Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Podcast

PODCAST: Breve reflexión cuaresmal: “Miércoles de ceniza”

La tibieza del católico condena a la perdición a la sociedad.

La cuaresma, que comienza el miércoles de ceniza es, de acuerdo con la definición de San León Magno, un retiro colectivo de cuarenta días, durante los cuales la Iglesia, proponiendo a sus fieles el ejemplo de Cristo en su retiro al desierto, se prepara para la celebración de las solemnidades pascuales con la purificación del corazón y una práctica perfecta de la vida cristiana.

El uso de la ceniza como símbolo de duelo, penitencia y conversión es una práctica muy antigua, pues se observa en varios libros del Antiguo Testamento. En continuidad con esta tradición, la iglesia, desde los primeros siglos, acostumbraba a cubrir de cenizas la cabeza del penitente público. Es, en la edad media, entre los siglos VIII y IX, que el día de las cenizas (dies cinerum) marca el inicio de la cuaresma. 

Actualmente, en la ceremonia del miércoles de ceniza, se utilizan las cenizas obtenidas al quemar los restos de las palmas bendecidas el domingo de ramos del año anterior. Estas son impuestas por el sacerdote quien, haciendo la señal de la Cruz sobre la frente del fiel, exclama: “Acuérdate hombre, que polvo eres y en polvo te convertirás.” Con éste solemne recordatorio de nuestra muerte, que nos advierte sobre la fragilidad de la vida y lo corto que son nuestros días, da comienzo la cuaresma. 

Esos cuarenta días que, hace sólo unas cuantas décadas, solían estar marcados por: el ayuno, la penitencia, la limosna y la oración; y que, el laicismo imperante en nuestra sociedad ha convertido, en tiempo de preparación para las vacaciones de primavera; que, en nuestra mundana impaciencia, nos parecen, tan largos como la cuaresma. 

El ambiente, definitivamente, no ayuda. Cada vez es menos lo que, en nuestro mundo, nos invita a la templanza, a la circunspección y a la humildad. La sobriedad y el recogimiento, característicos de la cuaresma, ahora ya no se observan, ni siquiera en la semana santa, en la cual se llenan las playas antes que las iglesias. Aún para la mayoría de los católicos, la cuaresma es, si acaso, un tiempo de reflexión, más parecido a los buenos propósitos laicistas de año nuevo que, a un tiempo de franca conversión a través de la penitencia y la oración.

Aún los católicos, olvidando que estamos en el mundo, pero no somos del mundo; hemos abandonado la batalla espiritual sin tregua que es la vida del cristiano. Así, ignorando el sentido trascendente de nuestra existencia e inmersos en la mentalidad materialista, nos esforzamos por conseguir lo banal, lo superficial. En lugar de acumular tesoros en el cielo, al cual no dudamos ni por un instante que iremos; además directamente, nos dedicamos a obtener todo aquello que se pierde tan fácil y dura tan poco. 

Sin embargo, sabemos que en nuestro mundo hay algo, y mucho, que no marcha bien. Constantemente nos vemos amenazados por los fantasmas de pandemias, de guerras y de desastres naturales. Además, cada vez más países son dirigidos por tiranos convertidos en gobernantes, quienes no sólo amenazan nuestra libertad, sino que a través de las leyes criminales del aborto y la eutanasia han sembrado la semilla de la muerte en el seno mismo de la familia y con sus leyes inmorales han corrompido las costumbres, destrozando a nuestra sociedad.

Puede leer:  Dalí fue a Fátima para pintar la visión del infierno

Los cristianos modernos, tan a gusto en el mundo y con el mundo, hemos depuesto nuestras armas y vivimos como si la batalla entre el espíritu y la carne fuese cosa del pasado, ignorando hasta el sentido del pecado; como no sean los llamados pecados sociales, ecológicos; y uno que otro de omisión. 

La tibieza del católico condena a la perdición a la sociedad. Si queremos que la sociedad cambie, necesitamos empezar por nuestra propia conversión, reconociéndonos pecadores, preparándonos para la batalla y proclamando a nuestro Redentor. Necesitamos, como San Pablo, exclamar humildemente: “No hago el bien que deseo sino el mal que no quiero.” Y seguir las enseñanzas de Cristo Quien nos advierte: “Orad, pues el espíritu está presto pero la carne es débil”. 

Nuestros pecados, nuestras miserias e iniquidades son muchas, pero la misericordia de Dios es aún mayor y siempre está presto a perdonarnos mediante el sacramento de la confesión. Aprovechemos esta cuaresma para acercarnos a Cristo con fe y humildad, diciéndole como el leproso; “Señor, si quieres, puedes curarme”. 

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Written By

Angélica Barragán Abascal (Daughter of Cortes - Hija de Cortes) es esposa y madre mexicana residente en Estados Unidos.

1 Comment

También puedes comentar con facebook:

1 Comment

  1. Rosita Welcker García Herreros

    03/03/2022 at 09:57

    Hoy hay falta de compromiso y que no hay verdaderos Cristianos y la iglesia Católica perdió lo que gano en años, hacen falta verdaderos evangelizadores , hoy todo a cambiado, y la iglesia de esa dependencia de un Vaticano lleno de escándalos!! No es ejemplo! Hoy cada vez un mundo polarizado donde prima el poder y el dinero ! Hay que tener mucho más creencias y ser muy profundamente lleno de valores y sentimientos muy profundos! Y no se necesita estar dentro de una iglesia para orar , ni tener ninguna imagen frente para orar, yo aprendí gracias a los Cristianos a orar y a leer la biblia , estar en comunión con Dios padre !! Es que es fundamental los valores!y la fe!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestros libros

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

Lo + leído

En Amazon

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Religión

Ha sido hecho público que el próximo 22 de marzo habrá un nuevo encuentro entre los obispos alemanes y la curia romana, encuentro que...

Cultura

Feliz culpa es una novela histórica de la escritora polaca Zofia Kossak, publicada en 1953. La novela narra la historia de Mikołaj Sapieha, conde...

Religión

El arzobispo Viganò anunció sus planes para un nuevo seminario bajo su supervisión, al tiempo que insistió en que "se necesitan sacerdotes buenos y...

Religión

Reproducimos a continuación una carta abierta dirigida por hermanos argentinos a su Obispo y sacerdotes, pero que muy bien podría ser dirigida a cualquier...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.