clase política  y las élites políticas y financieras globalistas con la perversión de los niños a través de su mutilación sexual y su hipersexualización temprana. Dios puede ser su apoyo en esta lucha al margen de lo que las jerarquías eclesiásticas hagan o no hagan al respecto. De esta manera se podría contribuir a salvar las almas que la actitud de la Iglesia las últimas décadas ha contribuido a perder.

Publicidad.

2-PATRIA

Este punto es básico y solo con un uso adecuado algunos partidos políticos liberales como VOX han ganado una buena base electoral atrayendo a un electorado que al menos en  parte sería tradicionalista y no liberal. Para poder competir en este terreno el patriotismo carlista debería ser social y más activo  ya que a veces parece que la lucha por las clases populares (que siempre fueron la base del carlismo) está bastante ausente. No hay que olvidar que la gente por desgracia no se moviliza hasta que le tocan la cartera o más aún el estómago. Así ha sido siempre y más aún en la actualidad. Haciendo un buen uso de doctrinas por desgracias poco conocidas como el distributismo y con el apoyo a los que fueron siempre la base social del  carlismo como agricultores y pequeños propietarios (hoy serían los autónomos) se podría empezar a ganar terreno en esta importantísima área del carlismo donde se debería hacer un más amplio desarrollo doctrinal. Hay que apoyar la lucha contra los enemigos de España estén donde estén. Eso es lo que más moviliza a la gente en este momento. Sin caer en extremismos es evidente que la inmigración masiva (fundamentalmente la musulmana) corre el peligro de a medio plazo provocar la desaparición de los últimos restos de cristianismo que queden pues sabemos  cómo reacciona esta gente cuando alcanzan un porcentaje critico de representación en la sociedad además de que tienen creencias muy firmes frente al relativismo y la laxitud moral de imperante en nuestra patria. Los españoles esperan que alguien defienda España de esta invasión por muy pacífica que parezca. No me imagino a los carlistas que combatieron por ejemplo en la 3ª Guerra Carlista tolerando esta situación y me puedo imaginar lo que harían aquellos aguerridos hombres si vieran a musulmanes campando a sus anchas, cometiendo crímenes contra sus mujeres y viviendo de los autóctonos. Eran hombres de devoción pero también de acción, los carlistas con su pasado combativo no deben  asumir una actitud contemplativa y de reclusión. “A dios rogando y con el mazo dando” dice el refrán. Hay que estar presentes en las luchas sociales y patrióticas ofreciendo a la sociedad actual las soluciones doctrinales que surgen de lo más profundo del carlismo y de las que pronto hablaremos con más detalle.

3-FUEROS

En este apartado y ante el desbarajuste autonómico de España el carlismo puede ofrecer una solución intermedia que podría tener mejor aceptación popular que el actual estado de cosas. EL carlismo debería definir claramente cuantos pueblos hay en España, pues está claro que 17 no son y todos tenemos en mente los que han existido y los que son un invento del Régimen del 78.Una vez fijados estos, además de respetar sus leyes y costumbres tradicionales se deberían acotar una serie de materias que deberían ser iguales para todos para no repetir errores disgregadores con posibles elementos infiltrados como deberían ser el caso de la educación en ciertas materias comunes y claves como la Historia de España y la formación moral y patriótica.

En lo legal hay que hacer llegar a la gente que solo el derecho natural nos permitirá diferenciar el bien del mal, no debe haber tolerancia con el error, esa es la raíz de los males liberales.

Ahora bien, el punto más interesante y menos explotado por el carlismo es el aspecto sociológico de los fueros con propuestas sumamente interesantes y desconocidas como la protección y promoción del patrimonio económico de las familias, autarquía y representatividad política de las instituciones sociales, aumento de becas y apoyo a las instituciones culturales en enseñanza e investigación, defensa de un sistema de propiedad social disminuyendo al máximo la propiedad estatal e individual apoyando la formación de los patrimonios sociales, reforma agraria que reconstruya los patrimonios sociales y fomente la creación de patrimonios familiares, participación en los beneficios empresariales de todos cuantos intervienen en el proceso productivo o ciclo comercial, impulso del accionariado popular en las sociedades anónimas, fomento de las cooperativas de producción y consumo, fomento de la actividad bancaria de los organismos sociales, intervencionismo estatal para garantizar el bien común, etc. Esta es la auténtica política social carlista que a la gente no le llega en absoluto siendo un lugar común que los carlistas solo hablan de religión y reyes. Algo de culpa tenemos que tener sobre esto. Hay que priorizar este punto y usarlo para ganar el apoyo de las clases populares que siempre fueron el apoyo del carlismo. Si no lo hacemos así nos quedaremos con el apoyo de las clases medias conservadores y esa gente nunca se movilizará, ni se echará al monte por así decirlo, ni siquiera nos dará su voto. En último término harán lo que consideren más útil y menos riesgoso, es decir, siempre votaran a la derecha liberal capitalista y conservadora.

Por supuesto habría que explicar y hacer llegar a la gente la relación de la visión foral con el principio de subsidiariedad y con la construcción de la sociedad de abajo a arriba respetando la autonomía societaria y libertad individual. En una época en que las tendencias anarcocapitalistas y libertarias y en general el deseo de un estado menos intervencionista e invasivo están en auge, el ideario carlista de respeto a las libertades individuales y societarias sería muy bien acogido.

Publicidad.

4-REY

Por último la monarquía tradicional, un auténtico banderín de enganche en su día y que hoy está totalmente abandonado.  Al margen tronovacantismos, un rey legítimo y darlo a conocer sería un verdadero acicate para la Causa . Con arreglo a las leyes sucesorias y teniendo en cuanta la legitimidad de origen y de ejercicio  siempre debe haber un rey, es imposible que no lo haya y cuanto más tiempo se demore esta cuestión empeorará más y será más difícil resolverla. El carlismo sin rey no es carlismo, esta situación es anómala y claramente perjudicial. Con la dinastía gobernante actual claramente desprestigiada y a punto de caer una vez más víctima de sus mismos errores de siempre, presentar el pueblo español  (qué en modo alguno simpatiza con la república por las experiencias pasadas) un rey alternativo y ejemplarizante, un rey que se moja, que defiende la Patria y la moral cristiana, se antojaría decisivo para un resurgir del carlismo.

CONCLUSIONES

No quisiera acabar este artículo sin referirme a la lucha electoral. Es evidente que el sistema y la sociedad están podridos y no se va a resolver la tragedia actual de España (y de Occidente en general) a través de la lucha electoral o por vía pacífica ya que estamos en una  Europa totalmente infiltrada e incluso invadida por elementos contrarios a la civilización cristiana. Esa oportunidad ya pasó hace mucho. Aun así no podemos dejar de estar presentes de algún manera en la vía electoral, para no dar la impresión de que lo hacemos para dar vía libre o no perjudicar a otras opciones que nada tienen que ver con nosotros como por ejemplo partidos liberales como PP, VOX,PSOE etc.

Llegado el momento de descomposición final de este régimen liberal y claramente maligno nuevamente habremos de pelear como lo hicieron nuestros antepasados, el liberalismo no nos va a regalar la libertad pero para ello debemos tener una base social comprometida y luchadora y eso no lo vamos a conseguir con una militancia de clase media , de derechas y conservadora. Esa gente ya ha demostrado desde hace 200 años que siempre apoyaran al mal menor, a la derecha liberal y nunca sacrificara un mínimo de su bienestar económico por su patria, su Dios ni por los principios morales más mínimos que podamos imaginar. Hay que llevar el carlismo social a los barrios más humildes y a la gente que está votando a la izquierda pensando erróneamente que está defendiendo la libertad y los intereses de la gente más desposeída. A la vez esa gente se está dando cuenta de que PSOE o Podemos no defiende ni a España ni a los trabajadores y campesinos, que solo son una sarta de urbanitas de clase media-alta o alta más preocupados por promocionar el homosexualismo, la transexualidad o por decir “hijos hijas e hijes” que por las preocupaciones reales de la gente común. Jesucristo no buscó sus seguidores entre los ricos, pocos de esos le hubieran apoyado y se hubieran sacrificado.  Y aquí surge la pregunta de cómo lo hacemos y curiosamente la respuesta nos la da el islam social que ha tenido un gran auge en muchos países árabes demostrando que las religiones aún tienen algo que decir si ofrecen a la sociedad lo que necesita. Estos movimientos islámicos han impulsado políticas sociales, apoyo a los más desfavorecidos, e incluso una banca islámica siguiendo unos preceptos morales al margen de la usura. Es verdad que la Iglesia Católica también tiene una gran obra social pero desgraciadamente funciona como una ONG laica sin hacer labor de lucha social ni religiosa en parte por la nueva doctrina de la Iglesia que ha aceptado que la religión debe quedar reducida a la esfera personal e íntima y que la Iglesia no debe meterse en política cuando en cambio las organizaciones sociales al servicio de los intereses políticos los partidos liberales del régimen del 78 hacen política de continuo desde asociaciones de vecinos, de padres de alumnos , de grupos ecologistas o de asistencia o ayuda social. Y ya que la Iglesia no lo va a hacer, eso tendríamos que hacerlo nosotros con  asociaciones que aúnen cristianismo y doctrina social carlista. El carlismo siempre ha tenido una gran actividad social y política al margen de su participación en las guerras carlistas, a través de periódicos, círculos,  revistas y asociaciones juveniles y milicias. Hacen falta tertulias periódicas de análisis político, religioso o cultural  usando las nuevas redes sociales. Es hora de recuperar ese carácter luchador y no limitarse a pequeños actos religiosos  conmemorativos y para ello sobre todo hace falta gente joven que lleve las riendas de todas esas iniciativas y tome el protagonismo pues  solo la juventud puede generar esa combatividad y fogosidad necesaria en los tiempos verdaderamente apocalípticos que están por venir y que ellos van a sufrir en sus propias carnes.

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

1 Comentario

También puedes comentar con facebook:

1 Comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Publicidad

Opinión

¿Cómo ponen los enemigos de Dios en marcha sus acciones?

Análisis

Los supuestos científicos, políticos y medios de comunicación ya estaban combinando el "cambio climático" con Covid y están interviniendo nuestras cuentas bancarias.

Opinión

La revolución ha borrado los conceptos naturales de patria, familia, ley natural, individuo como creación de Dios.

Carlismo

Si bien se ha querido ver en la creación de la Diputación Catalana las bases del nacionalismo catalán, en realidad su creación fue un...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box