Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Opinión

Operación

En 1941 la opinión pública estadounidense estaba mayoritariamente en contra de la entrada de su país en la Segunda Guerra Mundial. No obstante, el plan de las Fuerzas Secretas era que Estados Unidos participara en la contienda para hacerla efectivamente de alcance mundial.

Así es que pusieron en marcha una operación para cambiar la opinión del pueblo americano consistente en lanzar un ataque de Japón contra la flota estadounidense en el Pacífico estacionada en la base Pearl Harbor.

El pretexto nipón de ese ataque era impedir la intromisión de los Estados Unidos en las operaciones militares que planeaban realizar en Oceanía y el Sudeste Asiático. Algo así como el pretexto actual de Rusia para invadir Ucrania alegando su seguridad nacional.

El 26 de noviembre de 1941, una fuerza de ataque japonesa formada por 6 portaaviones, 2 acorazados, 3 cruceros, 9 destructores, 23 submarinos, 5 minisubmarinos y 414 aviones, partió de las Islas Kuriles.

Los 11 días de travesía hacia Pearl Harbor se llevaron a cabo en el más absoluto silencio, ya que el éxito del ataque dependía del factor “sorpresa”.

A primera hora de la mañana del 7 de diciembre, una primera oleada de aviones formada por 183 aparatos atacó la base naval. Los objetivos fueron los barcos anclados en el puerto, los aeródromos, hangares, puestos de comunicaciones y baterías antiaéreas. El ataque fue realizado por más de 300 aviones que, en dos oleadas, bombardearon y ametrallaron las instalaciones de la base naval y los barcos anclados en el puerto. Curiosamente no atacaron la central eléctrica, depósitos de combustible, el cuartel general, la sección de inteligencia y los tres portaaviones del Pacífico, el Enterprise, Lexington y Saratoga que “casualmente” estaban fuera de la base cuando se produjo el ataque.

A pesar de tener información los servicios de inteligencia de lo que se preparaba, el alto mando fingió no saber nada para que se pudiese llevar a cabo el ataque, dañando 8 acorazados, 4 de ellos hundidos, 3 cruceros, 3 destructores, la pérdida de 188 aviones, 2.403 militares fallecidos, 1.138 heridos de diversa consideración y unos 50 civiles. Los japoneses solo perdieron 29 aviones, 4 minisubmarinos y 65 pilotos.

El ataque conmocionó profundamente al pueblo estadounidense y llevó directamente a la entrada de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. El apoyo interno en Norteamérica a la no intervención en el conflicto mundial, que había sido fuerte, desapareció. Roosevelt rompió su promesa de no enviar soldados estadounidenses a combatir en el extranjero y obtuvo un apoyo contundente del Senado de 388 votos a favor y tan solo 1 en contra. La declaración de guerra de los Estados Unidos al Imperio del Japón tuvo lugar al día siguiente.

La Alemania nazi y la Italia fascista declararon la guerra a los Estados Unidos el 11 de diciembre, en respuesta a las operaciones puestas en marcha contra la potencia asiática del Eje.

Una maniobra que recuerda a la explosión del acorazado Maine en La Habana en 1898 o al ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en 2001. La abundante filmografía hollywoodiana sobre el tema muestra el interés por encubrir el crimen.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Este artículo se publicó originalmente en https://plineando.blogspot.com/

Puede leer:  Corte de California responsabiliza venta de productos por terceros a Amazon

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestros libros

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

Lo + leído

En Amazon

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Opinión

Habían pasado 100 años sin ser atendido el mandato del Corazón de Jesús al rey Luis XIV de consagrar Francia al Sagrado Corazón cuando...

Religión

La clemens, pia, dulcis Virgo Maria que el melifluo doctor San Bernardo cantó con tanta suavidad en la Salve Regina, nos es presentada por San Luis...

Religión

Hoy es la fiesta de la Presentación de Nuestra Señora en el Templo que vemos en el cuadro de Tiziano. El fundamento teológico de...

Tecnología

Las nuevas herramientas para silenciar y cancelar a los conservadores se están creando bajo la rúbrica de brindar “salvaguardias” contra la discriminación.

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.