Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

Luis Hernando de Larramendi, corazón del carlismo

Por todas estas razones, y otras muchas que saben todos los que le conocen, Luís Hernando de Larramendi es desde hace ya muchos años, pero especialmente desde la muerte del inigualable Javier Lizarza, el corazón del Carlismo,

image_pdfLEER EN PDF

La Comunión Tradicionalista Carlista ha celebrado con brillantez la entrega de los Premios Hispanidad/Capitán Etayo, en su edición correspondiente a este año, al politólogo argentino Marcelo Gullo y a Luis Hernando de Larramendi, presidente de la Fundación Ignacio Larramendi.

Si de los méritos de Marcelo Gullo para un premio dedicado a la Hispanidad habla suficientemente su reciente y exitoso libro “Madre Patria”, sin necesidad de referirnos al resto de su producción, quiero dedicar estas líneas a glosar los de Luis Hernando de Larramendi, no porque no sean suficientemente conocidos, sino porque en mi opinión, de caber algún comentario, sería si acaso que el Premio llega con retraso.

Conocí a Luís Hernando de Larramendi hace ya muchos años, como uno de los nombres con solera dentro de las filas carlistas; pero no fue hasta un viaje a Venecia y Trieste, a visitar los “santos lugares” del Carlismo -el palacio Loredán y la residencia de Carlos V y otros memorabilia en la ciudad adriática- en que tuve la oportunidad de empezar a tratarle, hace ya más de una década. De aquel viaje, que dejó bastantes cosas que desear en el terreno organizativo, recuerdo la frase que Luís Hernando repetía cada vez que me acercaba a él compartiendo mi indignación por un nuevo contratiempo: “Es lo que hay”, sentencia que adornaba siempre con la expresión bondadosa de su rostro.

El trato más asiduo con Luís a raíz de aquel viaje, me ha permitido comprobar que aquél “es lo que hay”, no era demostración de una resignación con la mediocridad o una aceptación complaciente de la chapuza, sino de una actitud del corazón, comprensiva con las limitaciones humanas y siempre exculpatoria ante la buena voluntad, que Luís presume siempre de antemano en los demás.

Y es que si algo caracteriza a Luís Hernando de Larramendi es precisamente esa capacidad de empatía, de ponerse en los zapatos, las emociones, los puntos de vista y los intereses de los demás. Fruto de ello ha sido su permanente espíritu de acogida, de integración y de unidad, que le ha caracterizado siempre en el ámbito del Carlismo, tan diferente de otras actitudes excluyentes, sectarias o enfrentadas que por desgracia lastran tanto a la Causa.

Junto a esa bonhomía de corazón, o quizás otra muestra de ella, ha sido siempre la piedad filial de Luís Hernando, apreciable en ese permanente homenaje a la figura de su abuelo, D. Luís Hernando de Larramendi, el ilustre político jaimista, y de su padre, Ignacio de Larramendi, al que tanto debemos, pero en especial la creación de la Fundación que hoy lleva su nombre.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Luís Larramendi hace gala de una devoción sin fisuras a sus antepasados, de los que ha recibido una tradición y herencia que ha hecho suya como un deber sagrado, y que se ha desvivido siempre por seguir transmitiendo a sus hijos y a toda su familia. La celebración entusiasta del centenario del nacimiento de su padre, Ignacio Larramendi, con numerosos actos, ha sido una sobrada demostración de esa devoción y piedad filial, tanto que en ella creo, sinceramente, hemos visto por su parte atribuidos a su padre méritos que con toda justicia deberían serle imputados a él. Porque la Fundación Larramendi ha sido una obra benemérita, concebida como una labor de mecenazgo y compromiso con el Carlismo de su creador, pero si ha sido lo que ha sido en estas dos últimas décadas, lo ha sido por la dedicación, el fervor, la pasión y el acierto que Luís pone al frente de ella, y que la ha convertido en la piedra angular de la presencia cultural del Carlismo en los últimos años.

Como su padre, Luís Hernando de Larramendi no es un pensador o ensayista, ni un historiador, ni un político, sino un hombre de acción, un hombre cuya contribución son las obras y no las palabras, y cuyo mérito es contar siempre con los demás, poner a cada uno a que haga lo que sabe y puede hacer al servicio de la Causa, reservándose el papel de impulsor, mecenas, tutor, amigo para lo que pudiera necesitarse y entusiasta divulgador del mérito de los otros y nunca del propio.

Puede leer:  Las pruebas de aguafuerte del carlismo de Valle-Inclán

Porque si algo caracteriza a Luís Hernando de Larramendi ha sido siempre la pasión, el entusiasmo, el ardor, la nobleza y todas esas virtudes propias de la grandeza de corazón. Y es que Luís es, sobre todo, y por encima de todo, un poeta. De ello dan cuenta sus versos, los publicados y, especialmente, los no publicados. Las decenas de veces que ha declamado con emoción los versos de “Los demandó el honor”, de su admirado Martín Garrido. Y la ilusión con la que me anima, o comparte conmigo, su esperanza de que alguien se dedicara alguna vez a recopilar las innumerables poesías carlistas que corazones ardientes y henchidos de emoción religiosa y patriótica, como el suyo, escribieron desde los hogares carlistas, desde las prisiones, desde los campos de batalla, desde la soledad, quizás, de sus exilios exteriores o interiores.

Por todas estas razones, y otras muchas que saben todos los que le conocen, Luís Hernando de Larramendi es desde hace ya muchos años, pero especialmente desde la muerte del inigualable Javier Lizarza, el corazón del Carlismo, o, por lo menos, del Carlismo madrileño. Sus latidos han bombeado sangre haciendo posible actos, iniciativas, publicaciones, reuniones y proyectos que sin él hubieran sido simplemente imposibles, Y que siempre han convocado a todos los que, con buena voluntad, e independientemente de matices, se han sentido atraídos por la bandera de Dios, la Patria y el Rey legítimo.

Merece Luís Hernando de Larramendi -¡vaya si lo merece!- el Premio Hispanidad/Capitán Etayo, que la CTC otorga a los que han honrado la Causa, a los que la han engrandecido con su esfuerzo, a los que han levantado o mantenido enhiesta la bandera y la han hecho reconocible a otros, los que han sabido hacerla atractiva y digna de ser amada.

En otros tiempos nuestros reyes reconocían los servicios de nuestros mejores con sonoros títulos nobiliarios, en cuyo nombre con frecuencia figuraba esa virtud distintiva -marques de la Constancia, de la Lealtad etc-, o les condecoraban con la Cruz de la Legitimidad Proscrita u otras medallas y honores. Hoy todo eso, desgraciadamente, no existe. Por eso es una feliz iniciativa el Premio Hispanidad concedido anualmente por la Comunión Tradicionalista Carlista; y por eso es un acto de especial justicia, y motivo de celebración, su concesión este año a mi querido, admirado y siempre ejemplar Luis Hernando de Larramendi.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Javier Urcelay
Escrito por

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Carlismo

LEER EN PDF Reproducimos en esta ocasión la declaración de intenciones que realizó el Círculo Tradicionalista Roca y Ponsa de las Palmas de Gran...

Carlismo

LEER EN PDF Tradición no es conservadurismo, ni es progresismo. Tradición es conservar progresando y progresar conservando. Tradición es Contrarrevolución, que no es una...

Análisis

No es Tradicionalista aquel que pretende tener la Verdad (en sociedad y en política) sin acompañarla de caridad.

Actualidad

El Carlismo es el heredero de la España que se enfrentó a la revolución, al liberalismo y al marxismo.

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box