Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

Los matrimonios reales se basan en Dios, no en el gobierno

Por Sarah Cain

Recientemente, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que redefine el matrimonio a los ojos del gobierno. Desafortunadamente, fue uno de los proyectos de ley más bipartidistas en los últimos años, con 47 republicanos uniéndose a todos los demócratas para redefinir el matrimonio de ser entre un hombre y una mujer a ser entre dos cónyuges de cualquier sexo. Sesenta y seis miembros católicos de la Cámara afirmaron el voto.

El matrimonio en la era moderna es solo un contrato para la mayoría. Lamentablemente, no creo que esto sea tan nuevo como nos gustaría creer. Tenemos un déficit cultural de comprensión que ahora se refleja en nuestro gobierno. Como observó Richard John Neuhaus, “La cultura es la raíz de la política, y la religión es la raíz de la cultura”.

Los gobiernos típicamente reflejan la moralidad (o la falta de ella) de su gente . En una sociedad como la nuestra, el circo político es al menos parcialmente representativo de nuestra falta de cultura. Sí, mucha corrupción influye en la política, pero sin embargo, la mayoría de los políticos al menos juegan el papel de ser representantes de sus electores. Una reflexión honesta sobre la no cultura estadounidense ambiental contemporánea revela lo que la Cámara de Representantes de los EE. UU. acaba de intentar cimentar: que las masas de estadounidenses no ven un valor único en el matrimonio.

Es un contrato, uno con lagunas en abundancia. El divorcio sin culpa ha hecho que ese contrato sea aún más fácil de anular que la mayoría de los otros contratos. Algunos incluso planean el fracaso con acuerdos prenupciales. Luego se paran frente a su prójimo para decir «hasta que la muerte nos separe», después de haber guardado primero un documento que dice: «Pero si las cosas se ponen difíciles, me quedo con el auto». Esto no debería ser así, y creo que todos sabemos que algo anda mal; o más exactamente, alguien está ausente.

Si elimina a Dios del matrimonio, como se ha convertido en la norma, entonces puede haber poco que lo separe de un contrato de arrendamiento, un contrato de seguro o un contrato de trabajo. Eres solo un abogado decente (y una gran factura) lejos de salir de esto. 

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Pero, ¿y si fuera un pacto? ¿Y si fuera una de las cosas más importantes y piadosas en las que un hombre o una mujer pueden participar? ¿Qué pasaría si se pararan en tierra santa (no en una playa), en la casa de Dios, con respeto por la santidad de donde se pararon, jurando a su Creador que se apoyarían unos a otros y ayudarían a guiarse unos a otros, en el servicio de Dios hasta el fin de sus días? 

Si hacen algo menos, no estoy seguro de que sea amor en absoluto. ¿Qué pasaría si no les importara nada el gobierno en ese momento? ¿Qué pasaría si, después de su propia muerte, esperaran responder ante Dios por cómo se comportaron dentro de ese matrimonio?

Eso es un matrimonio real. Requiere un amor que una unión homosexual jamás podrá realizar. Los cónyuges en un matrimonio real pueden y deben guiarse mutuamente hacia Dios porque se aman lo suficiente como para cuidar de sus almas eternas. Una unión homosexual, por otro lado, es un abrazo de deseo pecaminoso en el que ambas partes se alejan mutuamente de Dios, lo cual no puede ser amor. No puede ser amor decir al otro: “Haz conmigo este acto, a expensas de tu alma, porque considero que mi placer es más importante que tu salvación”.

Por cierto, esta es la razón por la que no es moral que los católicos se nieguen a hablar sobre este tema, o peor aún, que lo alienten bajo el disfraz de la tolerancia. No es moral para nosotros ignorar o fomentar lo que es pecaminoso. Hacer eso es negar la verdad (y por lo tanto negar a Cristo). 

No puede haber moralidad en decir implícitamente: «Me importa tan poco tu alma que ni siquiera te diré la verdad». Eso no es moralidad. Eso es cobardía. Es común, incluso normal. Hay personas que proclamarán que de alguna manera es moral para nosotros permanecer en silencio mientras otros se ponen en peligro; pero eso es encubrir la cobardía en la virtud, cuando no puede haber ninguna. En palabras de San Juan Bosco, “El poder de los malos vive de la cobardía de los buenos”.

Publicidad.
Puede leer:  El orgullo de  ser heterosexual.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El proyecto de ley que aprobó recientemente la Cámara de Representantes de los EE. UU. se denominó irónicamente «Ley de respeto por el matrimonio». Es indignante afirmar que se puede respetar algo socavándolo. Uno no demuestra respeto por algo al redefinirlo fundamentalmente. Eso es borrado, no respeto. Si socavaste o redefiniste la institución, entonces no la encontraste digna de existir, así que ciertamente no la respetaste.

NUESTROS LIBROS RECOMENDADOS

Para que respetemos el matrimonio, no solo debemos rechazar las redefiniciones, sino que también debemos reconocer la importancia del matrimonio en nuestra sociedad. Es el bloque de construcción de la misma. Es la institución que engendra niños y de la que se levanta una sociedad sana. La sagrada institución del matrimonio ha unido a hombres y mujeres a lo largo de los siglos, para que puedan estar preparados para criar a la próxima generación. Ha proporcionado dirección para la crianza de la mujer mientras domesticaba la agresividad del hombre en su posición como protector de su hogar.

Cada hogar debe construirse sobre el fundamento claro que Dios manda, que la razón determina y la experiencia humana universal confirma, permitiéndoles así criar a sus hijos bajo Dios lo mejor que puedan. A partir de ahí, se unen a otras familias similares para crear organizaciones benéficas, instituciones cívicas y comunidades. Si este no fuera el fundamento, ¿cuál sería la alternativa?

Sólo hay uno: el gobierno. El orden de la sociedad se vuelve inverso. No existe el matrimonio natural, sino sólo uno artificial y efímero, porque el estado todopoderoso se convierte en el árbitro siempre activo de todo. Puede tomar y definir contratos y llamarlos matrimonios, grupos y llamarlos familias. Al hacerlo, también se redefine a sí mismo: como dios.

No se equivoquen, cuando se redefine el matrimonio, también se redefine la sagrada institución de la familia, pues se la deja sin fundamento. Si se borra la verdad del matrimonio, ¿cómo entonces alguien que acepta el nuevo poder del gobierno va a discutir cuando se le presente una pareja homosexual como si fueran “padres”? ¿Y cómo podrían entonces argumentar esos mismos tontos cuando las escuelas enseñan perversidades a sus hijos? Si tal cosa debe permitirse en la intimidad del hogar, ¿por qué no la escuela a distancia? 

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Aceptar la redefinición del matrimonio por parte del gobierno no se trata de modificar las condiciones legales de un contrato, porque nunca fue solo un contrato. Se trata de la degradación de los cimientos de la cristiandad.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en https://www.crisismagazine.com/

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Escrito por

Selección de noticias en otros medios.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Actualidad

Madrigal-Borloz se refirió específicamente a las políticas a favor de la familia en Florida, Texas y Alabama.

Opinión

¡Que asco más grande! ¡Qué manera de ridiculizarse! Ayer, “Don Almeja-Carmena”, alcaldito pepero de Madrid, “celebraba” el “gaymonio” de un tal Euprepio Padura con...

Análisis

Esta paridad, llevada hasta el frenesí de la sinrazón, ha logrado ya lesionar de manera sumamente dolosa algunos de los conceptos más básicos del...

Videos

Arqueólogos dan mayores pruebas de confirmar que se encontró la ciudad castigada por Dios: Sodoma.

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.