Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

Feminismo

El problema del feminismo actual es su totalitarismo.

image_pdfLEER EN PDF

Por Sven Nilsson. Este textos corresponde a un capítulo del libro Downfall

«Meses después de que comenzara la historia del escándalo sexual de Harvey Weinstein, el movimiento #MeToo llegó a España. Aquí se llamaba #YoTambien, la traducción directa de su versión inglesa.

Varias actrices y presentadoras de televisión españolas compartieron sus recuerdos de que alguien las miraba “mal” o incluso las tocaba hace veinte años. Sin ninguna evidencia, por supuesto. Era imposible averiguar si eso había sucedido de verdad o era solo el deseo de aprovechar el alboroto para llamar la atención.

¿Cómo se explica que una persona esté guardando silencio durante veinte o treinta años y luego, de repente, decida contárselo al mundo? ¿Por qué ahora? ¿Con qué propósito?

En resumen, en España resultó poco convincente. Después de todo, se sabe que cualquier copia es peor que el original.

Lo mismo pasó aquí. Todos observaron lo que estaba sucediendo en Estados Unidos. Allí hervían las verdaderas pasiones. Las actrices, jóvenes en aquellos años, acusaban ahora a Weinstein de un acoso, que supuestamente había tenido lugar hace veinte años o más. Casi todos los episodios habían sucedido por la noche en hoteles a los que él invitaba a estas jóvenes y ambiciosas actrices.

Weinstein no actuó bien, todo Hollywood en general tampoco. “¿Pero era correcto el comportamiento de estas actrices? ¿Está bien ir a una habitación de hotel de alguien a medianoche? ¿Pensaron que habría un casting allí? ¿Quizás querían conseguir algo de un modo más fácil?  ¿Qué valores les inculcaron sus padres?» Son solo algunas de las preguntas que nadie, desafortunadamente, les hizo.

Este escándalo fue propagado incluso por actrices y cantantes pop ajenas a la figura de Weinstein. Muchas de ellas que tan siquiera eran un poco más atractivas que Whoopi Goldberg comenzaron también a recordar que quizá había ocurrido “algo de ese tipo” con ellas hacía veinte años. Todo estaría bien, si no fuera porque entre las que se enumeraron a sí mismas como «víctimas» había cantantes y actrices que vendían abiertamente su sexualidad en el escenario y en las portadas de las revistas. Solo con una mirada a cómo se visten en el escenario y en sus vídeos, o al escuchar las letras de sus canciones es suficiente para dudar de su inocencia. ¿Era posible que alguien les hubiera propuesto algo indecente? Quizás. ¿Tenían otra opción? ¡Sí, siempre! Si no te graban en este estudio de música, hay muchos otros. Si no te gustan las alusiones de este director o productor de cine, puedes rechazar el papel. Habrá muchos otros papeles en tu vida. Pero, por alguna razón, muchas de ellas hicieron todas estas cosas cuestionables en el pasado y las recordaron solo veinte años después. ¡Qué voltereta moral! Hace veinte años era aceptable para ellas y ahora, de repente, no. Parece inconsistente, ¿verdad?

Así que #MeToo se convirtió en el punto culminante del movimiento feminista ese año. Pero ¿está todo bien con el feminismo en sí? Si en el siglo XIX el feminismo comenzó como un movimiento para luchar por la igualdad de derechos de las mujeres con los hombres, en el siglo XXI se convirtió en un absoluto extremismo al servicio de los globalistas. La igualdad de derechos de hombres y mujeres está ahora consagrada en las constituciones de todos los países europeos y americanos. Entonces, ¿por qué hay que luchar para que estos derechos sean aún más «iguales»?

En España ya hace mucho, por ejemplo, hay más ministras mujeres que hombres. No es tan evidente de que por este hecho haya mejorado la calidad de vida de la gente, pero eso es otro tema. En la política regional las mujeres incluso prevalecen en número. Pero las extremistas feministas españolas insisten en introducir cuotas en cada profesión para que hombres y mujeres sean iguales en todas partes.

 No obstante, para ser honesto, de alguna forma el número de mujeres que desean ser piloto de avión o capitán de barco no está aumentando. La nación inmadura no se da cuenta de que cuando la ideología domina sobre el sentido común nunca acaba bien. ¿Todos son libres de elegir una profesión o ya no? “Pilar, Elena, no tenemos suficientes mujeres pilotos, vayan a estudiar, ¡tenemos que aumentar la cuota!» ¿Es así como se lo imaginan?
 
El problema del feminismo actual es su totalitarismo. Considera a las mujeres no como individuos sino como una «unidad» inscribiéndolas automáticamente en sus cohortes solo debido al género, repitiendo el mantra «si eres una mujer, eres una víctima a priori y todo los hombre son agresores».

Puede leer:  ¡!Hay mujeres afganas¡!

Es un tipo de fascismo sexual, por decirlo así, con métodos similares en su «lucha» a la profanación de las iglesias, por ejemplo. Sin embargo, es extraño que no se haya visto a ni una sola feminista cerca de ninguna mezquita, y ahora hay miles de mezquitas en Europa. Allí, las mujeres ni siquiera tienen derecho a rezar junto a los hombres. Pero a nuestras «defensoras de los derechos de las mujeres» eso, de alguna manera, no les importa en absoluto. ¿Quizás porque sus patrocinadores no les pagan por esto?

NUESTROS LIBROS RECOMENDADOS

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El feminismo de hoy es una herramienta para reprimir el «machismo» generosamente pagada por otros machos alfa, que financian todo este aquelarre. ¡Eso es todo! ¡Ni mas ni menos!

Europa no olvidará nunca la «celebración» del Año Nuevo de 2016 en Alemania cuando en Colonia, Berlín, Hamburgo, Düsseldorf, Stuttgart, miles de norteafricanos, iraquíes y sirios violaron y acosaron sexualmente a las mujeres en las principales calles y plazas de esas ciudades, a plena vista y con toda impunidad. Solo en Colonia, se registraron en la policía 454 denuncias de acoso sexual, y quién sabe cuántas fueron en realidad. ¿Y en todo el país? Desde los tiempos de la «caza de brujas» medieval, Europa no ha experimentado un acto de violencia tan masivo perpetrado contra las mujeres.

 El hecho de que la policía y las autoridades alemanas, incluso la canciller misma, estén haciendo todo lo posible por encubrir la escala de lo que sucedió se puede explicar. ¡Es su errónea política migratoria! Pero, ¿dónde están nuestras «defensoras de los derechos de las mujeres»? ¿Has visto a alguna feminista en un piquete protestando? ¡Ninguna! ¡Ni manifestaciones masivas, ni piquetes individuales! NINGUNA de estas ardientes feministas tenía el deseo de salir y protestar. ¿No es extraño?

 Algo similar sucedió en Barcelona en 2018, cuando quince norteafricanos atacaron a una pareja cerca de una estación de metro, apuñalaron al joven y violaron a la chica varias veces. Sorprendentemente esta vez el piquete sí tuvo lugar, aunque… «contra el racismo». ¿Es como el mundo al revés? ¿No es así?

¡No, no lo es! Las feministas no ocultan que su «lucha» está dirigida exclusivamente contra el hombre blanco. Como si fueran hombres blancos los que obligan a circuncidarse a sus hijas, como si fueran ellos los que se casan con niñas de doce años, violando sus cuerpos y almas inocentes, y mucho más. Y eso está sucediendo no en algún lugar lejano tras los océanos, sino aquí, en todas las ciudades europeas y norteamericanas con el completo silencio de las “defensoras de los derechos de las mujeres”, de los medios corruptos y de la indiferente sociedad “civilizada”.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Redaccion
Escrito por

TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Opinión

María Sevilla para a engrosar el número de mujeres condenadas que finalmente se “van de rositas” solo por el hecho de ser mujer.

Opinión

Irene Montero, a una edad parecida a la de Alejandro Magno, ha descubierto la regla.

Actualidad

Aparte del aborto, el informe deja claro que los miles de millones que pide irían hacia la promoción de la ideología de género.

Cultura

LEER EN PDF El próximo jueves 12 de mayo a las 20:00 horas se presenta en Sevilla (Calle Siete Revueltas, 33- 41004) el libro...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box