Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

De rodillas, ar

El colmo es cuando uno ve a los denominados “triunfitos” arrodillándose ante toda España por un hecho violento sucedido en la otra parte del mundo a miles de kilómetros en algo que no afecta a la sociedad.

Por Víctor j. maestro cano

Una sociedad sin capacidad de tener su propio criterio es una sociedad muerta como tal.  Una sociedad que opina lo que se le ordene que opine es una sociedad despersonalizada.  Una sociedad sometida al hipócrita actuar conforme a lo políticamente correcto, aunque internamente cada miembro piense otra cosa es una sociedad cobarde.

Pues España socialmente está muerta, despersonalizada y cobarde.

Publicidad.

Muere una persona llamada George Floyd bajo una discutida actuación de unos policías en los lejanos Estados Unidos de América y sin que haya una resolución judicial respecto de si esa muerte se debe a la impericia policial o a una acción racista, en los EE.UU. se forman asaltos, revueltas, saqueos de comercios, asesinatos de policías inocentes, …  Hasta ahí ya es discutible, pero es una cuestión que afecta a la propia idiosincrasia norteamericana y sus eternos conflictos raciales que han de resolver.

Pero es que en España también se dan protestas por ese posible (insisto en que aún sólo es posible) acto racista.  Protestas en Madrid, Mallorca, Murcia, etcétera.  En alguna incluso con lemas tan absurdos como “las fronteras españolas son asesinas” tras los que se ocultan sospechosamente determinado manipulador partido político.

El colmo es cuando uno ve a los denominados “triunfitos” arrodillándose ante toda España por un hecho violento sucedido en la otra parte del mundo a miles de kilómetros en algo que no afecta a la sociedad.

Publicidad.

Me dirán, sé que muchos que lean esto ya lo han pensado, que cómo no nos va a afectar el racismo por muy lejos que se produzcan sus demostraciones.  Que el racismo es odioso por muchos que sean los kilómetros a los que sus hechos lo muestren.  Que un hecho racista es tan grave en Minneapolis como en Zaragoza.

Y ahí es dónde quería llegar.  ¿Dónde estaban esos triunfitos y esos golpes de pecho de las televisiones españolas cuando en Zaragoza se asesinó a patadas a una persona sólo por llevar tirantes con la bandera de España?  En este delito no racista, sino contra la libertad, no hubo triunfitos ni policías arrodillándose porque los oscuros intereses de las televisiones y otros poderes no lo quisieron.

No he visto triunfitos arrodillándose por el dolor causado por las decenas de miles de personas que han muerto en España por el coronavirus.  No vi esa compasión ante los muertos ni sus familiares.  No he visto a estos manifestantes en protestas por el abandono de nuestros ancianos en los hospitales sin ni siquiera un entierro digno.

Publicidad.

No he visto esos triunfitos arrodillándose en protesta ni manifestaciones por los cristianos que son asesinados casi diariamente en Siria, en Afganistán, India, Libia, Corea del Norte y en otros muchos de esos países.  Cuando en Vietnam un sacerdote ha sido torturado durante cuatro años.  Cuando la iraní Mary Fatemeh Mohammadi ha sido condenada a tres años de cárcel por convertirse al cristianismo.  Cuando Shagufta Kausar y su esposo, Shafqat Emmanuel, ya llevan seis años de prisión en espera de su ejecución porque son cristianos en Pakistán.  Cuando salen datos de que cada semana 8 cristianos son asesinados, 309 encarcelados y 23 cristianas violadas, sólo por su fe en Jesucristo.

El odio racial es detestable pero tan detestable es el odio contra los cristianos, pero las desconocidas manos que controlan las televisiones y los poderes políticos en ese caso no hacen nada. Nada.  Y la sociedad española, muerta como sociedad, entonces tampoco hace nada.  Las televisiones no sacan hipócritas triunfitos de rodillas por el injusto martirio diario de cristianos o de aquellos españoles perseguidos por llevar tirantes con su bandera o mascarillas con su bandera.  Eso no está sucediendo en Minnesota, sino en Zaragoza, Moratalaz, Cáceres, Arganzuela, …

Hay que esperar a que las televisiones y quienes las controlan den su orden: “De rodillas, ar”.

Publicidad.

Nuevo (Telegram): Canal para suscribirse https://t.me/tradicionviva

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar remitiéndonos tus artículos, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es, o haciendo una DONACIÓN.

 

Publicidad.

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL LIBERALISMO ES PECADO

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Ahora resulta que para el diario borbónico confiar en Nuestro Señor Jesucristo en el remido del ignorante.

Opinión

Dice el llamado Tratado constitucional europeo en el primer párrafo de su preámbulo que se inspira en “la herencia cultural, religiosa y humanista de...

Actualidad

CCOO se niego a colaborar con la Comunidad de Madrid, pero no se niega a cobrar las subvenciones.

Opinión

Una veintena de reconocidos investigadores españoles, expertos en Epidemiología y Salud Pública, defienden la necesidad de que se lleve a cabo "una evaluación independiente"...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.