Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Religión

Arzobispo Viganò: la Mujer y el dragón

¿Cómo podemos nosotros conquistar al dragón? He aquí las respuestas que nos ofrece Monseñor Viganò y que el Señor corrobora a continuación, en ésta expléndida homilía.

Admiramini, gaudete: Christus facti sumus.
S.cti Augustini, En Johann. evang. Tracto. , 21, 8

Por el Arzobispo Carlo María Viganò

— La divina liturgia de esta Misa votiva en honor de María Santísima, bajo el título de Regina Crucis, nos propone en la Epístola la visión del Apocalipsis de la mujer y el dragón, que ofrece esta solemne celebración grande y Puntos importantes de reflexión.

La mujer representa a María Santísima y por tanto a la Iglesia, de la que es reina y madre, ya que es madre de nuestro Señor y Dios, cabeza del cuerpo místico, y Madre espiritual de los cristianos, que son miembros vivos de ese cuerpo. Bajo sus pies virginales, la mujer pisotea la luna, simbolizando así el desprecio por las cosas transitorias y cambiantes frente a la eternidad inmutable de Dios. Está revestida del Sol de Justicia, es decir, puesta bajo la protección de Cristo, y lleva una corona de doce estrellas, los doce apóstoles que son las joyas de la Iglesia.

Sus gritos por los dolores del parto aluden al hecho de que la Santa Iglesia -así como María Santísima- da a luz a los hijos de Dios a la vida de la gracia, uniendo sus dolores en compasión y armonía a la Pasión y redención de Cristo. , mereciendo así para la virgen el título de Reina de la Cruz. La Virgen María estuvo con Cristo cuando Él se llamó a Sí mismo, desde la Cruz, soberano del mundo; y al pie de la Cruz se vistió con el manto real del dolor perfecto, dejándose traspasar y coronar, empuñando el cetro del sufrimiento con su divino Hijo.

La Iglesia -de la que María es madre- engendra también a los más queridos de sus hijos: sacerdotes, ministros del sol y de la sangre , como los llamaba santa Catalina de Siena. Su nacimiento recuerda al dragón, o a Satanás, porque quiere despedazarlos para impedir que renueven místicamente el sacrificio de la Cruz, por el cual el Señor ha restituido al orden sobrenatural lo que el pecado de Adán merecía perder. Y desde la expulsión de nuestros primeros padres, la promesa del Protoevangelio (Gn 3,15) remite indefectiblemente a la visión del Apocalipsis, en la que se vuelve a proponer la batalla entre Cristo y Satanás, entre la descendencia de Cristo, que es la Iglesia, y la descendencia de Satanás, que es la antiiglesia o el Sanedrín masónico globalista.

Os recuerdo el triple asalto del dragón: el primer asalto es contra Jesucristo, el Hijo recién nacido de la mujer (Ap 12, 5), que escapa de los ataques del dragón siendo arrebatado al cielo; el segundo asalto es contra la mujer (Apoc 12:6), que huye al desierto -alegoría de un lugar protegido de los ataques de Satanás- por un período de 1260 días, o 42 meses o 3,5 años, es decir, el tiempo del reinado del anticristo (Ap 12:6 y 14); el tercer asalto es contra los hijos de la mujer, es decir, los cristianos y la Iglesia, pero obtienen la victoria sobre el dragón gracias a la sangre del Cordero (Ap 12,11).

Encuentro muy edificante y significativa esta triple distinción del ataque de Satanás: vemos que el diablo siempre ataca a Cristo, primero en su persona, luego en su cuerpo místico y finalmente en sus fieles. Sin embargo, la victoria que el Señor quiere obtener se realiza sólo en el tercer asalto: “Y el dragón se enojó contra la mujer, y se fue a hacer la guerra contra el resto de su descendencia, contra los que guardaban los mandamientos de Dios y tienen en el corazón el testimonio de Jesús” (Ap 12,17). ¿Quiénes son? ¿De quién habla San Juan cuando alude a la descendencia de la mujer, si no de aquellos que han permanecido fieles y no han apostatado la fe, ni se han dejado arrastrar por la cola del dragón (Ap 124)?

Es un gran consuelo ver cómo el Señor se complace en llamar a sus hijos a luchar en la batalla contra Satanás, para que, gracias a su generoso abandono en la voluntad de Dios, se conviertan en instrumentos dóciles del triunfo de Cristo sobre el que fue homicida desde el principio (Jn 8,44). El Señor no quiere vencer solo: quiere que Su victoria sea también la nuestra, si salimos al campo bajo las banderas de Cristo nuestro Rey y María nuestra Reina, que nos han redimido, Cristo en su Pasión y redención y María Santísima. Santos por su compasión y corredención, de nuestro estado de esclavos del demonio. Y he aquí de nuevo la Cruz, sobre la cual está sentado el rey ya cuyos pies está la reina madre; reina y madre de todo bautizado, pero especialmente de todo sacerdote,

No nos dejemos sorprender, pues, por el odio feroz del dragón hacia los hijos de la Iglesia, que son todos hijos espirituales de María Santísima: ese odio es reflejo del odio hacia la Iglesia misma, hacia la virgen inmaculada y hacia el Hijo de Dios, Nuestro Señor Jesucristo. Sorprendámonos más bien si el dragón no intenta devorarnos, porque eso significaría que no ve a Cristo en nosotros y que no nos considera un obstáculo en la guerra que libra contra Dios.

Sorprendámonos más bien si los siervos del dragón nos tratan como a sus amigos, porque de esto debemos entender que actuamos y pensamos según el espíritu del mundo, y no según el Espíritu de Dios.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Por eso en esta sociedad corrupta y rebelde, esclava del mal por una élite pervertida de mente y de voluntad, se ha desatado tanto contra los sacerdotes el dragón de la antiiglesia: sabe muy bien lo temibles que son, porque en sus manos está el Señor ha puesto el poder divino para consagrar el cuerpo y la sangre de Cristo, para ofrecer la víctima inmaculada al Padre en el santo sacrificio de la Misa, para perpetuar el río de gracias y bendiciones que protege a la mujer que se ha refugiado en el desierto , la imagen de la Iglesia.

Todo gira en torno a la Cruz, porque es allí donde Satanás ha sido vencido por Nuestro Señor, es allí donde Su Santísima Madre, unida a la Pasión del Hijo, pisoteó la cabeza de la serpiente como prometió en el Protoevangelio. Es allí donde la Madre de la Iglesia se muestra terribilis ut castrorum acies ordinata -terrible como un ejército en orden de batalla- contra el caos de las hordas infernales que asedian la ciudadela.

Sacerdocio, Misa, Eucaristía, María Santísima: estos fundamentos de nuestra religión son atacados diariamente por el demonio y sus siervos. el sacerdocio, porque la acción santificadora de su cabeza continúa en la Iglesia; la Misa, que es la acción principal del sacerdocio; la Santísima Eucaristía, que hace verdaderamente presente a Cristo bajo las sagradas especies, que se convierte en alimento espiritual hacia la patria celestial; la Virgen María, tabernáculo viviente del Altísimo y modelo de aquella santa humildad que vence la soberbia de Lucifer.

Puede leer:  Para marzo ya estarán las ediciones en alemán y español del libro-bomba de Mons. Gänswein

Ciertamente, debemos temblar por la suerte de aquellos que, cegados por el pecado, despotrican contra lo que es más eficaz para afrontar esta batalla. Y debemos horrorizarnos al oír a quien se sienta en el trono del Vicario de Cristo acusar de “indietrismo” -atraso- la custodia del depósito de la fe, de “rigidez” la fidelidad a la enseñanza de nuestro Señor, y de “formalismo” obediencia a lo que nuestro Señor enseñó a los apóstoles.

Porque esas palabras despotricantes, esas declaraciones delirantes que se multiplican desde hace diez años en el silencio narcotizado de la jerarquía, de los clérigos y de los fieles, constituyen la prueba más evidente y desconcertante de la extrañeza de Bergoglio, de su extrañeza a la papel que ostenta, en efecto, de su manifiesta aversión a todo lo que sea católico, apostólico y romano; a todo lo que realiza más íntimamente la presencia de Cristo Rey y Sumo Sacerdote: el sacerdocio, la Misa, la Eucaristía. Así como la aversión a la que es Madre de la Iglesia y Reina de la Cruz. Se nos hiela la sangre en las venas cuando escuchamos la doctrina de la corredención y mediación de María Santísima calificada de “tontería”.

No, queridos hermanos: no estamos “enfermos de la nostalgia”, porque no somos –ni debemos ser– del mundo, sino en el mundo. Porque las palabras de nuestro Señor no están sujetas a modas ni al paso del tiempo: veritas Domini manet in æternum (la verdad del Señor permanece eternamente). No anhelamos una era lejana, una edad de oro pasada, porque sabemos bien que la batalla entre Cristo y Satanás que se inició en el paraíso terrenal está llamada a continuar y a intensificarse cuanto más se acerca, inexorablemente, la redde rationem de la últimos tiempos, en los que el Arcángel San Miguel hará retroceder a Satanás y sus secuaces, por segunda vez y para siempre, al abismo. El nuestro no es un apego al pasado, sino a lo eterno . No es una forma de escapar a los desafíos del presente refugiándonos en un oasis de esteticismo, porque si así fuera –y lo es, como sabemos, para algunas comunidades llamadas conservadoras– seríamos culpables de comerciar de forma por la sustancia, comprometiéndose en los principios para preservar sus apariencias externas.

Miremos lo que está pasando en esta fase crucial de la historia de la humanidad y de la vida de la Iglesia con realismo y sin dejarnos engañar: hemos llegado muy cerca del final de los tiempos, y quizás de esos tres años y medio durante el cual la mujer huirá al desierto no son tan remotas como desearíamos. Tres años y medio en los que el anticristo reinará supremo sobre el mundo, persiguiendo y martirizando a los fieles en la indiferencia del mundo, en el silencio de los medios de comunicación, en la indiferencia cómplice de los falsos pastores. En efecto, por su impasible y sórdida complicidad, que manifiesta sus verdaderas intenciones y, lo que es peor, su traición a nuestro Señor.

Si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz: los jerarcas de la secta conciliar repiten estas palabras cuando, abusando de su poder como sumos sacerdotes del Sanedrín, quieren anular el sacerdocio instituido por Cristo transformando al sacerdote en oficial, impedir el santo sacrificio de la Misa corrompiéndolo en un banquete convivial, y profanar la Santísima Eucaristía al admitir a la Comunión a quienes no son dignos de recibirla. Bajad de la Cruz, claman: es decir, no llevéis a cabo la redención que tanto tememos.

Bajad del altar, advierten hoy: para que la redención no se perpetúe y se alargue en el tiempo, para que el sacrificio de hace mil novecientos noventa años quede confinado al pasado, se haga estéril e improductivo, como el talento enterrado en el campo por el siervo infiel. No somos los atrasados, los que están enfermos de nostalgia: son más bien ellos los que miran con horror la realidad de su propia guerra, que ya entonces estaba perdida, y tratan por todos los medios de impedir el triunfo de Cristo, después de haber fracasado en la atentado contra Él y contra la mujer vestida de sol, golpeando hoy a los hijos de la Iglesia, a los hijos de María Santísima.

¿Cómo podemos conquistar al dragón? “Gracias a la sangre del Cordero y a la palabra de su testimonio” (Ap 12,11): gracias a la Misa, que aún hoy derrama abundantemente la preciosísima sangre para la salvación de las almas; gracias al sacerdocio, que hace posible la Misa y difunde la palabra del testimonio mediante la predicación; gracias a la Santísima Eucaristía, el cuerpo y la sangre del Cordero. Y gracias a la mujer, imagen de María Santísima y de la Iglesia, en cuyo interior fue formado nuestro Señor y de cuyo seno nacen espiritualmente los hijos de Dios.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Miremos los hechos sub specie æternitatis (desde el punto de vista de la eternidad): sólo así podemos comprender el engaño de quienes actúan según la mentalidad del mundo -cuyo príncipe es Satanás- y poder contrarrestarlo.  Y no renunciemos a ser como el Señor quiere que seamos, y no como los mercenarios y lobos con piel de oveja quisieran que seamos en su “visión pastoral”.

Las palabras del venerable Pontífice Pío XII responden en nuestro nombre a la enésima declaración desconcertante y escandalosa de Bergoglio: “Detrás de quienes acusan a la Iglesia de ser rígida, sólo está la perversión del falso profeta, que ataca la verdad del mismo Cristo. ” Y que así sea.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo. 20 de mayo de 2023

Sabbato infra Octavam Ascensionis

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Actualidad

El próximo 11 de mayo, a las 19:00 en la Plaza de la Basílica de San Miguel (Calle San Justo, 4) se celebrará una...

Actualidad

Al terminar la Guerra española (1936-39) comenzó a celebrarse el homenaje a las madres en toda España por mediación de la Iglesia. El día...

Religión

Ha sido hecho público que el próximo 22 de marzo habrá un nuevo encuentro entre los obispos alemanes y la curia romana, encuentro que...

Religión

El arzobispo Viganò anunció sus planes para un nuevo seminario bajo su supervisión, al tiempo que insistió en que "se necesitan sacerdotes buenos y...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.