Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Podcast

PODCAST: ¡Vive la vida!

“Un hombre puede tener sabiduría no por abstenerse por completo del vino sino por abstenerse de su uso inmoderado”.

Ante un panorama que en ocasiones se antoja sombrío, en ocasiones es indispensable dar lugar a una fresca brisa que nos recuerde los sencillos placeres de la vida. 

Este placer, para compartir y alimentar el cuerpo y hasta el alma, fue aconsejado por el angélico doctor. El teólogo más grande que ha tenido la iglesia. El santo que, en su postrera confesión general, hizo derramar lágrimas a su confesor al atestiguar que Santo Tomas de Aquino, a sus 50 años, moría con la inocencia de un niño.

La extraordinaria mente del Aquinate le dedico párrafos enteros al vino, escribiendo entre otras cosas que: “Un hombre puede tener sabiduría no por abstenerse por completo del vino sino por abstenerse de su uso inmoderado”. En efecto, el vino, en cantidades moderadas, inspira y estimula permitiendo el sano disfrute. Sin embargo, en exceso, lejos de contribuir al perfeccionamiento de la vida racional y moral del hombre lo bestializa y, además, la embriaguez, lejos de agrandar el disfrute lo apaga por completo. 

El Aquinate reconoce perfectamente que el ser humano, al ser una unidad compuesta de cuerpo y alma, necesita de algún o algunos placeres sensibles y corpóreos y para ello que mejor que el vino; porque los santos, bien se sabe, no son estoicos que huyen del placer por motivo de orgullo ni puritanos que desconfían y rechazan los placeres. De hecho, nuestro admirado santo solía decir que la tristeza puede ser aliviada por una siesta, un baño, y una buena copa de vino, para que luego digan que los santos son tristes, rígidos y aburridos. 

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Y bueno, si de salud se trata recordemos la frase de Don Francisco de Quevedo y Villegas: “Para conservar la salud y cobrarla si se pierde, conviene alargar en todo y en todas maneras el uso del beber vino, por ser, con moderación, el mejor vehículo del alimento y la más eficaz medicina”. Cierto, el vino, que no es una droga, aunque muchas personas lo vean o hasta lo usen como tal, es un alimento muy saludable si se toma con moderación. Mas como cualquier alimento por muy sano que sea hay personas que deben, por salud y prudencia, abstenerse de él. 

Publicidad.

Pero retrocedamos en la historia y conozcamos un poco del origen de este precioso liquido que alegra el corazón y aligera el espíritu.

El vino es tan antiguo como el personaje bíblico de Noé pues el cultivo de la uva y su fermentación se remonta a miles de años, aprox. 6000 A.C. Se cree que fue un elemento primordial de la cultura hebrea; así como de Babilonia, Sumeria y Egipto, en donde se han encontrado el registro de sus cosechas y las ánforas llenas de vino con las cuales solían enterrar a sus faraones.  

En el refinado y sabio mundo clásico, el vino, como no podía ser de otra manera, tuvo, desde hace miles de años un lugar tan importante que Grecia y Roma como culturas paganas, rendían culto a los dioses del vino.  Y si al imperio romano, Occidente le debe sus caminos, acueductos y hasta ciudades, no podemos más que reconocer y agradecer su sabiduría y buena mano al plantar viñas en los territorios conquistados, de manera especial en la ruta mediterránea. 

Puede leer:  “Una teoría mortal”

A la caída del Imperio Romano la cultura del vino continúo siendo expandida por el antiguo imperio Bizantino. Desafortunadamente, la propagación del Islam provocó casi la total extinción de la elaboración del vino en Oriente Medio y el norte de África. Sin embargo, gracias a la legendaria ruta de la seda, el vino se introdujo, de la mano de China, a las civilizaciones asiáticas aproximadamente en el siglo VIII D.C. 

Al cristianismo se le debe no solo la conservación, sino el mejoramiento de la elaboración del vino en Europa. Debido a que el vino, junto con el pan, son los dos elementos esenciales en el Santo Sacrificio de la Misa, el vino no podía faltar. Por ello, ante las frecuentes guerras que ponían en peligro los viñedos, eran los religiosos y monjes de todo tipo de congregaciones los encargados del cultivo y cuidado de las vides. Además, la vid es mencionada varias veces en la Biblia. Además del conocido suceso de Noé, en el antiguo testamento, la falta de vino era señal de la molestia de Yahvé con su pueblo. Al contrario, la abundancia de éste, era señal de que Dios le colmaba de bendiciones. En el Nuevo Testamento también hay varias referencias al vino y a la vid siendo, además, la transformación del agua en vino el primer milagro realizado por Cristo.

Publicidad.

Para el hombre medieval el vino era además, un producto de consumo habitual por ser alimenticio y, en aquella época, mucho más sano que el agua puesto que ésta no siempre se conseguía  y se mantenía pura. En contraposición el vino, gracias a su grado alcohólico, eliminaba las bacterias y con ello el peligro de un sin fin de enfermedades que podía acarrear el agua contaminada. 

Es en el renacimiento donde la mejora y producción del vino da un nuevo salto en Europa. Además, con el descubrimiento de América, la vid encuentra un continente entero en el cual crecer y dar frutos. Aunque varios creerían que fueron las nobles tierras californianas o las hermosas pampas argentinas las primeras en conocer los viñedos, se tiene noticia de que fue el virreinato de Perú, el primero en contar con un viñedo y en elaborar vino, llegando a ser un gran productor del mismo. Posteriormente, los españoles llevaron la vid a Florida, a pesar de su clima tropical. Y es, hasta mediados de los 1700, con las misiones en California encabezadas por el franciscano Fray Junípero Serra, que se introduce la vid en dicha región. Sin embargo, no fue sino hasta 1850, y gracias al declive de la fiebre del oro, el que hoy podamos paladear los excelentes vinos californianos. 

Puede leer:  La religión progresista

Mientras en Hispanoamérica la elaboración del vino se expandía poco a poco. En Europa su producción se acrecentó rápidamente. Al reconocido científico francés, Louis Pasteur, debemos la ciencia, la técnica y el arte moderno de producir vino. 

El vino, si es bueno, en compañía doblemente bueno; pues la más mínima y sencilla ocasión el vino sabe revestir de fiesta. Y esperando que todos tengamos pronto muchas cosas que celebrar, vayamos mientras tanto al origen del brindis. 

Se cree que éste tiene sus orígenes en la antigua Roma donde se consideraba que el vino, al ofrecer una de las experiencias sensoriales más ricas, había que disfrutarlo con los cinco sentidos. El sentido del tacto sostiene la copa, la vista contribuye a apreciar su color y su cuerpo, el olfato sus aromas, el gusto cata todos los sabores y para que el oído no falte, se introdujo la costumbre de chocar las copas. Si esta explicación no es satisfactoria hay otra que encierra una razón mucho más pragmática.  Esta dice que el brindis surgió como medida de precaución, ya que en la época donde los envenenamientos eran bastante comunes, la personas chocaban las copas para que se derramase el vino de un vaso a otro y así disminuir el riesgo de envenenamiento. Y para los amantes de la historia, existe otra versión que dice que el brindis tiene origen en la Alemania del siglo XVI, cuando en 1527 las tropas del emperador Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, conquistan la ciudad de Roma. Durante la celebración de la victoria los soldados exclamaron: “Ich bring dir’s”, que significa: “te lo ofrezco”. Con el paso de los años, la expresión se castellanizaría hasta el actual “brindis”.

Publicidad.

Disfrutemos de los buenos placeres de la vida y sobre todo, permanezcamos bajo la guía y el amparo de Aquel que es verdadero pan, verdadero vino y la única viña, para que podamos hacer nuestro lo que dice el  Eclesiastés 9:7: “Anda, y come tu pan con gozo, y bebe tu vino con alegre corazón; porque tus obras ya son agradables a Dios”.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Hija de Cortés
Escrito por

Angélica Barragán Abascal (Daughter of Cortes - Hija de Cortes) es esposa y madre mexicana residente en Estados Unidos.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Opinión

En Colombia, lo que impera es la más absoluta impunidad.

Opinión

Educación cívica, para ser buenos ciudadanos y frenar la corrupción.

Opinión

El pasado fin de semana hubo en Madrid una manifestación por los precios justos en la agricultura… (el precio justo que se determina ordenando,...

Opinión

¿Qué futuro espera Colombia si, en vísperas de la batalla definitiva, no hay conciencia clara entre nuestros dirigentes sobre cuál es nuestro principal enemigo?

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box