Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

Hoy celebramos a Santa Clara de Asís

El 11 de agosto celebramos la fiesta litúrgica de Santa Clara de Asís, nacida en Assís (Italia) en julio de 1194. Nació en una familia noble, hija mayor del matrimonio de Favorino y Ortolana, perteneciente a la aristocracia de Assís. Nuestra Clara tenía cuatro hermanos: un varón y tres mujeres.

Cuenta la tradición que, antes de nacer nuestra santa, el Señor le reveló a su madre que daría a luz una niña luminosa que arrojaría luz sobre todo el mundo; por ese motivo, al ser bautizada, se le impuso el nombre de Clara o Chiara, que significa resplandeciente y célebre.

La niña creció en el palacio fortificado que tenían sus padres cerca de la llamada Puerta Vieja, y no tenía amigos con quienes conversar.

Se dice que, desde su más tierna edad, sobresalió en virtud, pues se mortificaba duramente usando ásperos cilicios y pasaba prácticamente el día sumida en la oración.

Por este tiempo había vuelto de Roma Francisco de Asís «con autoridad pontificia para predicar»

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El acontecimiento casi milagroso de la conversión de San Francisco fue algo que revolucionó Assís y prácticamente toda Italia.

Nuestra Clara escuchó la predicación de Francisco en la iglesia de San Rufino, y comprendió que el estilo de vida observado por Francisco y sus compañeros era el que el Espíritu Santo le pedía a ella. Rufino y Silvestre, compañeros de Francisco y parientes de Clara, facilitaron el camino.

Un buen día Clara fue a entrevistarse con Francisco, el cual la alentó a que dejase las vanidades del mundo y emprendiese el camino de una consagración total y absoluta al Señor. Así es que Francisco se convirtió en el guía espiritual de Clara.

La noche del Domingo de Ramos del año 1212, Clara huyó de su casa y se encaminó hacia la Porciúncula, donde la esperaban los frailes con antorchas encendidas. Entró en la capilla, se arrodilló ante el Crucifijo de San Damián y ratificó su renuncia al mundo «por amor hacia el Santísimo Niño envuelto en pañales y recostado sobre el pesebre»

Clara cambió sus deslumbrantes vestidos por un sayal tosco semejante al de los hermanos; trocó el cinturón adornado con joyas por un nudoso cordón y, cuando Francisco le cortó su rubia cabellera, entró a formar parte de la Orden de los Hermanos Menores.

Clara prometió obedecer a Francisco en todo por amor a Dios y luego fue trasladada al convento de las benedictinas de San Pablo.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

NUESTROS LIBROS RECOMENDADOS

Cuando sus familiares vieron lo que había sucedido fueron a buscarla al convento, pero Clara se negó rotundamente a volver a su casa palaciega; se trasladó a la iglesia de San Ángel de Panzo donde residían unas piadosas mujeres que llevaban una vida de gran penitencia.

Unos días después de la huída de Clara de la casa de sus padres, otra de sus hermanas, Inés, huyó también a la iglesia de San Ángel de Panzo para compartir con su hermana su estilo de vida totalmente evangélico.

Más tarde fue a reunírseles su otra hermana, Beatriz, y después, en San Damián, Ortelana, su madre.

La iglesia de San Damián fue el lugar donde se establecieron Clara y su hermana Inés. Allí vivió Santa Clara durante 41 años, hasta el día de su muerte.

La vida de las hermanas en San Damián consistía en: oración, trabajo, pobreza y alegría, virtudes propias del carisma franciscano. El modo de vida evangélico adoptado por Clara llamó fuertemente la atención, y el movimiento creció rápidamente con la ayuda de Dios.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

La condición requerida para admitir a una chica en San Damián era la misma que pedía Francisco: repartir entre los pobres todos los bienes. Las hermanas no podían recibir donación alguna; debían trabajar para comer el pan con el sudor de su frente y algunas mendigaban de puerta en puerta pidiendo algo para poder comer.

Clara amaba mucho a las hermanas y, cuando volvían de mendigar, las abrazaba y les besaba los piés. Al cabo de cierto tiempo, Santa Clara escribió la «norma de vida para las hermanas» y por medio de Francisco obtuvo del Papa Inocencio III la confirmación de la Regla en el año 1215. Clara aceptó el título de abadesa de San Damián por orden expresa de San Francisco.

Un año después, es decir, en 1216 Clara obtuvo de Inocencio III el llamado «privilegio de la pobreza» consistente en no tener nada propio. Santa Clara, como buena abadesa y para dar ejemplo a las hermanas de cómo debían vivir como verdaderas religiosas, era la primera en levantarse, la última en acostarse, la más fervorosa en la oración, la que realizaba los oficios más bajos en el convento, la que servía con alegría a las demás y no dejaba que ninguna la sirviese a ella. Ni aun estando enferma dejó de orar ni de realizar el trabajo manual.

Puede leer:  Más de 3.000 personas firman en 24 horas para que se borre una pintada ofensiva contra los cristianos de la Universidad de Valencia

Después de las Completas, las hermanas se retiraban a descansar, pero Clara permanecía largo tiempo sola ante el Crucifijo que había hablado a Francisco; allí rezaba el Oficio de la Cruz que el propio Francisco había redactado.

Durante los ayunos de Adviento, Cuaresma y San Martín, nuestra Clara solo se alimentaba tres días a la semana a base de pan y agua.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

En el verano de 1253 el Papa Inocencio IV visitó Assís para ver a Clara, que se encontraba muy enferma y en su lecho. Ella le pidió la Bendición Apostólica y la Absolución sacramental, a lo que el Papa contestó:

«Hija mía, quiera el Señor que tenga yo tanta necesidad como tú de la indulgencia de Dios»

Clara no podía dejar de alimentarse de la Sagrada Comunión. En dos semanas no pudo ya tomar alimento, aunque las fuerzas no le faltaban. También se cuenta que la Virgen María se apareció a Clara e inclinándose sobre ella le dió un abrazo.

El 11 de agosto del año 1253 Clara entregó su alma al Creador, rodeada de sus hermanas y de los frailes León, Ángel y Junípero. De ella se decía: «Clara de nombre, clara en la vida y clarísima en la muerte»

Al enterarse de su fallecimiento, todo el mundo acudió a contemplar los despojos de Clara, a la cual llamaban ya santa. También acudió el Papa en persona junto con algunos cardenales. Cuando los frailes iban a comenzar ya el Oficio de difuntos, el Papa ordenó que se cantase el Oficio de Vírgenes y no el de difuntos.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Clara fue canonizada el 26 de septiembre de 1255 (solo dos años después de su gloriosa muerte) por el Papa Alejandro IV. En febrero de 1958, el Papa Pío XII proclamó a Santa Clara «patrona de la televisión y de las telecomunicaciones»

Gracias a Dios es venerada por la Iglesia Católica, la Comunión Anglicana y la Iglesia luterana. A las hermanas que siguen la vida y regla de Santa Clara se las llama Clarisas, y a ella «madre» de la Familia Franciscana.

Merece la pena leer y meditar la «Vida de Santa Clara» de Tomás de Celano, las «Florecillas de San Francisco», la «Regla de Santa Clara», así como la «Vida de Santa Clara» de Jacqueline Gréal (edición del año 1997)

Nuestra Iglesia y nuestro mundo necesitan santos y santas como Clara y Francisco, que, por inspiración divina, abandonaron las pompas mundanas y abrazaron los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia por el Reino de los Cielos.

Esa entrega a Dios no significa que no nos importen las personas ni sus problemas, el mundo y sus conflictos. Pero solo desde una fe viva, una gran esperanza y una inmensa caridad podremos hacer frente a los retos que hoy se nos presentan, contando siempre con la gracia del Señor.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Oración.- Oh Dios, que concediste a san Francisco y a santa Clara un grandísimo amor a la pobreza evangélica; haz que nosotros, movidos por el Espíritu Santo, vivamos de tal forma que nada ni nadie pueda separarnos de tu amor y que usemos de tal manera los bienes de la tierra que no perdamos los del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

José Vicente Martínez

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

José Vicente Martínez, Sacerdote.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Religión

Custodio Ballester Bielsa, Pbro ¿Estamos a las puertas de un nuevo cisma en la Iglesia? Esta vez no sería el poder político, sino el...

Videos

El editor recomienda VÍDEO: La Reforma-Capítulo 1: Un mundo católico VÍDEO: "Ser contrarrevolucionarios es estar con nosotros". Pedro Fernández Barbadillo VÍDEO: El porqué de...

Religión

Lo hizo en la ordenación de dos diáconos para su jurisdicción.

Cultura

Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó que el Primer Mandamiento es amar a Dios sobre todas las cosas, y el Segundo es amar al prójimo...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.