Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Cultura

RESEÑA: Luis de Oteyza: Abd-El-Krim y los prisioneros (Ediciones del Viento)

El viernes 4 de agosto de 1922 se publicaba en primera página del diario La Libertad el siguiente telegrama enviado por su director, Luis de Oteyza: «Melilla, 3 —Urgente.—Triunfo completo. He hablado con el general Navarro y con Abd-el-Krim, he visitado a los prisioneros y he recorrido el territorio. Llevo una amplia información y numerosos autógrafos y fotografías. Salgo para Madrid, a donde llegaré el sábado. Abrazos». A continuación se completaba con el texto que sigue: «Oteyza viene encantado de la excursión, la cual rebasa los límites de] reportaje, pues lleva una información extensísima y sensacional de todo cuanto sucede en la cuestión de los prisioneros. Nuestro compañero conversó extensamente con el general Navarro, y su entrevista con el caudillo Abd-el-Krim duró más de cuatro horas, hablándose en este tiempo de las condiciones del rescate de los cautivos y de cuanto tiene referencia con la pacificación del Rif. Trae también el fiel relato de todo lo ocurrido cuando el desastre de Annual, pues para que la visión fuese exacta, Oteyza habló de este asunto, no sólo con los prisioneros, sino con aquellos indígenas que le merecían confianza». Pues bien, Abd-El-Krim y los prisioneros es la crónica de ese viaje, con las vicisitudes para llegar al lugar de la entrevista y la información obtenida tras las conversaciones con el mismísimo Abd-El-Krim y con otros líderes rifeños. Ediciones del Viento acaba ha reeditado este interesante título, mitad libro de viajes y mitad crónica periodística, que vio la luz por primera vez en Madrid, publicado por Editorial Mundo Latino en 1924.

Para comprender la importancia de este libro es interesante recordar brevísimamente los acontecimientos históricos que lo provocaron. En virtud del Tratado de noviembre de 1912 entre España y Francia, con el asentimiento  del resto de potencias, Marruecos quedó dividido en tres zonas de Protectorado: zona francesa, con Casablanca incluida; zona española y zona internacional de Tánger. El establecimiento del Protectorado de Marruecos obligaba (según los convenios entre Francia, España e Inglaterra del 7 de abril de 1905, de la Conferencia de Algeciras de 1907 y del Tratado franco-español de 1912) a España a «velar por la tranquilidad del país y a prestar toda su asistencia al gobierno marroquí a fin de que sean posibles y eficaces las medidas que se adopten para llevar a cabo reformas políticas, económicas, administrativas, judiciales y militares».

El día 21 de julio, los rifeños, comandados por Abd-el-Krim, comenzaron a atacar Annual (unos 70 kilómetros al este de Melilla), donde se encontraban 6.000 soldados españoles, produciendo gran número de bajas. Las tropas españolas intentaron formar una segunda línea defensiva en Igueriben, a 5 km de Annual, pero el 22 de julio se pierde la loma de Los Ángeles, donde los españoles se proveían de agua. Tras 14 horas de lucha cuerpo a cuerpo, habiendo fracasado tres convoyes de abastecimiento enviados desde Annual, sólo 15 soldados conseguirán llegar hasta allí, mientras que 400 habían perdido la vida. Esa noche, el general Silvestre reunía en el cercano Annual a sus oficiales, rodeado por 25.000 rifeños que ocuparon las alturas que dominaban la plaza. Finalmente, los sitiadores atacaron en formación cerrada y en las tropas españolas se dio la orden de retirada. Los españoles buscaron la retaguardia en total desorden, lo que aprovecharon los rifeños para masacrarlos. Se calcula que unos 6.000 españoles, incluidos el general Silvestre (quien según algunos supervivientes pudo haberse suicidado) murieron en esa acción. Un nuevo sitio a las tropas españolas por parte de los rifeños se produciría en el Monte Arruit (unos 30 kilómetro al sur de Melilla). Allí alrededor de 3.000 supervivientes de la matanza, fueron reorganizados por el general Navarro. Aguantaron 12 días (del 29 de julio al 9 de agosto) de duros combates, hasta que, sin refuerzos (a pesar de que en la región de la Yebala había 56.000 soldados disponibles que hubieran podido auxiliar al general Navarro, el Alto Comisario, general Berenguer se había negado a socorrerlos pensando que estaban ya perdidos, y no hizo uso de la aviación hasta pocos días antes de la toma de Monte Arruit), sin agua ni comida, con 2.600 heridos, los españoles se rindieron ante la promesa de Abd-el-Krim de respetar sus vidas. No cumplió su palabra y todos, excepto el general Navarro y un reducido grupo de soldados y oficiales, fueron degollados. Todos los pueblos entre Annual y la costa fueron saqueados y sus habitantes pasados a cuchillo. Informes de la Cruz Roja hablan de salvajes torturas a quienes presentaron bandera blanca, fusilamientos en masa tras rendiciones pactadas, oficiales quemados vivos y algunos casos de canibalismo documentados. Este cúmulo de tristes acontecimientos pasaría a la historia de España con el nombre de El Desastre de Annual.

“Juzgo llegado el momento de discutir en serio. Y acercándome a mi interlocutor, le hablo al alma, más aún, le hablo a la inteligencia.
—Formalmente, Mahomed, dígame si cree usted, usted que conoce las naciones constituidas, en la posibilidad de que el Rif llegue a serlo. Una nación verdadera, ¿eh? Una nación donde estén garantizadas la hacienda y la vida, no sólo de los propios, sino también de los extraños.
—Y hasta de los enemigos –responde–. Y eso –añade– no es que pueda llegar a ocurrir; es que ocurre ya. Usted tiene la prueba.
—Sí –insiste–, usted la tiene. Lleva usted tres días en Aydir paseando libremente por todas partes, con sus ropas y con sus maneras, que revelan su condición de español… ¡Y no le ha seguido un chiquillo, no le ha gritado una mujer, no ha dejado de saludarle un hombre!
Tengo que callar. Él habla aún:
—Formalmente también, señor De Oteyza, dígame usted si cree que ocurriría eso en Madrid con un Beniurriaguel.
No he levantado siquiera la vista para que no vean en mis ojos la contestación, que de ningún modo quiero dar. Dibujo en mi carnet. Mahomed se inclina sobre mi hombro y ve que estoy pintando una paloma con un ramo de oliva en el pico. Me habla en tono afectuoso:
—La paz y la amistad… Con ellas alcanzaría España todos los beneficios que en el Rif pueden lograrse. Los alcanzaría sin pérdida alguna…
—¿En qué condiciones? –pregunto.
—La independencia absoluta desde el Kert hasta Tetuán.
—¿Con nuestro protectorado?
—No; el protectorado, que un día creímos aceptable, hoy sabemos que no lo es. Ni una posición ni un soldado.
—Entonces…
—Una unión de intereses, en cambio, de modo que España quedase en nuestro territorio mejor que ninguna otra nación. Es el pueblo que más estimamos, pues sabemos que sus ideas y sus sentimientos son análogos a los nuestros. Os daríamos puntos de mercado y la preferencia para explotar las riquezas del país. Como hermanos os tendríamos entre nosotros. El Rif no ha combatido a los españoles, sino al partido imperialista que quiso avasallarle. A los trabajadores, a los comerciantes, no es que los rechacemos, ¡es que les pedimos que vengan!
—Pero reconocer vuestra independencia sería inútil. Otras naciones intervendrían…
—¡Que lo hagan! Con quien sea lucharemos hasta el exterminio… ¡Con quien sea! El Rif ha vivido siempre independiente, sin reconocer dominación ninguna. Y así sigue, y así seguirá.[…]

Luis de Oteyza, entonces director de La Libertad, decidió realizar un viaje de incógnito con el fin de entrevistarse con los prisioneros españoles supervivientes y con el mismo cabecilla de la rebelión del Rif. Acompañado únicamente por los fotógrafos Alfonsito Sánchez y Pepe Díaz y tras muchas dificultades que casi abortan la misión, consigue obtener permiso y encontrarse con el general Navarro y el resto de los prisioneros, así como entrevistarse con Abd-el-Krim y su hermano menor. Oteyza transcribe fielmente las opiniones y afirmaciones de los rifeños, lo que nos da una visión nueva del hecho. Las históricas fotografías que se realizaron se incluyen en esta bonita y completa edición de Ediciones del Viento.

Abd-el-Krim se muestra en la entrevista inflexible en cuanto a las demandas del dinero exigido para la liberación de los presos y la liberación de todos los prisioneros rifeños en poder de España. Por último, el empresario vizcaíno Horacio Echaverrieta fue el mediador directo con el líder rebelde para negociar la liberación de los más de 500 soldados apresados tras el Desastre. Echevarrieta viajó al norte de África con uno de sus yates, negoció personalmente el modo de pago del rescate de 4 millones de pesetas y regresó a España con 336 prisioneros españoles supervivientes.

Hasta su resolución definitiva en 1927 (dos años después del desembarco hispano francés en la bahía de Alhucemas), la guerra en Marruecos fue tema recurrente en la prensa española de la época; esta crónica forma parte de esa corriente. Haciendo gala de una objetividad extrema, Oteyza omite hacer, en esos momentos terribles, comentarios sobre el vergonzoso e inexplicable fracaso militar, fruto de la incompetencia, la falta de planificación, la corrupción y las rivalidades entre las máximas autoridades. Nos encontramos con un reportaje periodístico ejemplar, emotivo y sumamente entretenido. En resumen, Abd-El-Krim y los prisioneros es una recuperación esencial dentro del panorama del periodismo español del siglo XX. Totalmente recomendable.

Puntuación: 4 (de 5)
Ediciones del Viento (2018)
Colección: Simún, 88
120 págs.

Ver y Comprar este libro en Amazon: https://amzn.to/2JuxVBa

En verano de 1922 el periodista Luis de Oteyza, director del diario La Libertad emprende una viaje secreto a la región del Rif, escenario, sólo un año antes, del “Desastre de Annual”. De aquel suceso bélico, que había causado casi diez mil muertos españoles, quedaban 350 prisioneros en manos del caudillo rebelde Abd-el-Krim; y el objetivo del periodista era entrevistarse no sólo con éste sino también con los presos, trayendo así noticias a sus familias. Lo acompañan los fotógrafos Alfonsito Sánchez Portela, hijo de su amigo Alfonso, y Pepe Díaz, de Prensa Gráfica. Todos ellos inventan viajes –a París a comprar máquinas, a Santander de vacaciones…- y parten de Madrid el 2 de julio rumbo a Orán. (Sinopsis de la editorial)

El madrileño de origen vasco, Luis de Oteyza nace accidentalmente en Zafra (Badajoz) el 30 de junio de 1883. De familia acomodada, tras acabar sus estudios de bachillerato se matricula en la Escuela Naval, que cierra por los descalabros de Cuba y Filipinas. Entonces se incorpora a la Escuela de Ingenieros Industriales, pero su vocación literaria y periodística lo empuja a abandonar los estudios definitivamente. Periodista, escritor, poeta y viajero, su entrevista a Abd El Krim, en el verano de 1922 le confiere gran popularidad. Agobiado por la dictadura de Primo de Rivera, en 1925 decide viajar a Extremo Oriente, y hace escala en Malasia, Filipinas y China, para alcanzar finalmente el Japón. Dos años después, junto con el fotógrafo Alfonso Sánchez, realiza el vuelo Toulouse-Dakar.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Pero la auténtica labor de Oteyza fueron los relatos de viaje y las novelas. Entre los primeros figuran Abd-el-Krim y los prisionerosDe España al JapónEn el remoto CipangoAl Senegal en avión y El tapiz mágico. Entre las segundas, El diablo blancoEl tesoro de CuauhtémocLa Tierra es redondaAnticípolisRío revuelto, ¡Viva el Rey! y El hombre que tuvo harén.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

José Luis es el administrador del sitio web https://librosdecibola.wordpress.com/ que difunde la gran literatura (preferentemente cuento y ensayo), con especial atención a autores españoles e hispanoamericanos.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestros libros

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

Lo + leído

En Amazon

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Carlismo

La obra publicada por Doce Calles en colaboración con la Fundación Ignacio Larramendi, fue la ganadora, ex aequo, de la XVII Edición del Premio...

Cultura

 Escribió en el prólogo de esta obra, que tanto hace reflexionar,  el gran filólogo clásico Agustín García Calvo, autor, por cierto,  de uno de...

Cultura

Asimov explora la posibilidad de que los robots puedan alcanzar un nivel de inteligencia comparable al de los humanos.

Cultura

Feliz culpa es una novela histórica de la escritora polaca Zofia Kossak, publicada en 1953. La novela narra la historia de Mikołaj Sapieha, conde...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.