Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Religión

Los tártaros asedian la iglesia de Kiev

Por Hugh O’Riley

San Jacinto acababa de terminar una magnífica iglesia en Kiev, que dedicó a la Santísima Madre de Dios. Un día, cuando acababa de terminar la celebración de la Santa Misa, le anunciaron que los tártaros, los enemigos más implacables del nombre cristiano, habían llegado a las murallas de la ciudad y trataban de forzar la entrada.

Lleno de confianza en Dios, el Santo abrió con reverencia el Sagrario, y, sacando el Copón, lo ocultó bajo su túnica cerca de su corazón; luego, volviéndose hacia los religiosos y la gente que estaba de pie a su alrededor temblando de miedo, les dijo: “Seguidme, hermanos míos e hijos, y no tengáis miedo”.

Pero cuando se acercó a la puerta de la iglesia, escuchó una gran voz que gritaba: “¡Jacinto, Jacinto!” Se puso de pie y miró a su alrededor, pero no pudo ver a nadie, así que se volvió para continuar su camino. Inmediatamente escuchó de nuevo la misma voz diciendo las mismas palabras.

Una vez más miró hacia atrás y, con gran asombro suyo y de todos los que lo acompañaban, vio que procedía de la imagen de Nuestra Señora, que estaba colocada en un altar cerca del centro de la iglesia. Era de alabastro y muy pesado.

“Mi amado Jacinto”, dijo la gran Reina, “¿es así como vas a librar a mi Hijo de las manos de los bárbaros, y dejar a Su Madre a sus impíos insultos?” El Santo respondió que era imposible para él, que era tan débil, llevar una carga tan pesada. Entonces, Nuestra Señora dijo: “Si tuvieras un poco más de fe y un poco más de amor por mí, te sería muy fácil llevarlo”.

“Nada deseo tanto como poseer ese amor y confianza”, respondió San Jacinto. “Mira, estoy listo para obedecer de inmediato”.

Diciendo estas palabras, se acercó al altar de Nuestra Señora, y con amoroso respeto, extendiendo los brazos, colocó la imagen sobre ellos, y la llevó tan fácilmente como si fuera una florecita.

Así salió del pueblo, con la imagen de la Virgen en brazos y el santo copón sobre el pecho, acompañado de sus hermanos. Pasó sin ser molestado a través de las filas del enemigo, quienes, con el permiso de Dios, se mantuvieron a distancia, y cuyos ojos fueron cegados por un tiempo para que no pudieran verlos.

Cuando llegaron a las orillas del río Dnieper por el que tenían que pasar, no pudieron encontrar ningún medio de llegar al otro lado.

Lleno de confianza en el poder del Santísimo Sacramento que tenía en una mano, y en la protección de María, cuya imagen llevaba en la otra, hizo la Señal de la Cruz. Luego, poniendo sus pies sobre la superficie de las aguas, llegó a la orilla opuesta sin siquiera mojarse las suelas de sus sandalias.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Los religiosos y gente de la comunidad que estaba con él, viendo este gran milagro, lo siguieron y llegaron también al otro lado del río, sin que el agua les pareciera tocar.

Puede leer:  «El milagro de la Iglesia es sobrevivir cada domingo a millones de pésimas homilías»

El río sobre el que pasaron así milagrosamente durante un tiempo considerable continuó mostrando la impresión de los pasos del Santo.

Muchas otras cosas maravillosas están registradas que sucedieron allí por intercesión de Nuestra Señora, lo que hizo que muchas personas abrazaran la verdadera Fe y fortalecieron y vivificaron la vida de fe en las almas de aquellos que ya la poseían.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestros libros

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

Lo + leído

En Amazon

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Cultura

Feliz culpa es una novela histórica de la escritora polaca Zofia Kossak, publicada en 1953. La novela narra la historia de Mikołaj Sapieha, conde...

Actualidad

Por Lisa Correnti  (C-Fam) Un nuevo acuerdo de veinte años entre la Unión Europea y 79 países de África, el Caribe y el Pacífico...

Videos

El editor recomienda VÍDEOS: Los mitos de la «represión franquista» - Francisco Bendala Las NAVAS de TOLOSA: La BATALLA más DECISIVA de la RECONQUISTA...

Religión

En la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz es el caso de considerar que la cruz es el árbol de la derrota,...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.