Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Análisis

¿Se puede definir una geopolítica del coronavirus?

La crisis no congeló la dinámica de la geopolítica mundial; la camufló ante los ojos de las masas; inundó los medios de comunicación con noticias alarmantes, más o menos artificiales, mientras los protagonistas de la “gran política” acaparaban sus arsenales y desarrollaban estrategias para aplicarlas a partir de la tercera década del siglo XXI.

Imagen con licencia Pixabay

Por Robert Steuckers (traducción: Carlos X. Blanco)

Primera observación: nada está claro en el discurso de los medios de comunicación, que en su mayoría son teledirigidos desde las farmacéuticas americanas.

Las contradicciones se suceden y se superponen: ¿este virus es natural (una variante más perniciosa de la gripe estacional) o se escapó voluntaria o involuntariamente de un laboratorio chino? ¿La práctica de la contención es útil o totalmente inútil, como parece demostrar la experiencia sueca? En esta pandemia parecen estar injertados otros proyectos: el de poder controlar mejor, en su momento, las masas humanas aglutinadas en las grandes megalópolis; el de una vacunación planetaria que beneficiaría en gran medida a las autoridades de la “Big Pharma”, hipótesis aparentemente confirmada por las declaraciones tanto anteriores como actuales de Bill Gates; una vacunación tan generalizada permitiría también hacerse con los fondos acumulados por las políticas sociales socialistas y keynesianas de los países industrializados de Europa. Por otra parte, la falta de preparación de los Estados y los desórdenes en los pedidos y la distribución de las mascarillas sanitarias, la disputa sobre las drogas en Francia con el Dr. Didier Raoult como principal protagonista que aboga por un simple tratamiento con cloroquina, la muy reciente hipótesis que pone en tela de juicio la validez de los tratamientos elegidos para frenar la enfermedad, el abuso fatal en la distribución de Rivotril en los centros asistenciales y de ancianos, todo ello aboga a favor de la hipótesis (¿conspiración? ) de una puesta en escena planetaria, destinada a crear y amplificar el pánico: en este sentido, el sistema político-mediático, dominado y estipulado por las altas finanzas, los grupos de presión farmacéuticos y el GAFA, desempeñaría bien su papel en el escenario que se le habría dictado, el de preparar a las masas para aceptar las vacunas, el confinamiento y otras medidas policiales inéditas y sin precedentes, incluso en los regímenes considerados como los más represivos. Sin embargo, el canal de televisión francés LCI acaba de revelar que las altas tasas de letalidad y contagio del virus se han exagerado considerablemente tras los discursos alarmistas y apocalípticos de los representantes de la OMS. La contención, contra la cual la opinión pública alemana y holandesa se opone con vehemencia, ha sido por lo tanto totalmente inútil o bien ha sido un pretexto para desarrollar nuevas técnicas de control policial, imitando a las técnicas que existen en las futuras (pero muy próximas) “ciudades inteligentes” chinas, entre las que mencionaremos sobre todo las técnicas de reconocimiento facial. Cualesquiera que sean las hipótesis que puedan formularse sobre los efectos, reales o inventados, de la actual pandemia, hay que admitir que los trastornos que se están produciendo actualmente en la escena política internacional, sobre todo en Eurasia, no se verán en modo alguno detenidos por la pandemia: al contrario, las oficinas de los estrategas ya están preparando activamente el mundo que seguirá a la crisis del virus. Esta pandemia nos permite, obviamente, camuflar una serie de cambios beneficiosos para el hegemón, a pesar de las debilidades que éste parece mostrar en su declive industrial, en la decadencia de su sociedad o en los fallos de su sistema sanitario. Por lo tanto, se requiere la vigilancia de todos aquellos que desean ver el agarre a menudo sofocante de este hegemón que se retira.

Imagen con licencia pixabay

En primer lugar, la zona de mayor turbulencia conflictiva parece estar desplazándose de los complejos ucranio-sirio e iraquí hacia el Mar de China Meridional. El principal enemigo del hegemón parece ser China, muy claramente, mientras que desde 1972, China fue, primero, el aliado de los reveses contra la URSS, antes de convertirse en un importante socio económico que permitió la práctica neoliberal de la reubicación en zonas asiáticas con mano de obra barata. China, en el complejo que algunos geopolitólogos llamaron “Chinamérica”, era el taller de la economía real, que producía bienes concretos, mientras que el hegemón se reservaba los servicios para sí mismo y ahora practicaba una economía virtual y especulativa, que pretendía calificar de totalmente suficiente, mientras que la crisis actual demuestra sus flagrantes insuficiencias: no se puede prescindir de la economía real con una buena dosis de planificación o regulación “política”. Las potencias medias de Europa, sumisas a la americanización, han imitado esta desastrosa práctica inaugurada por el hegemón desde el momento en que China, aunque ideológicamente “comunista”, se convirtió en su aliado para derrotar a la Rusia soviética. En este contexto, Europa abandonó gradualmente sus prácticas planificadoras o lo que Michel Albert había llamado “capitalismo renano (patrimonial)”: es la Alemania la que se autodestruye, descrita por Thilo Sarrazin, o Francia la que se suicida, explicada por Eric Zemmour. La crisis del coronavirus demostró, entre otras cosas, que Francia, e incluso Alemania, ya no producían pequeños bienes de consumo básicos en cantidades suficientes, como las mascarillas sanitarias, que ahora se fabrican en países con mano de obra más barata. Todos los errores del neoliberalismo y la deslocalización han salido a la luz con el telón de fondo de la crisis económica que se está gestando desde el otoño de 2008.

China ha acumulado una cantidad colosal de divisas tras aceptar este papel como taller mundial. Sin embargo, el taller planetario tuvo que asegurar las rutas de comunicaciones marítimas y terrestres para llevar estos productos terminados a sus destinos en Europa, África y América del Sur. Cuando China fue un aliado reincidente en la esfera americana durante la Guerra Fría, e incluso durante una o dos décadas después del final de este virtual conflicto, no tenía vocación marítima y sus tareas continentales/telúricas se limitaban a consolidar sus franjas fronterizas en Manchuria, su frontera con la Mongolia Exterior y la zona del antiguo Turquestán Chino, que había estado bajo influencia soviética en la época de la gran miseria de China. Esta área, una vez codiciada por Stalin, es el actual Sin-Kiang, poblado por una minoría indígena Uighur.  Así pues, China practicó una política de “contención”, de contención, que también (y sobre todo) sirvió a los intereses de los Estados Unidos. Se estableció entonces una paz tácita en el frente marítimo taiwanés y los dos estados chinos llegaron incluso a prever una reconciliación lato sensu, que tal vez podría conducir a una rápida reunificación, similar a la reunificación alemana. El Partido Comunista Chino y el Kuo-Min Tang de Taiwán podrían haber resuelto sus diferencias en nombre de una ideología planificadora y productivista efectiva.

Publicidad.

La urgente necesidad de asegurar las vías marítimas de las propias costas chinas, a lo largo del Mar de China Meridional y hasta el cuello de botella de Singapur, ha cambiado gradualmente la situación. Las noticias chinas en el Mar de la China Meridional implicaban, en una etapa posterior y bastante previsible, proyectarse mucho más allá de Singapur a la India (que pretendía establecer su soberanía sobre partes cada vez más grandes del Océano Índico) y luego a la Península Arábiga y el Mar Rojo para llegar al Mediterráneo. En resumen, una actualización de la política del Emperador Ming que había apoyado primero las expediciones del Almirante Zheng He en el siglo XV antes de dejar de apoyar esta política oceánica para concentrarse en la muy costosa explotación hidráulica de la China continental. Xi Jiping, explica el gran geopolitólogo sinófilo y euroasiático Pepe Escobar, en un artículo reciente, no parece querer repetir el error estrictamente continentalista por el que finalmente optó el emperador Yong Le.

En efecto, el gigantesco proyecto de la China actual consiste en crear nuevas rutas terrestres de la seda en la gran masa continental euroasiática y, al mismo tiempo, abrir rutas marítimas hacia el Océano Índico, el Mar Rojo y el Mediterráneo, basándose en un enlace terrestre desde la China continental hasta el puerto pakistaní de Gwadar, y luego abrir, con la ayuda de Rusia, una segunda ruta marítima de la seda a través del Ártico hasta Hamburgo, Rotterdam y Amberes. Este colosal proyecto euroasiático es un gran desafío para el hegemón, que pretende continuar la política exclusivamente talasocrática y de contención del último Imperio Británico y, en consecuencia, sabotear todas las iniciativas destinadas a desarrollar las comunicaciones terrestres, ya sea por ferrocarril (como el Ferrocarril Transiberiano de 1904) o por vía fluvial, que podrían relativizar o minimizar la importancia de las comunicaciones oceánicas (las ‘Autopistas del Imperio’). Los chinos son más seguidores de Friedrich List, un economista del desarrollo, que de Karl Marx. List fue también una de las grandes inspiraciones de Sun Ya Tsen, cuyo objetivo era sacar a China del “siglo de la vergüenza”. Para contrarrestar este proyecto a gran escala, los Estados Unidos ya están sugiriendo una alternativa, también “Listianista”, en medio de la crisis del coronavirus: bloquear a China desde Singapur y sugerir a Rusia la explotación de las rutas terrestres y ferroviarias de Siberia, o incluso la ruta del Ártico, que se acoplaría, mediante la construcción de un puente sobre el Estrecho de Bering, con rutas similares en el continente norteamericano. Esto también permitiría controlar la zona designada como “Gran Oriente Medio”, que abarca las antiguas repúblicas musulmanas soviéticas y está bajo el mando estratégico del USCENTCOM, que sigue contando con el apoyo efectivo de la posesión de la pequeña isla de Diego García, un portaaviones insumergible en medio del Océano Índico. Sin ninguna proyección válida hacia el Mediterráneo y Asia Central, Rusia sólo conservaría su papel de “puente” entre Europa y China, cuya única política marítima tolerada se limitaría entonces al Mar de la China Meridional, por una parte, y al continente norteamericano, por otra. El plan final de la nueva política del Estado Profundo sería entonces: contener las ambiciones marítimas de China, incluir a Rusia en un proyecto siberiano/ártico en el que China ya no intervendría, controlar el Gran Oriente Medio, sin que ni China ni Rusia puedan controlar esta zona y este mercado de ninguna de las maneras.

La repentina irrupción del coronavirus y la culpabilización de la pandemia, que los caucus de los Estados profundos atribuyen a China y al laboratorio de Wuhan con fines propagandísticos, permite desplegar todas las estrategias y tácticas para contener a China en las aguas del Pacífico y dejarle el control directo sólo de las aguas cercanas a su costa, sin permitirle, por supuesto, saturar Filipinas y con, además, un Vietnam consolidado por la ayuda americana, como amenaza permanente en su flanco sur. El sitio “Asia Times“, con sede en Tailandia, recordó, estos días, que el estado islámico estaba anotando puntos en Filipinas, para disgusto del presidente filipino Rodrigo Duterte, enojado con el hegemón y partidario de un acercamiento con China: en resumen, el escenario habitual…

Pepe Escobar esboza las dos primeras sesiones del 13º Congreso Nacional Popular, cuya tercera sesión debía celebrarse el 5 de marzo de 2020, pero que fue aplazada debido a la crisis del coronavirus. Ya se puede imaginar que China aceptará la ligera recesión que sufrirá y dará a conocer las medidas de austeridad que deberá adoptar. Para Escobar, las conclusiones de este 13º Congreso proporcionarán una respuesta a los planes ideados por los Estados Unidos y puestos en papel por el Teniente General H. R. McMaster. Este militar del Pentágono describe a China como una de las tres amenazas al “mundo libre” con : 1) El programa “Made in China 2025“, destinado a desarrollar nuevas tecnologías, en particular en torno a la empresa Huawei y el desarrollo de 5G, indispensable para crear las “ciudades inteligentes” del futuro y en las que China, en todas las apariencias, está muy adelantada; 2) con el programa “Rutas de la Seda”, a través del cual los chinos están creando una clientela de estados, incluido el Pakistán, y reorganizando la masa terrestre euroasiática; 3) con la fusión “militar-civil”, una coagulación de las ideas de Clausewitz y List, en la que, a través de la telefonía móvil, China demostrará ser capaz de desarrollar grandes redes de espionaje y capacidades de ciberataque. A principios de mayo de 2020, Washington se negó a entregar componentes a Huawei; China tomó represalias colocando a Apple, Qualcomm y Cisco en una “lista de empresas poco fiables” y amenazó con dejar de comprar aviones civiles de fabricación estadounidense. Todo esto, y Escobar no lo menciona en su reciente artículo, en un contexto en el que China tiene el 95% de las reservas de tierras raras. Estas reservas le han permitido hasta ahora ganar puntos en el desarrollo de nuevas tecnologías, incluyendo 5G y la telefonía móvil, los objetos del principal resentimiento americano hacia Beijing. Para hacer frente al avance de China en este campo, el hegemón debe encontrar otras fuentes de tierras raras: de ahí la propuesta indirecta de Trump de comprar Groenlandia al Reino de Dinamarca, formulada el otoño pasado y reformulada en medio de la crisis del coronavirus. China está presente en el Ártico, al amparo de una serie de empresas mineras en una zona altamente estratégica: el llamado pasaje GIUK (Groenlandia-Islandia-Reino Unido) fue de extrema importancia durante la Segunda Guerra Mundial y durante la Guerra Fría. Todo el espacio ártico está volviendo a serlo, y más aún dados los recursos que contiene, incluidas las tierras raras de las que los Estados Unidos están tratando de apropiarse, y dado el paso del Ártico, liberado del hielo por los rompehielos rusos de propulsión nuclear, que se convertirá en una ruta más corta y segura entre Europa y el Lejano Oriente, que la que hay entre el complejo portuario de Amberes/Amsterdam/Hamburgo y los puertos de China, Japón y Corea. Por lo tanto, el hegemón tiene un doble interés en los proyectos de Groenlandia que está articulando: asentarse y aprovechar los activos geológicos de Groenlandia, y sabotear la explotación de la ruta del Ártico. ¡La crisis del coronavirus oculta este asunto geopolítico y geoeconómico que concierne a Europa en primer plano!

Volvamos al 13º Congreso Nacional Popular de mayo de 2020. Éste prevé como prioridad el desarrollo de las regiones occidentales (Sinkiang y Tíbet), el fortalecimiento de los lazos con las ex repúblicas soviéticas que limitan con esas regiones y, entre otras cosas, la construcción de puertos de gran calado y una acentuada política ecológica basada en el “carbón limpio”. El problema es que la Iniciativa del Cinturón y la Carretera [« Belt & Road Initiative »] está al final de la lista de nuevas prioridades, lo que en sí mismo es un triste revés.

Publicidad.

El hegemón parece estar cediendo un poco en Ucrania, Siria e Irak, pero Irán sigue siendo un enemigo que hay que eliminar o al menos hacerlo implosionar a través de las sanciones. La severidad de las medidas represivas del hegemón aumenta a medida que los europeos se centran en los efectos del Covid-19, a pesar de sus recientes llamamientos para que se relajen las sanciones y se invente una artimaña para eludir el embargo estadounidense, lo cual no está en absoluto en consonancia con sus intereses comerciales y geopolíticos. Irán sigue siendo un objetivo importante, a pesar de la centralidad de su territorio en la zona delegada al USCENTCOM o “Gran Oriente Medio”: con el fin de controlar esta zona, que una vez fue la de la “civilización iraní”, Washington trata de hacer implosionar su centro. La razón de este ostracismo anti-iraní tenaz y particularmente agresivo es doble: una es la continuación de una estrategia muy antigua, la otra está determinada por la existencia misma del excedente de petróleo que el Irán puede utilizar para establecer una hegemonía regional limitada. La muy antigua estrategia, articulada hoy por los Estados Unidos, tiene como objetivo prohibir a cualquier potencia que opere desde el territorio del Antiguo Imperio Parto entrar en la costa oriental del Mediterráneo. Los Estados Unidos, de hecho, se presentan, según el historiador-geopolitólogo Edward Luttwak, como los herederos de los imperios romano, bizantino y otomano en el Levante y Mesopotamia. La política romana desde Trajano hasta el colapso de los bizantinos en la región tras los golpes de los ejércitos musulmanes después de la muerte del Profeta era mantener a los persas fuera del Mediterráneo y de la Mesopotamia. La crisis del coronavirus permite, al abrigo de la atención de los medios de comunicación, demonizar aún más a Hezbolá en el Líbano, siendo este partido chiíta una antena iraní en las orillas del Mediterráneo oriental, al tiempo que es un sólido baluarte contra el enemigo oficial islamista-sunita (pero que es un verdadero aliado), representada por el EIIL, y permitir que Netanyahu y su nuevo gobierno compuesto y heteróclito se anexionen la Ribera Occidental, prácticamente eliminando los restos dejados a la ahora debilitada y desacreditada Autoridad Palestina. Con el telón de fondo del indescriptible caos que persiste entre Siria e Irak, el hegemón consolida el estado sionista, de hecho calificable como “judeo-herodiano” en el sentido de que los reyes de Herodes eran peones de los romanos, para hacer de Judea-Palestina una barrera infranqueable contra cualquier penetración persa. Europa, obsesionada por el invisible y quizás ficticio coronavirus, observa esta problemática mutación en funcionamiento en el Mediterráneo oriental sólo con un ojo muy discreto. El otro peón de Washington en la región es Arabia Saudita, cuya política se ha visto un tanto perturbada en los últimos meses, aunque no puede decirse que el acuerdo creado en la cubierta del edificio USS Quincy en 1945 por el rey Ibn Saud y el presidente Roosevelt se haya alterado fundamentalmente, Esto queda claramente demostrado por el apoyo occidental a las políticas belicistas y genocidas de los sauditas en el Yemen, donde mercenarios colombianos y eritreos están operando en medio de una crisis de coronavirus: En esta región altamente estratégica, el hegemón y sus aliados están avanzando peones mientras que los medios de comunicación están ocupando la opinión pública en la americanosfera con las espantosas historias de un coronavirus que no desaparecería con el calor del verano y que volvería al primer plano tan pronto como llegaran las primeras heladas del otoño. El escritor palestino Said K. Aburish ha recordado, en obras que apenas se citan en la polémica sobre el conflicto israelo-palestino, el papel siempre pro-occidental de los saudíes, aliados tácitos del proyecto sionista desde la Primera Guerra Mundial, proyecto imaginado por el biblista protestante Sykes. 

El valor añadido que el petróleo iraní puede representar para la República Islámica, como lo fue una vez para el Sha, podría servir a un polo económico euro-iraní, sin perjudicar en absoluto a Rusia, lo que el hegemón nunca ha admitido, que desea que no haya ninguna intervención (pacífica) europea o rusa o incluso india y china en este corazón territorial del “Gran Oriente Medio” que reserva exclusivamente para una próxima partida de póquer, con el fin de convertirlo en un territorio de “economía penetrada” con una demografía más exponencial que en el resto del mundo (aunque Irán está experimentando un cierto estancamiento de los nacimientos). El “Gran Oriente Medio” no es sólo una reserva de hidrocarburos, sino también una zona en la que todavía existen las gigantescas plantaciones de algodón de la antigua URSS, que son de interés para la industria textil americana.

Trump -a pesar de las promesas electorales y las esperanzas que había despertado en millones de ingenuos, que creían que iba a derrotar al Estado Profundo totalmente formateado por los cenáculos de los “neoconservadores”- no impidió el reclutamiento de una nueva generación de neoconservadores en el arcano de su gobierno y en el Departamento de Asuntos Exteriores de los Estados Unidos. Así, para el Medio Oriente, Simone Ledeen, hija del musculoso neoconservador Michael Ledeen, dará en el futuro los contornos de la política americana en esta región de grandes turbulencias. Es autora, junto con su padre, de un libro titulado How We Can Win the Global War, en el que Estados Unidos está acampado como un imperio del Bien, desamparado y asediado por una serie de enemigos perniciosos de los que se dice que Irán es el principal instigador, el centro de la conspiración antiamericana en el mundo. Esta nueva promoción de una dama neoconservadora del agua más pura, que se encuentra en la maquinaria de la política exterior neoconservadora desde 2003, tuvo lugar durante el período de la crisis del coronavirus.  

Finalmente, la crisis mundial del coronavirus camufla las actuales maniobras del hegemón en su propio hemisferio, buscando arruinar la dimensión cuatricontinental que el BRICS podría haber asumido cuando Brasil formaba parte de él y cuando Argentina estaba cerca de él. Hoy, en medio de la crisis del Covid-19, Estados Unidos está intensificando la presión contra Venezuela, agitando los disturbios en el Caribe donde está desplegando su flota, rebelándose contra la escolta de los petroleros iraníes por parte de la marina del IRI, cuando nada en el derecho internacional podría incriminar las relaciones comerciales bilaterales entre dos países boicoteados por Estados Unidos y, tras ellos, por toda la esfera americana. Al mismo tiempo, Trump, que fue elegido para contrarrestar las acciones del Estado Profundo pero que ahora las favorece a su manera, declaró su retirada del Tratado de Cielos Abiertos, que permitía a los signatarios vigilar los movimientos militares de los demás, en aras de la transparencia y la pacificación. Con la retirada estadounidense del tratado sobre el programa nuclear iraní, tenemos las premisas de una nueva guerra fría, premisas que Rusia deplora pero que, en Europa occidental, se borran deliberadamente de las preocupaciones de las masas, aterrorizadas por la progresión, real o imaginaria, del coronavirus, pegadas a sus pantallas para contar los muertos, preocupadas por la compra de máscaras o geles hidroalcohólicos o esperando el lanzamiento de una vacuna en el mercado farmacéutico. Durante estas prosaicas agitaciones, generadas por el poder blando y las técnicas de la guerra de cuarta dimensión, los peones americanos de la nueva Guerra Fría están avanzados, anclados en la realidad estratégica.

Publicidad.

La crisis no congeló la dinámica de la geopolítica mundial; la camufló ante los ojos de las masas; inundó los medios de comunicación con noticias alarmantes, más o menos artificiales, mientras los protagonistas de la “gran política” acaparaban sus arsenales y desarrollaban estrategias para aplicarlas a partir de la tercera década del siglo XXI.

Este artículo se publicó primero en lengua francesa en el digital www.strategika.fr

COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Publicidad.

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

LIBRO

Carlismo para principiantes

Revista Tradición Viva

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Podcast

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Rafapal: El carlismo

Actualidad

Más que interrogarse sobre quién acabará siendo declarado ganador de la elección ‎presidencial en Estados Unidos, el general Delawarde expresa su sorpresa ante la...

Actualidad

Trump ha vuelto a utilizar twitter para poner las cosas claras.

Actualidad

La certificación de votos en Pensilvania, Georgia y Nevada está en manos de los tribunales.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.