Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Actualidad

El TS anula la condena de doce años prisión al integrante de ETA Alberto Ilundain

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha anulado la condena a doce años de prisión impuesta por la Audiencia Nacional al etarra Alberto María Ilundain Iriarte por los delitos de tenencia de explosivos con finalidad terrorista y de depósitos de armas de guerra al considerar que sólo se basó en la declaración de un coimputado y no fue corroborada por otras pruebas.

La Sala Segunda reitera que su jurisprudencia para considerar mínimamente corroborado el contenido de la declaración del coimputado que incrimina requiere que se aporten hechos, datos o circunstancias externos que avalen de manera genérica la veracidad de la declaración y la intervención en el hecho concernido.

En este caso, afirma la sentencia, la condena del recurrente sólo se asienta en la declaración sumarial del coimputado, que también fue condenado por estos hechos. Este afirmó que el acusado, entre otras personas, había participado el 7 de julio de 1993 en la recogida de material explosivo y armas en el cementerio de Ororbia (Navarra). Un material que, según su testimonio, cargaron en un coche propiedad del primero y que, después, trasladaron a una casa de Arraiza (Navarra) y, posteriormente, a un piso en Pamplona. Esta afirmación, indica la Sala, fue negada por el acusado, quien sí reconoció su participación en la constitución del comando Nafarroa de ETA.

Publicidad.

Para la Sala, la incautación a dicho comando de un cuaderno con anotaciones sobre frecuencias de radio de uso policial y la prueba de que el acusado escribió una parte importante de esos registros, “demuestra la verosimilitud del relato del coimputado cuando atribuye al acusado su responsabilidad en la creación del comando terrorista”.

Sin embargo, subraya el tribunal, ello “no supone una corroboración objetiva que aporte un punto de firmeza a la afirmación de que participó en la constitución del depósito de armas y explosivos que se incautó a ese comando un año y medio después, más aún cuando no se presenta prueba de la fecha en la que el acusado había terminado su aportación al grupo Nafarroa”.Tampoco existe ninguna prueba de que “el comando tuviera a su disposición el armamento o el material explosivo, durante el tiempo en el que el acusado permaneció con ellos y antes de regresar a Francia”, concluye la Sala.

Tras su entrega temporal a España para ser juzgado por estos hechos, Alberto María Ilundain fue devuelto el pasado mes de marzo a Francia donde fue condenado en 2006 a 17 años de prisión por delito de asociación de malhechores para fines terroristas por hechos cometidos en 2001.

Publicidad.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Actualidad

La posibilidad de una reforma al sistema judicial en la República Argentina divide las aguas en la política nacional.

Actualidad

La violencia desatada en Colombia responde a un plan estratégico diseñado para Colombia por el Foro de Sao Paulo.

Actualidad

La magistrada Marta Canales afirma que los documentos demuestran que la Junta Pro Pazo regaló el inmueble al jefe del Estado, no a Francisco...

Actualidad

La mujer acusó a su expareja falsamente de echarle pegamento en la vagina y se quedó tan pancha

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.