Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

No son disturbios, es una revolución

Sobre todo, podemos derrotar una narrativa revolucionaria con otra. Esa narrativa es el rico legado de la Iglesia y el cristianismo.

Por John Horvat II 

La violencia y los disturbios que sacuden Estados Unidos nos enfrenta a una dolorosa realidad. Si bien debemos deplorar la muerte de George Floyd, sin embargo debemos reconocer que los disturbios reflejan una sociedad en crisis, no simplemente malas políticas policiales o injusticias “sistémicas”.

Necesitamos reconocer un problema mucho mayor que el racismo, que es solo un síntoma. El mayor problema es una crisis moral de proporciones gigantescas. Esta crisis preparó el camino para la violencia que estamos experimentando. Estos no son solo disturbios, esta es una revolución para cambiar América . Tendrá consecuencias nefastas para la nación.

La crisis moral no es nueva. Durante décadas, muchos han denunciado la decadencia moral del país. La revolución sexual de los años sesenta desató las pasiones desenfrenadas, que destruyeron innumerables buenas costumbres, familias y comunidades. Hoy, la loca carrera por el placer destruye a los individuos al cuestionar la noción de identidad.

Publicidad.

Lo nuevo es cómo la crisis se está intensificando con el bloqueo del coronavirus y las inminentes elecciones. Ahora más que nunca, vemos una América polarizada desmoronándose. El tejido moral que mantiene unida a la nación se está desmoronando, preparando el camino para la revolución. Todo lo que queda son fragmentos que se mezclan con apariencias de normalidad.

Somos testigos de la triste realidad de que solo se necesita un evento inflamatorio para que toda la nación explote en el caos. Como lo demostró la devastación del bloqueo del coronavirus, mucho puede ser destruido en poco tiempo.

La ley moral es esencial

Cualquier crisis moral proviene de una negativa a acatar una ley moral que es normativa para el comportamiento humano. Puede suceder cuando las personas ya no admiten una noción objetiva de lo correcto y lo incorrecto. Rechazan los Diez Mandamientos como regla razonable para la vida. Las cosas se desmoronan cuando la determinación de lo correcto se basa en lo que hace feliz a cada individuo. En tales condiciones, las sociedades caen fácilmente en la anarquía.

Publicidad.

De hecho, una gran parte de la sociedad estadounidense ha caído en decadencia moral debido a la negativa a reconocer una ley moral. Esta crisis abarca a todos los grupos sociales, raciales, étnicos y económicos.

Convertir áreas en zonas de guerra

Dado que es una fuerza destructiva, las manifestaciones más aparentes de esta descomposición se encuentran en comunidades rotas. Por lo tanto, no es una coincidencia que el denominador común que se encuentra en las áreas de disturbios y violencia, no sea de naturaleza racial sino moral. Ya sea en las ciudades en decadencia o en las zonas rurales llenas de opiáceos, siempre encontramos la ausencia de la ley moral.

Encontramos familias rotas sin padres ni estabilidad. Hay promiscuidad sexual que no admite moderación. Sin estructuras familiares sólidas, el crimen y la violencia dominan las comunidades. Por lo tanto, hemos convertido estas áreas en zonas de guerra. Enviamos diariamente a nuestra policía a la batalla contra elementos criminales y personas trastornadas.

Publicidad.

A la decadencia se suma la violencia que ocurre cuando las iglesias están vacías. La gente no tiene la noción de un Dios amoroso, el Autor de la Ley Moral que da orden a la sociedad. En su lugar, buscan sus máximos espirituales en drogas que introducen ciclos de desesperación en sus vidas, privados de significado.

La regla es que en áreas donde falta la moral, cualquier cosa puede suceder. Los actos más brutales son posibles. No hay posibilidad de armonía social. Nos encontramos culpando “al sistema” en lugar de culpar a los pecados y acciones de individuos que destruyen el orden.

No es un motín sino una revolución

Sería un error afirmar que solo las comunidades rotas experimentan esta decadencia. Situaciones análogas donde se pierde el sentido moral están en todas partes, incluso entre los grupos de mayores ingresos. Entre los manifestantes radicales se pueden encontrar todas las razas, profesiones y niveles de ingresos. Los noticiarios muestran que los organizadores son abogados, profesores e incluso clérigos, que trabajan detrás de escena para llevar a cabo sus agendas. De hecho, tales disturbios nunca son producto de fuerzas espontáneas.

Publicidad.

Sin embargo, lo que une a estos manifestantes radicales es su rechazo de la ley moral. Odian el orden y la moderación. Se aprovechan de otros que han perdido el sentido moral para participar en su deseo de destruir los restos de la civilización occidental y una noción del estado de derecho.

Por lo tanto, la existencia de una crisis moral prepara el camino, no para disturbios sino para la revolución. Es decir, el reemplazo de un orden de cosas legítimo presente, por otro estado ilegítimo de cosas.

Derrotando una revolución

Debemos negarnos a seguir la narrativa revolucionaria que ahora proponen los medios. Debemos rechazar la idea de que los disturbios son producto de una lucha de clases que desencadena e incluso justifica la violencia. Debemos enfrentar la dolorosa realidad de nuestra crisis moral y asumir la responsabilidad personal de nuestras acciones.

Publicidad.

Sobre todo, podemos derrotar una narrativa revolucionaria con otra. Esa narrativa es el rico legado de la Iglesia y el cristianismo que sustenta una ley moral que conduce a la armonía, la justicia y el orden. La nación debe volver a Dios, que puede hacer todas las cosas y devolver el país al orden si lo invocamos con un corazón humilde y contrito.

Artículo origina publicado en inglés en tfp.org

COMPARTE

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Publicidad.
2 comentarios

También puedes comentar con facebook:

2 Comments

  1. Pingback: ¿Enemigo invisible? - Tradición Viva

  2. Pingback: Violencia policial y civil en Estados Unidos - Tradición Viva

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Como ciudadanos tenemos un acceso limitado a la información, a la realidad del mundo que nos rodea.

Cultura

Pedro Fernández Barbadillo presenta una obra esencial para conocer el sistema americano.

Opinión

Esta ralea política, que es un tumor en el tejido político y social, trata de dejar sin efecto el artículo 27 de la Constitución...

Religión

Algunos sacerdotes en nombre de “la paz”, convierte la pastoral en un activismo de izquierda.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.