Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

LIBRO: «El Camino Sinodal Alemán y el proyecto de una nueva Iglesia»

Publicamos a continuación la presentación de la obra de Diego Benedetto Panetta ( El camino sinodal alemán y el proyecto de una nueva Iglesia ) escrita por el presidente de Tradizione Famiglia Famiglia – Italia. Este estudio estará disponible en breve. Para reservar una o más copias impresas escriba a info@atfp.it o la Asociación de Propietarios Familiares de Tradición, Via Nizza, 110 – 00198 – Roma.

Por Julio Loredo

Este libro trata del llamado «Camino Sinodal Alemán» ( Synodale Weg ). Lo que está en juego, sin embargo, abruma enormemente la esfera germánica. Para observadores autorizados de la vida de la Iglesia, lo discutido en los WEG tendrá una poderosa influencia en el Sínodo General convocado por el Papa Francisco para los otoños de 2023 y 2024, tal como ya ha influido en las consultas pre-sinodales realizadas. en varios países (1).

Dejando de lado por ahora el hecho estadístico del bajísimo nivel de interés encontrado en los fieles de todo el mundo por los «caminos» y/o consultas pre-sinodales, en nuestro estudio nos detenemos a analizar la importancia de los contenidos tratados y la intensidad del compromiso asumido por las autoridades eclesiásticas involucradas para lograr lo que Francisco esperaba ya en 2015, con motivo del discurso por el cincuentenario de la instauración del Sínodo de los Obispos: «El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de los Iglesia del tercer milenio […] es una dimensión constitutiva de la Iglesia” (2).

Por ahora, al margen de otras consideraciones, el Camino sinodal alemán, presentándose como respuesta a esta invitación papal, ha ocupado el escenario como gran protagonista de esta “dimensión constitutiva de la Iglesia del tercer milenio”. La sombra de sus audaces propuestas se proyecta a nivel mundial sobre todo el proceso sinodal iniciado en la Iglesia.

Se pretendía discernir una reserva implícita del Papa Francisco al Camino sinodal alemán sobre una cuestión de método más que de contenido. Según uno de los estudiosos vaticanos más acreditados, Sandro Magister, en opinión del Papa en el Weg alemán “el problema surge cuando el camino sinodal surge de las élites intelectuales, teológicas, y está muy influido por presiones externas” , cuando en cambio debe hacerse «con los fieles, con el pueblo» . Al mostrar cómo estas «opiniones» del pueblo están en gran parte condicionadas desde fuera de la Iglesia, por los grandes protagonistas de los modelos culturales imperantes, Magister concluye que » el contagio del ‘camino sinodal’ de Alemania, no se limita por el Papa, ahora ha traspasado las fronteras y amenaza con condicionar el propio sínodo general a la sinodalidad ” (3).

Recientemente, otra firma autorizada, Ed Condon, escribió algo aún más explícito en El pilar : «Muchos observadores notan el apoyo público del secretario del Sínodo, el cardenal Mario Grech, al controvertido camino sinodal alemán , (con) una serie de (in) Reuniones del Vaticano, especialmente después de que los delegados (del Weg alemán votaron a favor de estructuras formales de gobierno de la iglesia dirigidas por laicos, la bendición de las uniones del mismo sexo en las iglesias y la intercomunión con los protestantes .. Los obispos alemanes también han visitado las oficinas de Grech en las últimas semanas, y los miembros clave de la conferencia han recibido una serie de audiencias privadas con el Papa Francisco, dando la impresión a algunos observadores del Vaticano de que todo el proceso sinodal global tiene algún tipo de «opción preferencial». para los alemanes « (4).

Si se produjera una influencia decisiva de la WEG alemana en los próximos Sínodos sobre la sinodalidad que, según el cardenal Grech, » ya no serán un evento sino un proceso» , es decir, una especie de sínodo permanente (5), podemos estar seguros que se tratará en realidad de un ambicioso proyecto de reforma de la Iglesia universal, con el riesgo de socavarla desde sus cimientos, o de reinventarla sobre bases distintas a las deseadas por Nuestro Señor y consolidadas en dos mil años de historia. Ya se habla de una “nueva Iglesia sinodal”.

Del conciliarismo a la sinodalidad permanente: la «larga marcha» de un proceso

Los promotores del modelo «sinodal» de Iglesia no parten tanto de disquisiciones teológico así como el deseo, diría codicia, de adaptar la Iglesia a la modernidad, como exigencia irrefutable del «espíritu de la época». Encontramos en ellos, ante todo, un profundo anhelo de un estado de cosas más igualitario y permisivo. En oposición al doble principio de jerarquía y autoridad, dos nociones concebidas como valores metafísicos expresan bien el espíritu de esta reforma: la igualdad absoluta y la libertad ilimitada.

La necesidad natural de explicar este anhelo ha dado lugar a tendencias ideológicas, a escuelas teológicas y, más tarde, a movimientos de reforma. En otras palabras,

pasamos de las tendencias a las ideas, y luego a los hechos. Este anhelo no es nuevo. Ya a principios del siglo XV, bajo el pretexto de acomodar a la Iglesia a la nueva mentalidad nacida con el Humanismo, surgió la llamada corriente “conciliarista”, que pretendía reducir el poder jerárquico del Papa en favor de una asamblea conciliar. . La Iglesia debería haberse estructurado, como expresión de la voluntad de los fieles, en «sínodos» locales y regionales, en gran parte autónomos, cada uno con su propia lengua y costumbres.

Estos sínodos tendrían entonces que haberse reunido periódicamente en un «Consejo General» o «Santo Sínodo», titular de la máxima autoridad en la Iglesia. El Papa, reducido a un primum inter pares , tendría a su vez que someterse a las decisiones de los concilios, por el voto igualitario de los participantes. El conciliarismo contribuyó poderosamente al debilitamiento de la Iglesia, fomentando hábitos de autonomía que prefiguraron aquellas «iglesias nacionales» creadas más tarde por la Revolución protestante bajo la bandera de Los von Rom!. Estamos al comienzo de ese proceso de destrucción de la Iglesia y del cristianismo llamado más tarde «Revolución». Este proceso prosiguió, con manifestaciones cada vez más radicales de sus postulados igualitarios y libertarios, a través de etapas bien definidas, magistralmente estudiadas por Plinio Correa de Oliveira en «Revolución y Contrarrevolución» (6): pseudo reforma protestante (1517), francés Revolución (1789), Comunismo (1917), Revolución Cultural (1968). Asimismo, continuaba el afán de algunos católicos por adaptar la Iglesia a la Revolución, vista como la inevitable vencedora del futuro.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

A la vuelta de los siglos XVIII y XIX, de acomodar a la Iglesia a los nuevos tiempos inaugurados por la Revolución Francesa, surge la corriente conocida como “catolicismo liberal” que, impregnada de igualitarismo, proclamaba una democracia niveladora en la sociedad y en la Iglesia. “El futuro de la sociedad moderna depende de dos cuestiones: corregir la democracia con más libertad y reconciliar el catolicismo con la democracia liberal. (…) Aceptamos, invocamos los principios y libertades proclamados en 1789” , tronó Charles de Montalembert (7). Según ellos, la igualdad y la libertad de los tiempos modernos requerían una Iglesia sin jerarquías y sin autoridad doctrinal.“Adoramos a Dios como autor soberano de la Revolución que nos libera. (…) El verdadero régimen del catolicismo es el de la libertad universal. [En la Iglesia] todos somos iguales” , afirmaba en 1791 Claude Fauchet, obispo “constitucional” de Calvados (8).

El camino estaba ahora trazado. A principios del siglo XX estas ideas heterodoxas dieron como resultado el Modernismo (definido por San Pío X como la «síntesis de todas las herejías») cuya idea de la Iglesia era tan fluida que ni siquiera contemplaba una estructura visible, y mucho menos. un Magisterio. En el delirio modernista, la Iglesia es un mero producto de la conciencia colectiva, es decir, la asociación de conciencias individuales que comparten sus experiencias religiosas. En definitiva, una emanación vital de la comunidad de los cristianos, y no una institución. “La visión de Jesús no incluía la fundación de una Iglesia ”, escribió Alfred Loisy, el principal exponente de la corriente (9).

El proyecto reformista del Modernismo -siempre con el pretexto de adaptar la Iglesia a los tiempos que pasaban- fue retomado en la década de 1930 por la llamada Nouvelle Théologie, que elabora el concepto de la Iglesia como «pueblo de Dios» en el sentido actual. La expresión es perfectamente legítima. Sin embargo, en un ambiente recalentado por el progresismo y deseoso de adaptar la Iglesia a las tendencias revolucionarias del momento, adquirió rasgos no propios del Magisterio. Al abandonar la concepción teológica de «pueblo», es decir, el conjunto de los bautizados que por la gracia santificante se convierten en ciudadanos del Reino de los Cielos, se adoptaron concepciones sociológicas, derivadas tanto de la doctrina democrática (el pueblo soberano) como de la doctrina marxista (el pueblo proletario). Aplicando estas concepciones a la Iglesia, surge una eclesiología igualitaria completamente ajena a la Tradición. “Mi visión de la Iglesia cuestiona el sistema piramidal, jerárquico y jurídico establecido desde la Contrarreforma – afirmó Yves Congar – mi eclesiología es la del “pueblo de Dios”” (10).

VÍDEO: La necesidad de la conversión, con el Padre Gabriel Calvo Zarraute

1943: El grito de alarma de Plinio Corrêa de Oliveira

Con respecto al Modernismo, la Nouvelle Théologie podía contar con una ventaja fundamental: mientras los modernistas siempre habían constituido una élite intelectual, con poca influencia en la masa de fieles, la Nouvelle Théologie logró infiltrar en cambio amplios sectores de los movimientos laicos, especialmente católicos. “La nueva Acción Católica nacida en las décadas de 1920 y 1930 trastocó el método [teológico]. Estábamos íntimamente ligados a esta revolución” , se jactaba el P. Marie-Dominique Chenu en 1975 (11).

El 11 de marzo de 1940, Plinio Correa de Oliveira fue nombrado presidente del consejo arquidiocesano de la Acción Católica de San Paolo. Desde este privilegiado observatorio llegó al conocimiento directo de los males que comenzaban a contagiar a los laicos. Así que empiezo a denunciarlos desde las páginas del Legionário , un semanario católico que dirige. El mal, sin embargo, había penetrado demasiado profundamente, no pocas veces con el apoyo de altas autoridades eclesiásticas. Por eso decidió escribir un libro que ofreciera un diagnóstico certero de los males que aquejaban a la Iglesia.

Con el prefacio del Nuncio Apostólico en Brasil, Mons. (luego cardenal) Benedetto Aloisi Masella, se publicó en 1943 «En Defensa de la Acción Católica» . La obra fue la primera refutación de gran alcance de los errores progresivos que serpentean dentro de la Acción Católica en Brasil y, en consecuencia, en el mundo.

Luego de analizar la naturaleza de la Acción Católica y la relación entre los laicos y la jerarquía, el pensador brasileño enfrenta las desviaciones en cuanto a la liturgia, la espiritualidad y los métodos de apostolado. Estos errores tenían como denominador común el deseo de reducir, hasta casi anularla, la estructura jerárquica de la Iglesia. El glorioso Cuerpo Místico de Cristo, advirtió el líder católico, corría el riesgo de transformarse en una red de «cofradías masónicas» (12) integrada por laicos, que habrían asumido poderes hasta entonces pertenecientes a sacerdotes y obispos.

Puede leer:  Jesuitas izan el estandarte de Lucifer sobre un colegio católico

En el apéndice, como clave de lectura, Plinio Correa de Oliveira transcribió la Carta Apostólica Notre Charge Apostolique , en la que San Pío X condena a Le Sillon precisamente por sus doctrinas democráticas igualitarias. Tales doctrinas, glosa el pensador brasileño, “son subversivas y revolucionarias”(13). El espíritu igualitario se revela también en la forma de concebir la liturgia. de hecho, ya entonces, precisamente dentro de los círculos de la Acción Católica, comenzaron prácticas que prefiguraron la reforma litúrgica de 1969 y sus abusos. Estos errores, entonces llamados «liturgismos», fueron objeto de un cuidadoso análisis por parte de Plinio Correa de Oliveira, quien así también resultó ser un pionero en denunciar las tendencias modernistas en el campo litúrgico. Según el pensador brasileño, “estamos en presencia no de errores dispersos, sino de todo un sistema doctrinal basado en errores fundamentales, y muy consistente en profesarlos en todas sus consecuencias”(14). Este sistema no era otro que el antiguo Modernismo, re-presentado en nuevas formas, pero todavía destructivo de todo elemento jerárquico en la Iglesia.

1969: la denuncia de la «Iglesia nueva»

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El Concilio Vaticano II (1962-1965) fue por muchos -tanto «progresistas» como «tradicionalistas»- comparado con los Estados Generales que dieron paso a la Revolución Francesa. De hecho, la nueva relación que el Concilio quiso inaugurar entre la Iglesia y el mundo moderno abrió la caja de Pandora de las reformas, iniciando un proceso que, en la práctica, si no también en la doctrina, ha tomado cada vez más el rostro de una permanente francesa Revolución. Mientras unos leen el Concilio a través de una hermenéutica girondiana moderada, otros proponen una lectura radical de tipo jacobino, y no faltan los que corren hacia un babuvismo extremo. Como en 1789.

Alarmado por la deriva que estaban tomando los acontecimientos en la Iglesia -que había previsto treinta años antes- Plinio Correa de Oliveira publicó en 1969 una amplia y articulada denuncia: «Grupos ocultistas traman subversión en la Iglesia» (15). Según el pensador brasileño, el hilo rojo del movimiento subversivo es la insubordinación y la desalienación, entendiendo por esto la «liberación» de la Iglesia de todas y cada una de las normas doctrinales o estructuras organizativas. La desalienación, explica Plinio Correa de Oliveira, implica «rebelión contra toda superioridad y toda desigualdad» . Afirmando que «el fin supremo es una Iglesia que no sea alienante ni alienante», el pensador brasileño repasa los diferentes campos donde se quisiera implementar esta desalienación:

1ª desalienación de la Iglesia: en relación con Dios La nueva Iglesia propone un Dios que no es trascendente sino inmanente. Un Dios impersonal, como un elemento ampliamente esparcido por la naturaleza.

2.ª desalienación de la Iglesia: en relación con lo sobrenatural y lo sagrado. Las cosas de la Iglesia – sacramentos, sacerdocio, etc. – no deben ser considerados «sagrados». Lo sagrado debe morir con el fin de las alienaciones.

3.ª desalienación de la Iglesia: en relación a la fe, la moral, el Magisterio y la acción evangelizadora. La nueva Iglesia no pretende ser maestra. Tampoco trata a los fieles como discípulos, porque eso sería alienante. Todos reciben carismas del Espíritu Santo, que habla directamente al alma.

4.ª desalienación de la Iglesia: en relación con la jerarquía eclesiástica. Para desalienar a la Iglesia de la Jerarquía, debe ser democratizada.

5.ª La desalienación de la Iglesia: en relación con el Poder Público. La nueva Iglesia declara que no necesita del poder público, ni quiere relaciones con él de Poder a Poder.

Al final del proceso llegaríamos a una “Iglesia nueva, panteísta, desmitificada, desacralizada, desalienada, igualitaria y puesta al servicio de la Revolución” .

El camino sinodal alemán

El «Camino Sinodal Alemán» asume y continúa el viejo sueño conciliar. «Francisco se enfrenta ahora a la obra principal de su pontificado: la del paso de una Iglesia jerárquica a una Iglesia ‘sinodal’, es decir, democrática y descentralizada – escribe el vaticanista Jean-Marie Guénois – Esto implica un cambio profundo en la vida eclesial cultura, dirigida a acabar con el ‘clericalismo’, el poder de los sacerdotes y obispos, en la Iglesia” (16).

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

En la misma onda, el experto vaticano Andrea Gagliarducci: “El Papa Francisco quiere que todos se pongan al mismo nivel, que los sacerdotes no se sientan por encima de los laicos y que los obispos ya no tengan el poder de los sacerdotes. Sin embargo, al hacerlo, deconstruye un mundo, vacía los símbolos de significado” (17).

Resumiendo el sentido de las reformas deseadas por el camino sinodal, el filósofo Stefano Fontana afirma: «Queremos introducir en la Iglesia la democracia liberal moderna » (18).

Llevado a sus últimas consecuencias lógicas, el Camino Sinodal implicaría la destrucción de la Santa Iglesia Romana. No soy yo quien lo dice, sino el cardenal Gerhard Müller, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe: “Están soñando con otra iglesia que no tiene nada que ver con la fe católica… y quieren abusar de esto proceso, para mover a la Iglesia Católica, no sólo en otra dirección, sino hacia (su) destrucción” (19).

El Camino Sinodal alemán se inserta de lleno en el proceso revolucionario igualitario y libertario iniciado en el siglo XV. Precisamente en esto reside su fuerza y ​​su peligrosidad. No se trata de una quimera cavilada por algún teólogo teutón, sino de un proyecto que recoge y encauza tendencias muy arraigadas en el hombre moderno, alimentadas entonces por la poderosísima maquinaria propagandística de la Revolución.

Si a esto le sumamos las señales de aliento a este proceso que vienen desde los ámbitos eclesiásticos, entendemos que estamos ante la “tormenta perfecta”. Hija de los hechos de Plinio Correa de Oliveira, la Asociación de la Tradición Propiedad Familiar faltaría gravemente a sus deberes si, en esta dramática situación, no alzase la voz en defensa de la Esposa de Cristo. Una voz impregnada de veneración por la Cátedra de Pedro, pero también firme en señalar los peligros que se avecinan.

Es por ello que ofrecemos a nuestros queridos lectores el importante estudio del Dr. Diego Benedetto Panetta sobre el Camino Sinodal Alemán, estrictamente basado en fuentes originales. Para quien quiera permanecer fiel a la Iglesia de todos los tiempos, este estudio constituye una amonestación y un llamado a la lucha doctrinal, precisamente en el ochenta aniversario del primer grito de alarma que lanzó Plinio Correa de Oliveira con En defensa de la Acción Católica .

Para reservar una o más copias impresas del libro (en italiano) escriba a info@atfp.it o la Asociación de Propietarios Familiares de Tradición, Via Nizza, 110 – 00198 – Roma.

Nota

1. Sandro Magister, El sínodo alemán contagia a toda la Iglesia, sin que el Papa lo detenga .

2. Discurso del Santo Padre con motivo de la conmemoración del 50° aniversario de la instauración del Sínodo de los Obispos , 17 de octubre de 2015.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

3. Sandro Magister El sínodo alemán contagia a toda la Iglesia, sin que el Papa lo detenga Nuestras negritas.

4. Edición. Condon, ¿Es la extensión sinodal del Papa Francisco un plan o un despeje? . Grassetti nostri.

5. Stefano Fontana, El Sínodo Permanente, una distorsión que aumenta los miedos .

6. Véase Plinio Correa de Oliveira, Revolución y Contrarrevolución , Roma, Luces de Oriente, 1998.

7. Charles de Montalembert, La Iglesia Libre en el Estado Libre , en Emmanuel Barbier, Historia del catolicismo liberal y el catolicismo social en Francia , Yves Cadoret, Burdeos, 1924, vol. yo, págs. 33-34.

8. Claude Fauchet, Sermon on the Accord of Religion and Liberty , París, 14 de febrero de 1791, en Migne, Integral and Universal Collection of Sacred Orators , París 1855, vol. 66, col. 159-174.

9. Alfred Loisy, El Evangelio y la Iglesia , p. 182, citado. en Marcel Chossat, en DAFC, vol. III, col. 629, sv “Modernismo”.

10. Yves Congar, en Jean Puyo, Una vida por la verdad. Jean Puyo interroga al padre Congar, Le Centurion, París 1975, p. 102.

11.Cit. en Jacques Duquesne, Un teólogo en libertad. Jacques Duquesne interroga al padre Chenu, Le Centurion, París 1975, pp. 58-59.

12. Plinio Correa deOliveira, Defensa de la Acción Católica , Ave María, San Paolo, 1943, p. 77.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

13. Ibíd., pág. 361.

14. Ibíd., pág. 101.

15. “Grupos Ocultos Traman Subversión en la Iglesia,” Catolicismo , abril-mayo 1969.

16. Vik van Brantegem, Le Figaro: «El Papa Francisco crea cardenales para asegurar su continuidad» .

17. Andrea Gagliarducci, Papa Francisco, la crisis de la unidad .

18. Stefano Fontana, Los tres agujeros negros del Sínodo que ponen en peligro a la Iglesia .

19. Registro Nacional Católico, Cardenal Müller sobre el Sínodo sobre la Sinodalidad: ‘Una Toma Hostil de la Iglesia de Jesucristo… Debemos Resistir’ .

Este artículo se publicó originalmente en italiano en https://www.atfp.it/

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Escrito por

TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Religión

Las ciencias naturales son una gran cosa, y muchos grandes avances científicos nos han ayudado inmensamente. Pero la ciencia evolutiva es históricamente tan confiable...

Historia

A finales de 1418, la tenacidad de D. Pedro de Luna, atrincherado en el castillo de Peñíscola, era una insufrible molestia que turbaba el...

Análisis

Por Pedro Luis Llera. Este artículo se publicó en infocatolica.com Escribe Carmelo Jordá en Libertad Digital un artículo titulado La Iglesia cuela en clase de religión el...

Historia

El Concilio de Constanza decía constituirse para dar respuesta a una “necesidad” -la unidad de la Iglesia- que el emperador Segismundo juzgaba “urgente”. Aunque...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.