Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

CIEGO Domingo de Quincuagésima

Imagen con licencia Pixabay

Evangelio según San Lucas XVIII, 31,43

I illo tempore
Desde que tenía uso de razón iba al mismo lugar del camino, a la entrada de Jericó, a pedir limosnas. Mi vida era una constante sombra, lo sé ahora porque veo, pero todo lo que conocía hasta entonces no era más que tinieblas y tanteos, tropiezos en la más negra cerrazón, negrura, escasez y desamparo. El mundo, allá afuera, era una referencia lejana y desconocida.

Hasta que llegaron las mentas de ese Nazareno —ahora lo sé— la oscuridad era total y absoluta, pero entonces se me abrió una pequeña luz de esperanza en el entendimiento y en esa región del profundo corazón que llaman alma y solamente es conocida por Dios.

La gente hablaba de él y pasaban de boca en boca las maravillas de sus milagros. Pero yo no creía en él solamente por eso sino porque sus palabras, según lo que contaban mis conocidos, eran la Verdad, no sé cómo explicarlo, no una verdad cualquiera: era tener razón contra los sacerdotes, los fariseos, los mercaderes del templo, pero también contra el duro corazón de los hombres, no sé si se entiende. Ahora lo sé, la Verdad no era uno de sus atributos sino su verdadero nombre, pero entonces, como digo estaba ciego y pedía limosna a la orilla del camino.

Supe que, con solo rozar sus vestiduras, quedaría salvo, y también quería ver, obviamente.
Después, cuando se produjo el milagro, me contaron qué había estado sucediendo cuando pregunté quién era el que pasaba en medio de un tropel de gente. De allá venía el Nazareno y justo les venía a diciendo a sus doce discípulos:
—Mirad que vamos a Jerusalén y se cumplirá todo lo que escribieron los profetas acerca del Hijo del hombre. Porque será entregado a los gentiles y escarnecido y azotado y escupido; y después de azotarlo le matarán y resucitará al tercer día.
Pero ellos nada entendían, pues este lenguaje les era desconocido y no comprendían lo que les decía.
En ese momento aparecí yo, casi a los gritos, pidiendo hablar con él. La gente me apartaba, pues creía que le pediría una limosna. Le suplicaba:
—¡Jesús, hijo de David, compadécete de mí!
No va a creer lo que pasó a continuación. Oyó mis gritos en medio del tumulto a su alrededor y pidió que me llevaran con él. Y cuando estuvo cerca me preguntó, diciendo:
—¿Qué quieres que te haga?
Yo sabía que era Hijo de Dios vivo, que él podía lo que no podían ni sabían los reyes y poderosos de la Tierra, estaba seguro de que lo imposible para todos era posible para él. Entonces le respondí:
—Señor, que vea.
Y él me dijo:
—Ve, tu fe te ha salvado.
Después el apóstol Lucas contaría que “al instante vio y le seguía glorificando a Dios”. Agregó “y al ver esto todo el pueblo alabó a Dios”.
Y es del todo cierto, porque así sucedió, palabra por palabra. Después sucedió lo que todos saben, su entrada triunfal en Jerusalén. Y al final el podrido hedor de la muchedumbre pidiendo su sangre a cambio de la vida de ese tal Barrabás. Y su muerte en el Gólgota, rodeado de dos ladrones, mi amigo Dimas, al que conocía desde la infancia, que creyó en él y ese día estuvo con el Padre, y el otro, que pedía a los gritos que muestre el poder de su padre, liberándolos de la cruz.
Luego de unos años viajé a Roma como tantos otros, a buscar no sé qué vanas ilusiones de pequeño aldeano, al centro del Imperio, me topé con un grupo de esos discípulos que se hacían llamar cristianos. A algunos les conté que yo era el ciego de Jericó que ahora veía gracias al Nazareno. Eran otros tiempos, una nueva oscuridad se cernía sobre ellos pues Roma no los quería. Recuerdo que una vez les dije que de esas sombras que los acechaban saldría una luz que alumbraría el mundo.
No sé si me creyeron.
©Juan Manuel Aragón

Puede leer:  Los cristianos en Belén y Tierra Santa están emigrando a torrentes

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Escrito por

Desde Santiago del Estero, Argentina. https://ramirezdevelazco.blogspot.com/

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Religión

¿Cómo apoyar a los cristianos de Belén?.

Religión

El tipo humano por excelencia es la persona de Nuestro Señor Jesucristo, el Dios Hombre.

Videos

El editor recomienda P. Martín: ¿Un cónclave con participación de herejes podría ser inválido? VÍDEO: La expulsión de los jesuitas. Con el padre Gabriel...

Opinión

Como un centinela instalado en su atalaya, en su matacán, en su observatorio, lo anuncio: ¡¡¡Es Navidad!!! ¡¡¡Viva Cristo Rey!!!

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.