Connect with us

¿Qué deseas buscar?

Historia

¿Mandó Franco matar al general Balmes para acelerar el alzamiento del 18 de julio?

Concentración del Requeté en la Plaza del Castillo de Pamplona

Sobre el general Francisco Franco pesaba la maldición de haber querido deshacerse los rivales que podían hacerle sombra. Por ejemplo, José Antonio, el líder de Falange, mucho más culto, más brillante y con más visión que él. Encarcelado en Alicante por el Gobierno de Largo Caballero y ejecutado con una farsa de juicio, siempre quedará la duda de si Franco hizo todo lo que pudo por liberarlo.

Haz clic para leer la historia de la semana

El otro rival fue el general Emilio Mola, una pieza clave en el Alzamiento del 18 de julio. Y partidario no de acabar con la II República sino de evitar que se deslizara a un régimen prosoviético. ¿Qué hubiera ocurrido, al terminar la contienda, con un Mola frente a Franco? Eso entra en el terreno de la historia-ficción, porque el general murió en un accidente de aviación en plena guerra, en 1937. Y todo indica que, a pesar de las sospechas lanzadas por los maliciosos, su muerte fue fortuita.

Menos conocida es la historia del general Amado Balmes. Y ahí entra Actuall.

Balmes era gobernador militar en Las Palmas cuando se pegó un tiro limpiando su pistola. Y en una fecha tan significativa como el 16 de julio de 1937, cuando los sublevados estaban ya a punto de alzarse contra la II República.

Publicidad.

Para Franco, destinado/arrinconado por el Gobierno del Frente Popular en Tenerife, los funerales de Balmes eran una excusa perfecta para abandonar la isla y viajar a Gran Canaria donde le esperaba el famoso avión Dragon Rapide, con el que daría el salto a Marruecos y sublevaría el Ejército de Africa.

Sobre esa conjetura se basó el historiador de izquierda Ángel Viñas para acusar a Franco de haber planeado la muerte de Balmes. Así lo dejó escrito, negro sobre blanco, en su obra La conspiración del general Franco. Especulaba Viñas que Franco ordenó la muerte de su colega por su negativa a unirse a la sublevación, y además, que pareciera un accidente.

Hay una parte de verdad: la muerte de Balmes le proporcionó a Franco la excusa perfecta para moverse de isla sin despertar las sospechas del Gobierno e iniciar la sublevación. Pero el resto es burda mentira.

Lo ha demostrado al cabo de casi 80 años, otro historiador, Moisés Domínguez, al analizar la autopsia de Balmes.

Para leer el artículo completo: http://www.actuall.com/criterio/democracia/mando-franco-matar-al-general-balmes-acelerar-alzamiento-del-18-julio/

Publicidad.

 

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Advertisement

Revista Soberanía Social

Soberanía Social, revista cuatrimestral de pensamiento gratuita. También recibirás semanalmente nuestro resumen de noticias.
Mantenemos tu datos en privado.

Donar

Tradicion Viva es un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores.

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Historia

Millán Astray siempre fue un hombre impulsivo, al igual que Unamuno, y por eso chocaron en ese momento.

Actualidad

En Italia se conmemorará en una celebración religiosa, el 1 de Abril del 36, Día de la Victoria.

Historia

La responsabilidad de la violencia política republicana residió, directamente y en última instancia, en los poderes públicos frentepopulistas monopolizadores del poder desde julio de...

Cultura

Su beatificación le convirtió en el primer gitano que alcanza la gloria de los altares en la historia de la Iglesia.

Advertisement

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.