Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Miscelánea

Hernando de Larramendi y Mapfre. Los carlistas, esos últimos románticos

El buen hacer del carlista Larramendi recuerda aquella sentencia de Chesterton: a veces es más fácil dar la vida por la patria que decirle la verdad.

Por su interés reproducimos el artículo firmado por Eulogio López y publicado en Hispanidad.com

Decíamos ayer, que Ignacio Hernando de Larramendi, el hombre de Mapfre, que catapultó aquella miniempresa a la categoría de primera aseguradora española, representaba el matrimonio perfecto de un binomio que algunos consideran imposible: era un empresario cristiano. Y es en este momento cuando conviene recordar a Karol Wojtyla, entonces obispo de Cracovia, cuando un joven le habló de un novelista católico que empezaba a despuntar en Polonia y al que, en su condición de cristiano en el mundo de las letras, convenía apoyar, torció el gesto.

No –respondió el futuro San Juan Pablo II-, no es un novelista católico, es un católico que escribe novelas.

Y no debía escribirlas nada mal.

Publicidad.

Pues bien, Ignacio Hernando de Larramendi fue un empresario católico, no sólo un católico empresario. Coherencia de vida, que le dicen. Y tuvo que ser San Juan Pablo II, el hombre que dictaminara que el martirio del siglo XX es la coherencia.

Ese año celebramos el centenario del nacimiento de Larramendi (1921), con diferentes actos. Entre ellos, la edición, por parte de Fundación Mapfre, de un libro de autoría múltiple que lleva ese título: Larramendi y como subtítulo: el arquitecto del seguro moderno: Mapfre… y del humanismo en la empresa y en la vida. Como uno es un lector vicioso, que absorbe las cosas al vuelo y por eso se le van volando, me lo he leído y al mismo tiempo he repasado otro, de Editorial Actas, tituladoAsí se hizo Mapfre, una autobiografía del propio Larramendi, publicada el año 2000. Recomiendo ambos.

A mí, la verdad es que lo del humanismo me va poco. Me recuerda aquello que exhalaba un argentino afincado en España, partidario del general Videla, durante la dictadura militar en el país austral: “los argentinos no necesitamos derechos humanos porque somos muy derechos y muy humanos”. Pues eso, que lo de humanismo, así como lo del humanismo cristiano, me dice poco. Siempre he sufrido la impresión de que el sustantivo se había trocado en adjetivo y de que, encima, el adjetivo real, lo de humanista, no era más que una reiteración.

Puede leer:  Sábado 9 de junio reunión preparatoria del XIII Congreso de la CTC en Madrid

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Todos los seres humanos solemos ser humanistas, por definición, como diría… con la diferencia de que algunos son humanistas decentes y otros son, como diría el gran Campmany… “un poquito cabrones”.

Publicidad.

Volvamos a Larramendi quien, además, fue un empresario que triunfó en el mundo, pues elevó a la aseguradora Mapfre a empresa líder y modelo corporativo.

Porque Larramendi era, además, un carlista, lo que en el siglo XXI es considerado por muchos con una nota de color, un marginalismo interesante, una curiosidad histórica. Pues bien, digo y confirmo que me encantan los carlistas porque son los últimos románticos. Me encantan los navarros porque dicen lo que piensan incluso cuando no deben. Ignacio Hernando de Larramendi no era navarro sino nacido en Madrid, pero su procedencia era del antiguo Reino (Vasconia nunca fue reino sólo señorío, entre otras cosas porque los de Bilbao son todos señores, pero pueden apuntarse como pedanía de los forales), que abarca el norte vasco y el sur mesetario. Y hoy quiero centrarme en el Larramendi carlista. Señores: necesitamos tanto del optimismo e incluso aderezado con algo de ‘joie de vivre’ que deberíamos hacernos todos tradicionalistas y, si cupiera, carlistas, unos tipos nacidos de una opción monárquica que se quedan sin Rey pero no se quedan sin opción. O como me dijo una la expresidente de la Comunión Tradicionalista Carlista (CTC): “sí, Eulogio, nosotros creemos en Dios, Patria y Rey… pero por ese orden”.

Y así fue como Larramendi, un romántico, que en la Guerra Civil, a sus 16 años, ya estaba en un tercio requeté seguramente oyó de sus mayores aquellos de “disparad pero sin odio”.

Sí, soy consciente de que, en el siglo XXI, los carlistas mandan menos que un gitano en un juzgado. Les he conocido siempre en posición de minoría, una minoría entusiasta cargada de razones a los que poco importa el éxito -con criterios mundanos, son un auténtico fracaso- porque tienen argumentos para defender lo que piensan y porque no sólo exponen un credo político, una opción monárquica o una teoría bien documentada: lo que proponen los carlistas es una filosofía de vida. El carlismo constituye hoy el mejor ejemplo de la logoterapia, la doctrina de Víctor Frankl, que asegura que quien tiene un porqué para vivir acabará encontrando el cómo.

Publicidad.

Los carlistas son los últimos miembros del Club de los Poetas Muertos, sólo que con más contenido que aquella ópera bufa del profesor Keating, en la Academia Welton.  

Puede leer:  ¿Agonía o transformación? El carlismo en la literatura española (1876-1912)

Por otro lado, la vida de Ignacio Hernando de Larramendi recuerda aquella sentencia de Chesterton, a veces es fácil dar la vida por la patria… a veces es más difícil decirle la verdad. Era carlista pero no jingoísta. Como manifestó en una célebre conferencia en 1977, en el Club de Aseguradores Internacionales, “si respecto al desempleo puede hablarse de irresponsabilidad de los dirigentes sindicales, en la fiscalidad habría que hablar de la irresponsabilidad de los dirigentes empresariales”. Vamos, que los dirigentes sindicales eran unos aprovechados productores de desempleo y los empresarios que no pagaban impuestos eran culpables de la decadencia económica de los servicios públicos en España. Y ambas acusaciones son ciertas. Sólo que ambos a la vez no se la escucharán ni a un progresista ni a un conservador, sólo a un carlista, esos entusiastas que discuten los elementos del sistema y, por el mismo precio, el sistema mismo… sin dejar por ello de vivir a tope.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Publicidad.
1 Comentario

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Miscelánea

PRESENTACIÓN: Este curso acomete un ambicioso programa de formación para el conocimiento del tradicionalismo en general y el carlismo en particular. Pero además se propone...

Videos

Ramón María del Valle-Inclán y el carlismo.

Carlismo

En su larga historia el carlismo siempre ha tenido mujeres fuertes.

Actualidad

Ya está disponible en nuestra tienda https://tienda.tradicionviva.es/ un nuevo producto: Pack Cruz de Borgoña (bandera, parche y pin)- Pack compuesto por los siguiente productos: Bandera Cruz...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box