Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

Sociedad y derechos.

¿Tenemos derechos porque aceptamos vivir en una sociedad, o los derechos existen antes de “entrar” en un grupo social?

 

La pregunta surge ante propuestas como las de Hugo Tristram Engelhardt, un pensador de Texas que desde hace años escribe sobre bioética.

Publicidad.

 

Según Engelhardt, en sociedades pluralísticas resultaría imposible compartir principios éticos, porque las personas y los grupos piensan y actúan desde premisas diferentes y, en ocasiones contrapuestas.

 

Publicidad.

Así, quienes aceptan una fe (cristianos, judíos, musulmanes, etc.) piensan a partir de premisas teológicas con las que luego elaboran propuestas morales que dependen de tales premisas.

 

En cambio, quienes no tienen ninguna fe religiosa, por ejemplo agnósticos o ateos, piensan y viven según otras premisas, de tipo filosófico, cultural, etc.

Publicidad.

 

Entonces, ¿cómo pueden convivir personas con mentalidades a veces muy diferentes? Según Engelhardt, a través de una especie de acuerdo con el que se renuncia a imponer las propias creencias a los que piensan de modo diferente.

 

Publicidad.

Ese acuerdo crearía un espacio social donde quedase garantizado el derecho de cada uno a no sufrir violencia indeseada por parte de otros.

 

El problema que surge, ante las propuestas como la de Engelhardt, es el siguiente: ¿y qué ocurre con las personas que no aceptan tal acuerdo? ¿Quedan privadas de sus derechos?

Publicidad.

 

Para Engelhardt, tales personas no podrían reclamar sus derechos precisamente por haber quedado fuera del acuerdo social básico.

 

Publicidad.

En realidad, los derechos son propios de los individuos, sea que acepten un modelo social, sea que lo rechacen.

 

Esto es difícil de aceptar para quienes, como Engelhardt, no logran entender que resulta posible un pensamiento filosófico capaz de reconocer y demostrar que todo ser humano, desde que inicia a existir hasta que muere, tiene una dignidad propia, independientemente de lo que piense o haga.

Publicidad.

 

Los derechos básicos son propios de cada individuo, lo cual vale cuando uno decide vivir en una sociedad con leyes más o menos definidas, y también cuando uno opta por vivir de modo asocial (como ocurre con algunas minorías o con personas que vagabundean en tantos lugares del planeta).

 

Publicidad.

Frente a pensadores que supeditan la tutela de los derechos a la pertenencia a un grupo social organizado, hace falta reconocer y defender la dignidad de cada hombre, de cada mujer. Tal dignidad es la fuente para construir un mundo más justo e inclusivo. Un mundo en el que no habrá espacio para mentalidades discriminatorias, y en el que se promoverán actuaciones solidarias y abiertas, especialmente respecto de los más débiles y vulnerables.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Debemos recordar que Europa ha condenado el comunismo por transgresión grave de los derechos humanos.

Opinión

El Ministro Marlaska se declara incompetente en sus funciones.

Opinión

El resultado de toda esta evolución en los usos y costumbres internas del sistema norteamericano conduce a una clara pérdida de prestigio y calidad...

Opinión

Lo más grave, sobre la violencia callejera como forma absurda de protesta, es que personas que ni siquiera participan en los hechos la justifiquen.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.