María Cuervo-Arango Cienfuegos-Jovellanos

Discurso pronunciado el 21 de noviembre de 2015, en el acto nacional del Cerro de los Angeles.

María Cuervo-Arango Cienfuegos-Jovellanos

María Cuervo-Arango Cienfuegos-Jovellanos

“Echo muy en falta a don Domingo Fal-Conde, que no puede hallarse presente aquí por motivos de salud. Vaya nuestro mayor  mejor afecto hacia él y su familia.

Afirmamos a Dios, por lo que es necesario vivir en gracia de Dios. Afirmamos la Patria, porque podemos vivir muy a gusto,  todos en común.Os transmito algunas líneas sencillas de acción. Es preciso que los jóvenes os reunáis para la formación y la acción. También conviene mucho que los carlistas de Madrid se potencien, pues aunque son muchos y buenos las distancias de la gran ciudad son tan grandes que parecen ser un inconveniente que hay que superar con tesón. Conviene ir a todos los actos y avisar cuando no se puede acudir con motivos justificados. Otra cosa: entre los carlistas, pudiendo hacer mucho, el no hacer y trabajar es hacer el canelo, a la vez que es necesario dejarse de posibles majaderías. Estemos todos juntos y que la Virgen nos conceda vivir la virtud de la santa pureza y nos eche una mano.

Afirmamos los Fueros, que el Gobierno no puede dar o conceder sino reconocer porque son derechos propios.

Afirmamos al rey, pues somos monárquicos. Al rey que el día dispuesto venga y que sea capaz de servir a Dios y a España.

El mal menor tan de moda para algunos es un horror que está envenenando a la gente. Esta mentalidad permite pensar que no hay que meterse en política porque siempre habrá un supuesto mal menor. Y así estamos, en el mal mayor en el que ha caído España. (La sima de la degradación es tal que sin Dios y la fuerza del ejemplo de nuestros mayores y nuestra, nada se puede hacer).

La política es el camino, y la caridad mayor que puede tener un cristiano. Que las leyes obedezcan lo que manda Dios. También las leyes son nuestro futuro. Necesitamos leyes justas y sencillas, que no nos amarguen con inventos (Aplausos).

Cuando venía hacia ésta importante celebración del día de la Comunión, en esta fiesta de Cristo Rey celebrada en El Cerro de los Ángeles, me preguntaron: “¿A dónde vas?” Y les respondí: “¡Pues a respirar aire limpio!” (Aplauso general).

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada