Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

Aproximaciones cristianas a la lucha contra el totalitarismo

Los cristianos tienen el mandato de actuar para contrarrestar el mal en el mundo.

Werner von Trott zu Solz (1902-1965) participó activamente en la resistencia contra el nacionalsocialismo. En su obra «Resistencia hoy», publicada en 1958, describió posibles enfoques cristianos para la lucha contra las ideologías y sistemas totalitarios. Al hacerlo, se basó en sus experiencias de resistencia contra el nacionalsocialismo. Sobre esta base, diseñó respuestas a lo que esperaba que sucediera en caso de que las fuerzas totalitarias volvieran a lograr el poder político en las sociedades occidentales.1

Los cristianos tienen el mandato de actuar para contrarrestar el mal en el mundo. Están llamados a luchar. La evasión no debe ser una opción para los cristianos, que siempre tienen que preocuparse por servir a los demás. En el pasado, las órdenes cristianas habían sido las portadoras de esta lucha. Donde las fuerzas totalitarias logran ganar el poder político, esta lucha no está perdida mientras continúe en forma de subversión.

En el presente, la función del «del antiguo orden» puede ser desempeñada por asociaciones y familias masculinas que «en la situación actual están bien preparadas para proporcionar el interior monástico en el que se prepara el ataque contra la sociedad moderna».2

Resistencia y subversión como órdenes cristianos en el estado totalitario

En todas las circunstancias, los cristianos tienen el mandato de “oponerse al mal”3 y transformar una sociedad materialista o totalitaria en “una sociedad cristiana libre”.4 La afirmación de que el cristianismo es un asunto privado es una mentira, los cristianos solo son genuinos cuando tienen un efecto transformador en el mundo.

Las decisiones sobre la existencia de la comunidad se tomarían en la esfera pública y política. Los portadores de la herencia cristiano-occidental han de actuar en este ámbito, especialmente en los momentos difíciles, para servir al bien común y cumplir su misión de cristianos. Bajo las condiciones del gobierno totalitario, esto solo podría suceder de manera subversiva o mediante una «infiltración misteriosa». Para ello, los cristianos tendrían que penetrar en las estructuras y élites del Estado totalitario, lo que requería un cierto grado de adaptación externa a ellas.5 o una “política de camuflaje”6 requieren. Tales compromisos, así como «una cierta seguridad y justificación de nuestra existencia social», también podrían tener consecuencias problemáticas, ya que uno «aparentemente se ocupa de los asuntos del enemigo».7 Una transformación de las sociedades totalitarias desde dentro sólo es posible desde esta posición.

La resistencia como comunidad sacramental

Para los cristianos, un “orden de la libertad” sólo puede ser pensado como un orden sacramental, es decir, basado en el servicio y sacrificio de Cristo, que consiste en “comunidades de santos” o “comunidades de víctimas”. Este orden sacramental es lo contrario de un orden totalitario basado en ideologías materialistas en las que «la materia y la máquina son directamente idolatradas».

El orden sacramental surge en torno a quienes participan del sacrificio de Cristo . La Santa Misa está por tanto en el centro de este orden. Esta “no es una acción individualista ni privada”, sino la fuente y raíz de la vida libre en medio de un mundo hostil. La Santa Misa contiene la exigencia del sacrificio total de la propia vida y de la propia existencia en el seguimiento servidor de Cristo. Sólo a través de la comunión con Cristo y la liberación de cualquier dependencia mundana, el hombre podrá emprender la lucha con el «demonio de la coacción» desde una posición de fuerza.

Los santos son las únicas personas libres. Arraigando su vida en lo elemental y absoluto y poniéndose incondicionalmente al servicio de Cristo, han sido siempre «independientes de las circunstancias más adversas». Al “realizar el acto de medir”, el cristiano entra como hombre libre “sin reservas y con toda su existencia” en el seguimiento de Cristo. Ya no lleva su espada para imponer el mal o sus propios intereses, sino «como una carga, para proteger a los débiles«.8

Los sindicatos cristianos como portadores de resistencia

Las uniones cristianas basadas en la amistad son un ejemplo de comunidades sacramentales de víctimas y actores clave en la lucha cristiana contra el totalitarismo. El autor señala que la resistencia militar contra el nacionalsocialismo también se organizó como una federación y se apoyó en la solidaridad tradicional, la amistad y la camaradería militar.9

  • La «Liga de Amigos» es una unión que «renuncia juntos a este mundo, lo enfrenta, se une en oposición a él, porque uno quiere entrar en este mundo, no para someterse a él, sino para cambiarlo desde la base». Tal unión es esencialmente una comunidad religiosa.10 El «interior monástico de la Liga de la Amistad» produjo los elementos activos de la resistencia.11
  • Este pacto se basa en una «sin reservas» incondicional, en la que las personas se entregan unas a otras sin garantías. Sus integrantes deben confiar plenamente unos en otros, ya que una sola palabra podría costarles la vida. Uno primero debe haberse conocido personalmente, primero debe haber enfrentado el peligro y la exposición de nuestra situación juntos en privado, uno primero debe haber logrado la independencia original del razonamiento público en la coexistencia personal y vinculante.12
  • Sobre todo, los miembros de las uniones cristianas también deben estar dispuestos a sacrificar sus propias vidas. La asociación y sus miembros no se preocupan por la autoafirmación, sino por el servicio a Dios y al prójimo. El que valora absolutamente su propia vida y no conoce nada más grande que sí mismo, no es apto para participar en tal unión.13

Los jóvenes adultos en particular necesitan el apoyo de una comunidad “que asuma las tareas centrales que no se cumplen en la universidad y en la formación profesional”, a saber, “enraizar el contramovimiento juvenil en una tradición profunda y objetiva”. Dichas comunidades podrían permitirles prosperar en el estado totalitario sin romperse internamente, y entrar y funcionar en la vida profesional sin convertirse en «víctima de la opinión del día y del chisme popular».

Otra tarea de tales comunidades es la «reunión de jóvenes» y la «reunión […] de los verdaderos rebeldes y marginados de la sociedad y también de las iglesias». Para ello, tendrían que hacer una selección entre las personas en las que estaba presente “un movimiento original”. Habría que recogerlos, reunirlos y darles una forma espiritual e ideológica. Solo aquellos que están «arraigados en la gran tradición» de manera confiable pueden asumir el «trabajo duro» de combatir el totalitarismo.14

Un ejemplo de comunidades sacramentales de sacrificio federado fueron aquellas órdenes benedictinas que actuaron sobre la base de la reforma cluniacense en la Edad Media. Los monjes de estas órdenes provenían en su mayoría de la alta nobleza, pero gracias a su sacrificio se habían liberado de las preocupaciones mundanas y estaban listos para «atacar a los cristianos opresores de los débiles». Habrían «tomado las alturas dominantes de la sociedad en sus manos y las habrían mantenido durante un siglo» en solo unas pocas décadas, con efectos duraderos durante muchos siglos más.15

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

La familia como escuela de resistencia

Los miembros de los sindicatos se formarían en familias cristianas. La familia «sobresale […] como un rudimento de una era pasada y como un cuerpo extraño en este mundo de máquinas fundamentalmente hostil» del totalitarismo. Ella es el “campo de entrenamiento para una irrupción personal en el mundo”, que sólo puede tener éxito “si prepara a sus miembros para que no sean víctimas de la sociedad moderna, sino que se sacrifiquen por su transformación”.

Puede leer:  El Departamento de Estado y el socialismo autoritario en Cuba (II)

En un estado totalitario, los niños están expuestos a una presión particularmente grande para adaptarse. Intenta moldearlos en las escuelas de acuerdo con su cosmovisión y alejarlos de sus familias. Para evitar esto, los niños no solo necesitan el apoyo de sus familias, sino sobre todo de amigos que los apoyen. La situación es particularmente difícil para los niños cuyos padres no son firmemente parte de la tradición cristiana occidental. Aquí «será trabajo de la familia real patrocinar en secreto a los amigos de sus hijos».16

Advertencia contra las tendencias totalitarias en las ideologías modernas

El elemento común de las ideologías totalitarias es su materialismo. El ejemplo del nacionalsocialismo muestra con particular claridad lo que sucede cuando «gobiernan las masas desarraigadas» y un estado «se sustenta únicamente en los deseos de las masas».17 Sin embargo, el nazismo y el comunismo no son las únicas ideologías con potencial totalitario, ya que todas las ideologías modernas son de naturaleza materialista.

Las ideologías dominantes en la Europa occidental de la posguerra también eran esencialmente materialistas, por lo que tomarían una dirección totalitaria en el futuro. Estas ideologías son particularmente peligrosas porque sus tendencias totalitarias no son directamente visibles al principio. Bajo el régimen comunista no puede haber ilusiones sobre lo que se está tratando. Las «ideologías de Occidente», en cambio, son «como un estupefaciente» que hace tolerable el «proceso de deshumanización» y la destrucción materialista de la cultura y la sociedad. Estas ideologías se volverían extremadamente peligrosas cuando se camuflaran con elementos cristianos.18

Werner von Trott zu Solz criticó duramente a la sociedad alemana de la década de 1950, a la que describió como una «empresa de estafa».19 , porque se había engañado a sí misma pensando que tenía un fundamento cristiano, pero en realidad era extremadamente materialista. Los «órdenes naturales» basados ​​en la herencia cristiana occidental estarían «en rápida disolución». Están «en un estado de descomposición imparable» y están dando paso cada vez más a un «mundo de máquinas antinatural».20 Advirtió que la fachada cristiana restante algún día caería. Las masas materialistas verían entonces en los cristianos a «sus peores enemigos, que les niegan la satisfacción de sus necesidades» y se vuelven contra ellos y los restos del orden y la cultura cristianos. Cuando los “instintos genéricos hayan ganado poder sobre los humanos”, las sociedades occidentales volverían a entrar en una fase totalitaria y se iniciaría un período de dominio de los “valores vulgares”.21 En el “medio hostil de esta sociedad productora y consumidora”22 los portadores del “orden de la libertad” cristiano tendrían entonces que ofrecer resistencia “contra el orden del ‘último hombre’”.23

El autor del texto descrito era el hijo mayor del último Ministro Real de Educación de Prusia, August von Trott von Solz, y uno de los hermanos del más conocido luchador de la resistencia, Adam von Trott zu Solz.. Durante el régimen nazi, actuó como enlace entre los diversos grupos de resistencia y se convirtió al catolicismo en 1942. Después de la guerra, fundó la «Sociedad Imshausen», según Fritz Raddatz, un grupo de hombres «de la mejor tradición alemana», que incluía a excombatientes de la resistencia de una amplia variedad de orígenes ideológicos. Según el escritor Heinrich Böll, amigo suyo, un memorándum escrito por von Trott junto con clérigos de las dos principales denominaciones reprodujo “la tradición de la resistencia como oferta para un nuevo orden”. Allí decía, entre otras cosas:

“El ataque nazi se dirigió contra los valores de la tradición cristiana occidental. En última instancia, por lo tanto, solo aquellos que se aferraron implacablemente a él podrían resistirlo. Esas personas se pueden encontrar en todos los campos de los partidos políticos, incluidos los comunistas. Entre ellos se desarrolló una comunidad invisible, probada en los campos de concentración, en las persecuciones, pero también en los constantes peligros a los que cada día estaba expuesto todo hombre íntegro… Si la reorganización política de nuestro pueblo no es dirigida por tales hombres, será no puede tener ningún efecto significativo, conducir a ningún renacimiento moral. Porque este pueblo está enfermo hasta la médula de su naturaleza moral”.

Según Raddatz, la apertura intelectual de la sociedad, en la que los conservadores estaban representados junto a los liberales, los socialdemócratas y los comunistas, inicialmente no tenía precedentes. La sociedad buscaba enfoques para reorganizar Alemania después de la guerra, para restablecer la identidad nacional y restaurar la unidad alemana. También quería formar las élites democráticas que necesitaba el nuevo estado.

Según el publicista católico Walter Dirks, un “frente contra la burguesía,” representaba el elemento unificador de la sociedad. Para ellos, el «mundo alternativo real» era el «mundo burgués», desde el cual «se retrocedía en la dirección de la Edad Media y una comunidad aristocrática conspirada y hacia el futuro socialista».

Según Dirks, el proyecto fracasó sobre todo porque los “comunistas, que siempre sólo reconocieron como ‘antifascistas’ a las fuerzas que se les sometían”, los cristianos “no merecían ninguna discusión seria” y “sólo buscaban idiotas útiles para su ‘política de alianza’, se mantuvo alerta”.24

Nota: Este artículo fue revisado el 16 de julio de 2020 en base a la información de un testigo contemporáneo que conoció personalmente a Werner von Trott zu Solz.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Este artículo fue publicado originalmente en alemán en https://renovatio.org/

Fuentes

  1. Werner von Trott zu Solz: Resistencia hoy , Düsseldorf 1958.
  2. Ebd., S. 19.
  3. Ebd. S. 26.
  4. Ebd., S. 15.
  5. Ebd., S. 33-34.
  6. Ebd., S. 30.
  7. Ebd., S. 24-26.
  8. Ebd., S. 10-17.
  9. Ebd., S. 21.
  10. Ebd., S. 19.
  11. Ebd., S. 26.
  12. Ebd., S. 33.
  13. Ebd., S. 25.
  14. Ebd., S. 32-33.
  15. Ebd., S. 17.
  16. Ebd. S. 27-31.
  17. Ebd., S. 12 ss.
  18. Ebd., S. 36.
  19. Ebd., S. 22.
  20. Ebd., S. 21.
  21. Ebd., S. 37.
  22. Ebd., S. 15.
  23. Ebd., S. 24 ss.
  24. Fritz J. Raddatz: «La Sociedad de Imshausen: Síntesis entre Occidente y Oriente», Die Zeit , 06.09.1991.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Escrito por

Selección de noticias en otros medios.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Carlismo

Anciano de ochenta y tres años, capitán de la guerra carlista, comandante de voluntarios en Filipinas, condecorado con multitud de cruces; hombre bueno, caía...

Análisis

Se puede decir que las dos grandes guerras del siglo XX supusieron dos grandes revoluciones.

Opinión

Por Javier Urcelay Con este título, pero entre interrogantes, el filósofo Miguel Ángel Quintana Paz, ha escrito en The Objective del pasado 23 de noviembre un...

Opinión

En aquella época de omnímoda decadencia Dios creó a María Santísima que era la más completa, intransigente, categórica, incontestable y radical antítesis del tiempo.

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.