Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Actualidad

Manifiesto fundacional del movimiento asociativo “Unidad Hispanista”

La hispanidad como solución política, social y cultural.

ASPECTOS PRELIMINARES:

Afinales del año 2020, concernidos y preocupados por la deriva de descomposición en todos los órdenes de nuestra Patria, España, coincidente con lo que desde hace unos años, especialmente en el último caracterizado por un retroceso en las libertades y derechos sin precedentes con la excusa de la llamada Pandemia COVID-.SARS2, un grupo de ciudadanos españoles consideramos que era necesario analizar las causas de ese derrumbe de los valores, sentido existencial, cosmovisión antropológica y fragmentación social y territorial, acompañada de una estrepitosa crisis económica y política.
Derivado de ese análisis sistémico, ese grupo de ciudadanos hemos considerado que este decaimiento amenaza ruina total de nuestra identidad, de nuestro sentido de pertenencia y de nuestro entronque con el legado recibido, tanto histórico, cultural, académico, axiológico y de nuestra forma de ser y tradiciones fundantes.
Constatamos igualmente que lo que llamábamos las Españas por ser provincias españolas (el puzle formado por aquellas partes del Imperio que el filósofo Gustavo Bueno acertadamente llamó “generador”) fueron el entramado civilizatorio y el hecho antropológico-cultural irrepetible en la Historia, y generador del primer orden mundial de naturaleza cristiana jamás conocido. Y que en Hispano-América se están produciendo sinergias culturales que combaten empeños destructores como los que actualmente campan por nuestra geografía hispana, con un denominador común que es la Agenda del Foro Sao Paulo que ha dado paso al Grupo Puebla en un intento de maquillar una gran operación de control ideológico, político, social y cultural con estrategia filocomunista de trasfondo. A esas sinergias quisiéramos añadir la nuestra.
Consideramos que el que domina el relato domina la sociedad. El que controla el significado de las palabras controla las mentes y la forma de pensar. Y que la masificación del pensamiento, su homogeneización, constituye la mayor operación de los tiempos de control cognitivo, en una ingeniería muy bien esbozada para controlar el mundo, especialmente el de naturaleza católica e hispana, desmembrándolo y balcanizándolo, para luego ser colonizado económicamente en un neocolonialismo de mayores consecuencias nefastas para la humanidad que los anteriores.
Toda esa ingeniería social y cultural de metodología gramsciana, tiene un hilo transmisor esencial para lograr hacer tabla rasa de nuestro pasado y hacer así campo de cultivo preparado para que germine un nuevo globalismo deshumanizante, los pasos que vienen siguiendo tienen unos elementos clave:
1.- La esclavización de nuestras sociedades y su sometimiento a una élite internacional de carácter iluminista.
2.- La modificación cognitiva de las sociedades previo vaciamiento de los elementos estructurales de carácter antropológico y cultural, desnaturalizándolas y sometiéndolas a nuevos paradigmas ideológicos con una visión totalizadora, acrítica y ninguna relación con la antropología de naturaleza histórica y cultural imperante hasta hace unas pocas décadas.
3.- El ataque a la familia como elemento estructural básico de nuestras sociedades, con una decadente demografía que no tiene regeneración propia y es compensada mediante la introducción de elementos culturales exógenos mientras se incentivan fenómenos migratorios de otros espacios ajenos a los elementos configuradores de nuestro ethos y formas de vida.
4.- La utilización de la enseñanza obligatoria como plataforma de adoctrinamiento ideológico y de sustitución de los componentes culturales tradicionales que dan personalidad propia a nuestras sociedades.
5.- La instrumentalización de los medios de comunicación de masas como factores de propaganda política y de reestructuración de nuestras cosmovisiones.
6- El ataque sistemático a los elementos que sirven como argamasa del mundo hispano, que son la lengua común y la religión bien vista como credo o como fundamento de aculturación fundante.
7.- La erradicación del concepto e idea que sustentan la moral social, como factor del comportamiento colectivo que guía la pervivencia de nuestras sociedades, en paz y armonía.
8.- La sustitución del marco jurídico-constitucional por un régimen establecido sobre la arbitrariedad y el despotismo. Ello conlleva la peor de las situaciones, la del reemplazo del Estado de Derecho por el Estado de la Naturaleza, que según Hobbes es el de la fuerza del que se imponga no con la razón sino con simple ejercicio del poder ocupado.
9.- Como consecuencia de lo anterior el sometimiento a la población mediante artimañas de inducción al temor, de la dependencia de los subsidios y de la ansiedad que produce un Estado sin sistema manejado por el principio de la arbitrariedad.
10.- La destrucción del sistema económico mediante un endeudamiento sin límites que genera una situación de pobreza que a su vez alimenta la ignorancia, la dependencia y la escasa libertad de los ciudadanos para definir su futuro y establecer la voluntad general, fuente del derecho y de la democracia.
Todos estos parámetros son, al modo de ver de los fundadores de esta Asociación, los que configuran la antítesis de lo que fue la HISPANIDAD, antes de ser contaminada por los factores desestructuradores de sus componentes axiológicos y culturales. HISPANIDAD que tuvo sus soportes en las Leyes de Indias pero, sobre todo, en la doctrina generada en la Escuela de Salamanca de Francisco de Vitoria, Domingo de Soto y Francisco Suárez, verdaderos padres del derecho internacional público y de los Derechos humanos, como bien reconoció James Brown Scott, una de las figuras más representativas del Derecho a escala internacional.

EN CONSECUENCIA, DECLARAMOS

Que La Hispanidad no es un mero sentimiento. Al igual que la nación o la patria tampoco pueden limitar su naturaleza a ello. Los sentimientos son realidades vivificantes cuando son expresión de la experiencia de un bien. Un bien tanto presente como el que ha perdurado en el tiempo bajo forma de Tradición. Sólo en este sentido podemos decir que la Patria -la herencia de bienes materiales y espirituales recibidos y transmitidos por generaciones de hombres concretos con sus voluntades concretas- es un bien. Por ello, la voz de la Patria despierta en nosotros nobles sentimientos de fidelidad y correspondencia, de generosidad y entrega. Pero los sentimientos pueden ser a veces embelesadoras formas asfixiantes que nos instalan en la parálisis de la autocontemplación narcisista. Y este es el caso del nacionalismo, que pretende no honrar un pasado, sino manipularlo para justificar veleidades del presente y espurios intereses egoístas políticos.

Por eso, mientras que el patriotismo sana las almas, el nacionalismo las degrada y pervierte. E igualmente por eso, la Hispanidad es hermandad de patrias -o de los restos que quedan de ellas- y no meros sentimientos, afectos o nostalgias. Y esta fraternidad sólo puede existir bajo una dulce maternidad común que mana de la Madre Patria. La Hispanidad no es una ideología. Toda ideología es un artificio racionalista que pretende someter la naturaleza de las cosas a constructos y relatos que prometen una felicidad y perfección imposibles aquí en la tierra. Toda ideología política -en cuanto proyecto totalizador- es una violencia contra realidad social que se configura según sus propios principios y fines naturales; y no por los voluntarismos de los que ostentan poderes.
Las ideologías son enemigas de la realidad e imponen uniformismos reduccionistas que no corresponden a la unidad y -a la vez- diversidad de todo lo creado, sea material, sea espiritual, sea individual o sea político. De ahí que el Bien Común nunca pueda sustentarse en una ideología o en un programa político elaborado por hombres carentes de la verdadera experiencia del bien; hombres esterilizados por las ideologías políticas de moda que siempre surgen en cada etapa histórica. Frente a las ideologías yermas, deben erigirse los principios perennes que constituyen la realidad y objetivan el bien irrenunciable, así como el bien posible que es fruto de la virtud de la prudencia. Por eso el bien posible y real es enemigo indiscutible del mal menor que nos ha llevado a tan grandes males.

Puede leer:  ¿Respetan los partidos actuales los principios no negociables?

La Hispanidad es, en primer lugar, referente. Un referente es una guía para los momentos de desconcierto y oscuridad. Cuando los nacionalismos quiebran el cuerpo de la nación y los ideólogos enemigos de la Tradición pretenden sesgar las raíces de nuestra Patria que alimentan nuestras almas, arrojándonos así a las penumbras de la historia, la Hispanidad se convierte en nuestro faro. Ella nos muestra la falsedad del burdo materialismo histórico que pretende reducir una patria o nación a fronteras dibujadas en mapas o a Estados jacobinos fruto de las revoluciones burguesas decimonónicas. Estas revoluciones trajeron caos y desórdenes que sólo servían a los intereses de las oligarquías que tomaban en vano el nombre de un “Pueblo” que sólo estaba en su imaginación. Esas nuevas naciones no eran sino mapas de pseudorrealidades tan falsas y de intereses tan viles que sólo pudieron provocar interminables guerras que agotaron Europa.

Publicidad.

La idea ilustrada de “Pueblo” fue la suplantación de los pueblos reales que componían comunidades políticas concretas. Y hoy, olvidando la historia, esas mismas oligarquías buscan unir -o mejor dicho cementar- los restos de los pueblos de Europa con los remaches de una burocracia opresora y desalmada que anida en Bruselas. La Hispanidad nos enseña que el alma de las cosas es mucho más real que lo propiamente material. De ahí que, traspasando fronteras y océanos, podamos aún encontrar allí más de nuestra ánima hispana que en este nuestro yermo solar que dejó de llamarse España para ser denominado Estado español.

Cuando la identidad de España parece deshacerse, cuando se adoctrina a nuestra juventud para que se avergüence de su historia, en la Hispanidad encontramos miles de fuentes y arroyos en los que beber y aprender que nuestra España y nuestras Españas Plus Ultra, supieron congeniar la grandeza con la humildad, la espada con la cruz, la justicia con la misericordia. Tan admirable fue esta obra que nadie, al conocerla, puede renegar de ella; antes bien engrandece nuestro orgullo y respeto por las gestas insuperables de nuestros antepasados.

Por eso, la Hispanidad también es maestra. Es maestra en dos sentidos: en el de la vida personal y en el del destino de los pueblos. La Hispanidad fue un proyecto magno, ingente, homérico que exigía tras ella no sólo una espléndida organización política que encarnó la monarquía hispánica, sino también hombres de arrojo y talento de los que parece que la historia nos ha privado en nuestros días. Hoy cualquier dificultad vital nos hace temblar, cualquier reto a acometer nos amilana, cualquier sacrificio se nos presenta como fuera de nuestro alcance. Pero ¿cómo no aprender de aquellos hombres que recorrieron inmensas llanuras, atravesaron los desiertos más secos, las selvas más angostas o se auparon a las montañas más imponentes. Y ante cada dificultad si uno caía otro lo reemplazaba.

Sí, la madre patria se desangraba para dar vida a otros pueblos y engendrar una civilización que fue envidia de todo el Orbe. ¿Qué son por tanto nuestras pequeñeces, cortedad de miras, miedos e incertidumbres? Si ellos pudieron, por qué no nosotros. La Hispanidad nos obliga a preguntarnos por nuestras flaquezas, nuestras faltas de compromiso, nuestro espíritu de entrega. ¡Cómo no sentir vergüenza de nuestra actitud ante los que anuncian y desean la muerte de España! ¡Cómo hubieran reaccionado nuestros mayores! El proyecto de la Hispanidad es fruto indirecto de una derrota ante el islam que en pocos años asoló la Península. Sólo providencialmente pequeños reinos, señoríos y condados, que parecían condenados a competir entre ellos, fueron tomando conciencia de que había un bien superior a rescatar y que había sido arrebatado por la secta mahomentana, como antaño se la llamó. La Hispanidad fue fruto de ese impulso final que los reinos hispanos dieron a la Reconquista y que se desbordó saltando los mares ante el providencial descubrimiento del nuevo mundo. Por ello, la Hispanidad aunó aún más a los pueblos de España, los dotó de un destino común y de un sentimiento de servicio universal a una causa mayor que la propia gloria.

Publicidad.

Jamás fueron misionados tantos pueblos en tan poco tiempo, jamás por un imperio se extendió tan rápido el saber y se fundaron tantas universidades en tan escaso tiempo. El derecho de gentes que emanaba de las universidades españolas, configuró no sólo una legislación imperial, sino un cuerpo jurídico virreinal para salvaguardar ante todo la justicia y la dignidad de los pueblos que se incorporaban al proyecto hispánico. Nunca se sintieron esos pueblos tan libres y respetados. El mejor barroco y tantas otras manifestaciones artísticas arraigaron en América y resplandecieron con mayor luz que en Europa. Y cuando llegó el ocaso de la monarquía hispánica, impulsado por criollos traidores a su sangre; alimentados con los odios, los ejércitos y los dineros ingleses, los pueblos indígenas se convirtieron en los soldados realistas más fieles y entusiastas. ¿Cómo explicar entonces que los teóricamente pueblos “oprimidos” dieran sus vidas por su teórico opresor (la corona española) y se enfrentaran a hipotéticos sus “libertadores”?

La Hispanidad es una idea política. Podríamos hablar de Hispanidad en clave metapolítica y nos iluminaría en este mundo de tensiones geopolíticas. Pero principalmente la Hispanidad es una realidad histórica y política. La Hispanidad no es el relato de la leyenda negra que parieron hugonotes franceses, presbiterianos holandeses o puritanos anglosajones. La Hispanidad ha sido la encarnación política de principios metafísicos que se han pergeñado historia viva. La Hispanidad no está encerrada en polvorientos libros, sino que sigue siendo un anhelo político consistente en hermanar lo que han querido separar, restaurar lo que han querido derrocar, alentar lo que se han empeñado en matar. Y siendo una idea política, que no una ideología, la Hispanidad debe posarse ahora sobre una comunidad humana que en otros tiempos fue comunidad política.

Esta comunidad política, estructurada entonces en Virreinatos, que a su vez replicaban la federación de reinos de la Monarquía hispánica, nos enseñó -y debe enseñar frente a los separatismos actuales-, que la unidad y la máxima autoridad política no está reñida con la diversidad y con los fueros y libertades que nuestros reyes concedieron a pueblos y comunidades. O que la Ley que obligaba a todo súbdito no podía violentar las costumbres que el tiempo y el sentido común había forjado en los pueblos amparados por una misma autoridad; o que el orgullo de una raza, en su sentido cultural, no están reñidas con el mestizaje. La Hispanidad nos ha enseñado también que una gloriosa lengua común, no fue y no es incompatible con otras lenguas igualmente dignas. Y mientras que, sin imponerse, la lengua de Cervantes se iba extendiendo por el Nuevo Mundo, las propias autoridades políticas y religiosas se encargaron de elaborar gramáticas y diccionarios de cientos de lenguas indígenas, gracias a los cuales aún se conservan vivas. La diversidad nunca puso en peligro la unidad, pues un sentir superior y comunitario, esa experiencia del Bien común que hemos señalado, suplía cualquier tentación secesionista ¡Cuánto podríamos aprender de nuestra historia para solucionar nuestras cainitas luchas intestinas que amenazan con desmoronar nuestra Patria!

Por ello, la Hispanidad es esperanza. Lo que ella fue, es una realidad incuestionable. No pretendemos que la historia se repita pues eso sería un desiderátum propio de una imposición ideológica. La historia nunca se repite en sí misma, aunque puede replicar -y lo hace frecuentemente- sus errores y sus nefastas consecuencias. Por el contrario, llamamos Tradición a aquellos aciertos que se consumaron en la historia y nos permiten elegir entre los senderos que constantemente se bifurcan en el peregrinar hacia nuestro destino. Hoy se nos muestra para nuestra España un destino impuesto, como única alternativa política. Se nos dice que nuestro ser sólo tiene sentido si nos sometemos a una burocracia europea al precio de renegar de nuestros más arraigados valores y principios constitutivos. A su vez, esta inmensa maquinaria burocrática, se disuelve ante unas fuerzas globalizadoras que reclaman una ciudadanía universal y abstracta a cambio de olvidar nuestra historia y malvender nuestra alma.

Publicidad.

Estas dinámicas totalizadoras, totalitaristas y totalizantes sólo ofrecen uniformismo y esterilidad política. Las personas, así, son sustituidas por “consumidores consumidos”, en lugar de hombres capaces “consumar” su destino personal y colectivo que es donde reside su verdadera dignidad. La globalización es la esclavitud total enfrentada a las libertades reales y concretas que nos dignifican y permiten experimentar la libertad personal y la pertenencia a una comunidad real. La actual globalización no deja de ser el triunfo anglosajón que consagra el empirismo practicista frente a los principios filosóficos y morales; el triunfo de la economía frente a la Política con mayúsculas que convierte en su esclava, el imperio depredador frente al imperio civilizador.

Puede leer:  El PSOE quiere blindar los abortorios y llevar a prisión a los rescatadores

Por eso, frente a los actuales intentos globalizadores herederos de la idiosincrasia anglosajona, ofrecemos la idea de Hispanidad como una realidad globalizadora de pueblos para encaminarlos libres, que no sometidos, hacia la búsqueda del bien común y universal de la humanidad. Son innumerables las pequeñas comunidades, grupos, intelectuales u hombres sencillos que, desde Alaska a la Patagonia, desde Filipinas a nuestra península, han empezado a emerger desalentados por el nuevo desorden mundial que nos quieren imponer y dispuestos a no rendirse a un destino que parece irrevocable. Ellos representan -representamos- lo que han de ser comunidades de amistad y comunión de ideales, que -como decían los clásicos- sustentan las verdaderas comunidades políticas.

Por eso con más frecuencias, en todos los lares donde España se asentó, nuevamente surge como distintivo la Cruz de San Andrés, emblema de nuestros imbatibles tercios y nuestra ejemplar Monarquía hispánica, como símbolo de una historia común que un día fue y que quiere volver a serlo. Bajo esa bandera, que no es otra que la de la Hispanidad, llamamos a todos los hombres de buena fe, preñados de esperanza e ilusión, a rescatar nuestra Paria y mostrar al mundo entero la Hispanidad como fruto de un humilde pueblo que supo ser fiel a sus raíces.

Y PROPONEMOS:

Que, puesto que la Hispanidad es nuestro elemento fundante como sociedad con un destino común, y es el elemento de conexión con los que fueron españoles de América y de Filipinas, y ante el ataque global que venimos sufriendo desde hace doscientos años, con especial saña y resultados letales para la cohesión de los ciudadanos de nuestras patrias pequeñas como son la España peninsular y cada una de las naciones que surgieron de la desmembración, hemos de recuperar nuestra soberanía. Se hace necesario restaurar el espíritu y la naturaleza de dicha Hispanidad.

Que hemos de recuperar el orgullo respecto a la inmensa empresa humanitaria desarrollada por nuestros ancestros recuperando los elementos fundantes de la hispanidad mediante la acción cultural y educativa que corresponda.

Publicidad.

Que hay que poner en valor la obra de la Hispanidad en su importancia para dignificar al hombre y reconciliarlo con su historia. A tal efecto hemos de sumar todas las fuerzas intelectuales que podamos concitar al respecto del dicho rearme moral y cultural.

Que hemos de poner a disposición de nuestros conciudadanos los suficientes instrumentos para alcanzar el conocimiento sobre la naturaleza de nuestro imperio hispánico generador, descompuesto, verdadera alternativa a otros imperios depredadores que colonizaron el mundo.

Que, por tanto, sin desfallecimiento, hemos de desarrollar una actividad cuyo objeto y finalidad sea la recomposición cognitiva de nuestros conciudadanos para volverles a reconstituir su sentido de pertenencia e identidad perdido.

Qué afirmamos a la luz de las fuentes históricas antropológicas y culturales de nuestra civilización que las provincias españolas conformadoras de la Hispanidad no fueron colonias sino partes de las Españas, con igualdad de derechos y privilegios que su metrópoli fundante.

Publicidad.

Que la solución al vaciamiento y descomposición de la Hispanidad por los enemigos del catolicismo y del poder hispano, que nos afecta en nuestros modos de vida y nuestra calidad de existencia, es la unidad y la recomposición del mapa hispano reforzando los lazos de esa unidad cómo son la lengua española y la cultura y modos de vida comunes a toda la Hispanidad.
Que ese sumatorio de esfuerzos y de unidad entre todos los que compartimos un origen común, una patria colectiva y una cosmovisión antropológica es el elemento esencial para adquirir la fuerza que nos dé la posibilidad de sobrevivir en un espacio mundial depredador que nos ataca a nuestra forma de ser y forma de vida.

Qué como resultado de lo anterior, rechazamos la supresión de la dignidad de las gentes en un nuevo orden mundial deshumanizante que rompe la raíz que sustenta el tronco de nuestro árbol antropológico y de nuestra civilización occidental, privándonos de nuestro sentido de pertenencia.

Que, en consecuencia, no descartamos ningún cauce que nos permita rescatar nuestras formas de vida, nuestros valores colectivos y nuestra cosmovisión cultural colectiva, y sus elementos sustantivos.

ASOCIACIONES INTEGRANTES

Cultural Héroes de Cavite

Publicidad.

Nace una asociación cultural con sede en Cartagena, preocupada por el conocimiento y divulgación de nuestra historia, la conservación del medio ambiente, la unidad territorial del pais (art. 2 C.E.) y por fomentar propuestas positivas para España. Facebook

Tradición Viva

La Asociación Editorial Tradicionalista se constituyó el uno de octubre de dos mil diez como foro de investigación, discusión y divulgación del tradicionalismo político, cultural y religioso, editando la publicación Tradición Viva, el digital de la Mayoría Social, revista dedicada a la historia, el presente y el futuro del tradicionalismo y de la hispanidad. www.tradicionviva.eshttps://www.tradicionviva.es/

SOMATEMPS

Publicidad.

Es una asociación de catalanes que nos sentimos hispanos y que vemos el nacionalismo como algo ajeno al ser catalán. Siempre que se aspira a un futuro, primero se ha de mirar al pasado y aprender de él. Ante el nacionalismo no pretendemos elevar propuestas inviables. Nuestro objetivo fundacional es defender la realidad catalana, pero fundamentada en sus raíces no en quimeras que traicionan la voluntad de nuestros antepasados y que nos pueden arrojar a un abismo de ruptura social y vital. Sabemos que el nacionalismo no puede frenarse con nacionalismo y que la historia de España es la conjunción de una serie de pueblos que se unieron en objetivos y destinos comunes. Pero que,  de ellos, supieron mantener sus idiosincrasias, muchas veces Instituciones propias y lenguas. www.somatemps.me

HABLAMOS ESPAÑOL

Hablamos Español es una Asociación cuyo objetivo es defender la lengua común de la Hispanidad y defender los derechos de los hispanohablantes ante las agresiones fragmentarias y separatistas. www.hablamosespañol.es

COMUNIDAD HISPANISTA

Publicidad.

Fundada por Patricio Lons es el bastión de defensa de los hispanos y de las provincias españolas del Imperio Generador español en tierras de América. www.comunidadhispanista.com

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Actualidad

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela secunda la moción de Andrés Manuel López Obrador y declaró que la OEA "está muerta desde hace tiempo" y...

Actualidad

A la peregrinación han acudido numerosos miembros de la Comunión Tradicionalista Carlista y colaboradores de Tradición Viva.

Opinión

El alcalde le ha añadido un ingrediente más nocivo que todos los demás factores de disolución, como lo es la práctica del satanismo y...

Cultura

Fantástica recepción en el Círculo de Nuestra Señora de los reyes de Sevilla a Javier Barraycoa.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box