Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Carlismo

El carlismo ante la Guerra Civil (I)

El alzamiento militar puso de manifiesto que aún quedaban numerosos requetés que estaban dispuestos a morir por «Dios, la Patria y el rey»

El Requeté se unió al levantamiento el 18 de julio de 1936, como ya se había previsto. El príncipe don Javier dio la orden de que los carlistas secundasen el alzamiento. Debemos señalar que hubo unos 60.000 combatientes, de los cuales nacieron 42 tercios.

De estos 42: 10 fueron navarros, 8 vascos, 8 castellanos, 7 andaluces, 6 aragoneses, 2 asturianos y uno de catalanes.

El alzamiento fue seguido por todos los círculos carlistas preparados, salvo los de Madrid y Barcelona, donde estos círculos habían sido cerrados. El Requeté de Pamplona envió a su comarca y a Estella, San Sebastián y Bilbao mensajeros con la orden de la movilización (Iribarren, 1937). El acuerdo entre Fal Conde y Mola con la adscripción del movimiento carlista llegó también al jefe tradicionalista de Andalucía, García Verde que se encontraba en Pamplona y fue en avión hasta Sevilla para ponerse al frente del requeté sevillano.

El alzamiento comenzó en Marruecos el 17 de julio y desde esta zona se extendió hacia el norte. Por tanto, los primeros carlistas que se sumaron fueron los de Andalucía que se levantaron el día 18. El requeté sevillano no disponía de un gran número de armas y cuando el ejército se sublevó en la capital andaluza, Redondo asumió el mando y sus 25 boinas rojas se pusieron bajo el mando del ejército que les proporcionaron fusiles. Con tan solo unos cuantos guardias civiles, quince falangistas, la pequeña fuerza militar de Queipo de Llano que se había dispuesto como líder del alzamiento en Sevilla, y los carlistas citados, se controló el centro de la ciudad (Copado, 1937). En una acción importante digna de un genio militar y que se describe con mejor detalle en las memorias del general.

Publicidad.

En aquella misma tarde un destacamento importante de requetés partieron al mando de José García Barroso hacia Jerez de la Frontera para controlar la ciudad. Otros marcharon hacia La Línea, Cádiz y Algeciras. Sin embargo, en la provincia de Málaga la sublevación fracasó, en Granada hubo enfrentamientos entre las dos facciones, mientras que en Jaén la Guardia Civil prefirió mantenerse leal a la República y los requetés esperarían allí para nada la orden de levantarse (Thomas, 1976).

Pero los carlistas más numerosos eran los del norte, sin duda. En Pamplona la orden de alzarse llegó a última hora del 18 de julio. De tal manera, que a las seis de la mañana los numerosos carlistas y un buen número de falangistas se dispusieron en la plaza del Castillo y ocuparon velozmente la ciudad, sin que hubiese una verdadera resistencia. Lo mismo sucedió con el resto de las ciudades y con la propia comunidad navarra.

En unas pocas horas el carlismo había movilizado 6.000 carlistas sólo en Pamplona (Díaz de Villegas, 1957). El carlismo había vuelto, era una realidad y sin duda, una gran amenaza para el régimen republicano. El alzamiento militar puso de manifiesto que aún quedaban numerosos requetés que estaban dispuestos a morir por «Dios, la Patria y el rey», un movimiento principalmente seguido por familias tradicionalistas y por jóvenes herederos del propio carlismo que no temblaron a la hora de tomar las armas, siguiendo el lema dado por su propio himno, el Oriamendi: «Por Dios, la Patria y el rey, lucharon nuestros padres, por Dios la Patria y el rey, lucharemos nosotros también».

COMPARTE

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos los 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Observatorio Familia y Vida

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

LIBRO

Carlismo para principiantes

Revista Tradición Viva

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Rafapal: El carlismo

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Actualidad

Este navarro de estirpe aventurera y noble linaje, va a erigirse sin duda, en adalid de la Tradición y las huestes del carlismo van...

Cultura

La tesis de Ramón María Rodón Guinjoán aborda uno de los aspectos más paradójicos del Carlimo en el periodo posterior a la Guerra Civil.

Religión

El libro sobre los 23 misioneros asesinados entre julio y noviembre de 1936 en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón.

Actualidad

Los jóvenes han celebrado este día durante más de cien años.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.