Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

El derecho a ser informados en tiempos de coronavirus …

Esta “guerra”, la guerra contra el coronavirus, no se ganará silenciando o amordazando a los medios de información

Decía el sabio cordobés conocido como Averroes (Abú I-Walid Muhammad Ibn Ahmad Ibn Muhammad Ibn Rushd aka Averroes, 1126-1198) que, la ignorancia lleva al miedo, el miedo lleva al odio, y el odio lleva a la violencia.

El gobierno frentepopulista, apoyado por socialistas, comunistas, separatistas y filoetarras, por fin ha declarado el “estado de alarma”, para intentar contener y vencer al coronavirus. Y lo ha decidido después de 200 muertos y más de 6000 infectados; y tras una reunión del consejo de ministros cargada de enfrentamientos y hasta de amenazas de ruptura del pacto de gobierno.

Aunque haya sido de una manera tan zafia, ruin, a destiempo…

Publicidad.

¡Más vale tarde que nunca!

El gobierno de Pedro Sánchez lleva días, semanas, meses, amagando y no golpeando, restando importancia a lo que todo quisqui bien o medianamente informado vaticinaba que, iba a ser una tragedia de enormes dimensiones, de gran magnitud, si no se le hincaba el diente a tiempo. Muy al contrario, el gobierno y sus agrupaciones afines, incluyendo sindicatos y “asociaciones de mujeres” han animado hasta hace apenas una semana, a la gente a salir a la calle, a tomar la calle, a tapar la calle, porque “el machismo mata más que el coronavirus”.

Y, mientras tanto, la oposición despistada, callada, y parte de ella, la que dice ser portadora de “valores” y que pretende “regenerar España”, compitiendo con el gobierno y sus afines en la tarea de congregar a gente de toda España, para infectarla del virus y que a su vez infecten a más españoles cuando regresen a sus lugares de origen.

Publicidad.

Tampoco se puede olvidar a la tropa de tertulianos, trovadores, aduladores y demás paniaguados “bienpagaos” de los diversos medios de manipulación de masas, haciendo espectáculos con el asunto, confundiendo a la población y propagando la ignorancia, la desinformación, de tal manera que, los españoles han seguido, de forma temeraria, como si tal cosa. La ignorancia ha llegado hasta tal extremo que, incluso ha habido estudiantes que tras las suspensión de las clases en los centros de enseñanza han montado fiestas, botellones, y se han ido de jarana a discotecas, para “celebrarlo”. Y mientras sus hijos hacían fiesta, muchos españoles se iban de “vacaciones” a su segunda residencia, o la playa.

E inevitablemente, llegó un momento en que, el gobierno (tras tanto desatino e inacción) empezó a anunciar, tímidamente, que se aproximaban tiempos difíciles y que habría que tomar medidas, acordes con la gravedad de la situación… y claro, como la gente estaba (y sigue estando) desinformada, su ignorancia la condujo al pánico. El miedo llevó a la gente a asaltar supermercados, temiendo que se acabara produciendo un desabastecimiento general y que, tuviera que recluirse en sus casas y no pudiera acceder a productos de primera necesidad, especialmente alimentos…

Por fin, este sábado, 14 de marzo, por la noche Pedro Sánchez comunicó a los españoles, a través de las diversas televisiones que, declaraba el estado de alarma. Lo cual supone la suspensión de diversos derechos constitucionales, tales como la libertad de movimiento, de tránsito, la libertad de reunión, la libertad de manifestación; así como la recentralización –y por tanto, privar a los gobiernos regionales de ellas- de las competencias de sanidad, educación, orden público, etc. a la vez que se advierte a los españoles de que se acabará sancionando a quienes salgan de sus casas sin verdadera necesidad, y que se acabará recurriendo al ejército si las diversas fuerzas policiales fueran insuficientes, para mantener el orden y llevar a cabo una lucha eficaz contra el “coronavirus”.

Publicidad.

El gobierno ha declarado el estado de alarma, pero sigue sin facilitar información suficiente a los españoles.

Es el desconocimiento, es la falta de información la que incita a las personas a cometer estupideces, e incluso a causar daño, a perjudicarse a sí mismas y a los demás; es la ignorancia la que empuja al miedo, causando una alarma innecesaria, además de peligrosa, es la desinformación la que empuja a las personas a emprender acciones desesperadas, imprudentes, irresponsables.

Es el miedo, el pánico, el terror, el que acaba derivando en odio, y finalmente (Dios no lo quiera) en violencia.

Publicidad.

Si el gobierno frentepopulista pretende de veras combatir la pandemia del coronavirus de forma eficaz, frenar su propagación, evitar más contagios y más muertes, no puede seguir hurtando información a los españoles, y menos poner obstáculos a la libertad de prensa. Y digo esto porque, ayer, sin ir más lejos, el gobierno vetó a medios de información que tienen generalmente una actitud crítica y no son obedientes, sumisos con la coalición de gobierno.

Casi desde que fue creada la agrupación política “podemos”, hace ya más de un lustro, su líder, Pablo Iglesias, hablaba de crear una ley de prensa, que según este partido político, es necesaria para “evitar que se difundan mentiras por parte de los medios de comunicación”, y lógicamente estaba proponiendo la creación de un  Ministerio de la Verdad, a la manera de la novela “1984” de George Orwell.

Cualquier democracia liberal, y se supone que España aspira a serlo, aunque la salud de la “democracia a la española” sea manifiestamente mejorable, debe poseer, entre otros el derecho al libre pensamiento, y el derecho a la libre expresión de ideas y opiniones, sea cual sea el procedimiento; pero, ¿Acaso el que el gobierno haya declarado el estado de alarma lleva implícito que se suspenden el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la información y la libertad de prensa?

Publicidad.

¿Existe algún motivo para pensar que si no se informa a los españoles de la grave situación que en estos momentos sufrimos, el combate contra el coronavirus va a ser más eficaz?

Ayer noche el presidente del gobierno pedía solidaridad, al mismo tiempo que afirmaba que esta “guerra” la vamos a ganar entre todos.

¿De verdad es posible lograr el apoyo de los ciudadanos, hacer que tomen conciencia de la gravedad de la situación, conseguir una mayor implicación de todos los españoles, empezando por recluirse en sus casas y transitar lo menos posible por las vías públicas, y evitar el colapso de los centros de salud y hospitales, etc. si no se les facilita la información a la que tienen derecho?

Publicidad.

El derecho a la libertad de expresión, a la libertad de prensa, el derecho a ser informado, significa que cualquier persona tiene derecho a manifestar sus ideas sin miedo a ser reprimidas, sin temor a la interferencia o la acción punitiva del gobierno; y por supuesto, la libertad de expresión de los individuos particulares, incluye el derecho a no estar de acuerdo con sus antagonistas, disentir de quien le plazca, y en suma, el derecho a no escucharlos y  en último extremo a no financiarlos.

Insisto, para vencer al coronavirus es imprescindible estar bien informado, y salvo que se demuestre lo contrario, las actuales circunstancias que sufrimos, España y los españoles, no tienen por qué llevar aparejadas ninguna clase de censura gubernamental. No existe razón alguna para silenciar a ningún medio de información, obstaculizar su labor informativa y menos “secuestrar de facto” ninguna publicación.

Esta “guerra”, la guerra contra el coronavirus, no se ganará silenciando o amordazando a los medios de información.

Publicidad.

Evidentemente, el gobierno frentepopulista tiene derecho a defender su punto de vista acerca de la crisis del coronavirus, pero tendrá que asumir las consecuencias de sus actos y soportar el desacuerdo, las críticas y la impopularidad que suscite, e incluso la falta de apoyo, aunque no le agrade a los miembros del gobierno.

Y ya para terminar: España no se merece un gobierno que mienta, hurte información a los ciudadanos o recurra a las medias verdades.

COMPARTE

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

El Ministro Marlaska se declara incompetente en sus funciones.

Opinión

«La gran suerte para el comunismo es que Hollywood no le haya dedicado tantas películas como le ha dedicado al nazismo».

Opinión

La Sra. Calviño es peligrosa, no por ser “comunista”, evidentemente, sino por la representante del mundialismo y la delegada de la UE para controlar...

Opinión

El cardenal Osoro asume la tesis del gobierno social-comunista sobre el Valle de los Caídos.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.