Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

De ciudadanos a esbirros

Ante la destitución de Pérez de los Cobos prepárense para acatar acríticamente su condición de esbirros, y cumplir con la voluntad soberana del líder carismático.

Imagen Pixabay

La ciudadanía es un concepto revolucionario, y como todo concepto revolucionario, tiende a desarrollarse hasta el infinito. Con el cese de Pérez de los Cobos el Gobierno de Pedro Sánchez considera que ya es el momento de quitarse la careta, y convertir al ciudadano en esbirro fiel a la voz de su amo.

La revolución desarmó al pueblo mediante el concepto de ciudadanía, que si bien no era un concepto nuevo, si sufrió un cambio de sentido, y así los demagogos ilustrados nos hicieron creer que los individuos aislados, frente al tradicional concepto de pueblo, serían capaces de crear por sí mismos las normas que regularían la vida social; de esta forma desaparecieron los cuerpos intermedios de la sociedad (familia, corporaciones, gremios …), y el individuo se encontró solo frente al Estado. La revolución concibió a los ciudadanos como los sujetos destinados a crear las leyes con capacidad coercitiva, y desde ese momento ni la tradición, ni la costumbre, ni el derecho natural, ni siquiera el sentido común serían fuente de derecho. Tras la revolución, la supuesta voluntad libre del ciudadano sería suficiente para imponer al conjunto de la sociedad el deber de obedecer.

Desde esta perspectiva, el ciudadano se oponía al vasallo, al súbdito, sin reparar que el súbdito formaba parte de un pueblo, de una corporación, de un gremio, y como tal poseía los derechos que le correspondían, no solo como individuo, sino por su pertenencia a los diferentes cuerpos intermedios.

Sin embargo, la revolución no enseñó que la voluntad individual puede suponer la mayor de las esclavitudes, pues el ciudadano, que es supuesto portador de todos los derechos, sin embargo, se encuentra desarmado para enfrentarse al poder, ya no puede reclamar la ayuda de sus congéneres, solo le cabe cumplir con la ley, que supuestamente se ha dado el mismo, con independencia que esta ley sea justa, o injusta, oportuna o inoportuna, razonable o irrazonable.

Y en esta ficción de libertad vivíamos hasta que el ínclito Ministro Marlaska decidió cesar al Coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, ¿el motivo? no plegarse al dictado del Gobierno, y no entregar un informe en el que precisamente se investiga al Gobierno de Sánchez por sus mentiras y negligencias en la crisis del COVID-19. Con este cese, el Gobierno de Pedro Sánchez descubre sus cartas, y transmite a “la ciudadanía” un claro mensaje: para este gobierno no existen leyes, no existen normas, la voluntad del Presidente es ley, y es imposible oponerse a la misma, ni siquiera la justicia tiene competencias para controlar el ejercicio del poder político.

Para aquellos que aceptaron acríticamente su condición de ciudadano, y olvidaron el concepto de soberanía social, solo cabe hacer una recomendación: prepárense para acatar acríticamente su condición de esbirros, y cumplir con la voluntad soberana del líder carismático.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

Puede leer:  COLOMBIA: Un país en disolución

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Abogado, académico de la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades y colaborador de numerosas publicaciones y revistas, exdirector de la sección cultura del periódico digital Minutodigital, e impulsor de numerosas iniciativas de la sociedad civil para fomentar la participación ciudadana real en la vida política y social, como el Centro Jurídico Tomás Moro, el Centro de Estudios Históricos General Zumalacárregui, o la Asociación Editorial Tradicionalista. Actualmente es director de Tradición Viva

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Opinión

Otra cosa no, pero lo que es ignorantes maliciosos es algo que genera en cantidades industriales, debido a su modus operandi de exaltar la...

Opinión

Gracias por ser tan inútil, y haber dejado que el movimiento feminista haya quedado a los pies de los caballos.

Opinión

El caso es que entre la disidencia chusquera, entre los presuntos despiertos que presumen de estar iluminados...

Opinión

Para este señor el problema de la inmigración NO existe, el de la islamización tampoco y el de la seguridad publica aún menos. Son...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.