Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Religión

Bendición Eucarística desde los cielos (réplica a una feminista)

Que la contemplación de Jesucristo Crucificado y Resucitado, durante este Triduo Pascual, colme a nuestros gobernantes de un gran celo por la gloria de Dios y, aunque a algunos doctorcitos les moleste, los lleve a entronizar a nuestro divino Redentor como Rey de todas y cada una de las Naciones.

Estimada Dra. Edilia Camargo
Por medio de esta misiva pública y con el respeto que su persona merece, me dirijo a Ud. con el fin de contestar la injuriosísima, mal escrita y sofística epístola que Ud. envió al Su Excelencia Reverendísima, Mons. José Domingo Ulla, Arzobispo de la ciudad de Panamá, criticándolo por haber querido bendecirnos con la Eucaristía desde un helicóptero, acusándolo de querer lucirse, cuando Monseñor, como digno Sucesor de los Apóstoles, sólo quiso que se luzca nuestro divino Salvador y Su Madre Corredentora.
Su carta es tan irrespetuosa y dañina que, de cara a Dios –Cuya gloria, derechos e intereses prometí defender-, me vi obligado a interrumpir mis plegarias y labores en este sacro tiempo de la Semana Santa para responderle a Ud., faena esta que comienzo sin más proemios, dividiendo mi réplica en tres puntos: I) errores de forma; II) errores de fondo; III) felicitaciones.
I.- Errores de forma
Su carta adolece de errores formales, esto es, Ud. no sigue las normas elementales del respeto a las personas constituidas en dignidad, no respeta las leyes de la lengua castellana y las normas evangélicas de la corrección fraterna.
En primer lugar, Ud. falta el respeto a un dignatario y no a uno civil, sino de la más alta jerarquía eclesiástica, ignorando cómo encabezar la carta y tratándolo de igual a igual, como a una persona cualquiera. No creo que Ud. trate con tanta liviandad a los jerarcas de la UNESCO, organización abortista (y, por ende, criminal e infanticida) con la que Ud. se gloría de colaborar . Es tanta la irreverencia Ud. se dirige al Arzobispo y al Procurador Nacional llamándolos “Señores Ullo” (sic!) y que califica, denigrándolo, de “turístico” al encuentro espiritual de jóvenes más grande del orbe, que no es sino la “Jornada Mundial de la Juventud”, instituida por Su Santidad Juan Pablo II.
Ahora bien, la primera persona constituida en dignidad a la que Ud. le falta el respeto en su misiva, al punto de, rozar la blasfemia (al menos), es a nuestro señor Jesucristo. En efecto, Ud. escribe al Arzobispo: «en nombre de Jesucristo, nuestro Señor, suspenda Usted, la procesión aèrea con el Santìsimo». ¿Sabe Ud. qué es “el Santísimo”? ¿Acaso es consciente Ud. que el Santísimo no es sino el mismo Jesús verdadera, real y sustancialmente presente bajo la especie de pan o, dicho más brevemente, sabe Ud. que el Santísimo no es sino el mismo Jesús? ¿Cómo, entonces, se le ocurre a Ud. pedirle “en nombre de Jesucristo” a un Obispo de Jesucristo que no porte a Jesucristo en procesión?
En segundo lugar, Ud., a pesar de ostentar un doctorado, parece ignorar normas elementales de la lengua castellana, usando sistemáticamente un acento que no existe en nuestro idioma (`), empleando jerga “de género” (¿cómo quiere que le diga? ¿estimada o estimade?), sin poner espacio después de varias comas, usando varias veces signos de puntuación inexistentes en nuestro idioma (como ser el de dos y hasta cinco puntos seguidos), poniendo un punto entre dos palabras de la misma oración, omitiendo el espacio entre dos palabras, omitiendo acentos donde corresponde, poniendo un punto antes y después de un signo admirativo (.!.), entre otros atentados contra la bellísima lengua cervantina, que, de suyo, exigirían el aplazo en un examen a un infante de la escuela primaria.
En tercer lugar, Ud., que se dice “creyente” y tiene la osadía de darle lecciones de exégesis veterotestamentaria a un Sucesor de los Apóstoles, no respeta las normas evangélicas de la corrección fraterna, que exige ser hecha primero en privado, como exige el sacro Evangelio (en el que Ud. dice creer): «si pecare tu hermano contra ti, ve y repréndelo a solas. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano» (Mt XVIII, 15). El uso del helicóptero por parte de un prelado para bendecir al pueblo cuyo cuidado pastoral Dios le encomendó no sólo no es una obra digna de reproche, sino meritoria de alabanza en esta vida y en la eterna, pero si Ud., debido a su deficiente formación moral, esto es, a lo que en teología se llama “conciencia errónea”, cree que cuadra una corrección fraterna (o, más bien, filial), la misma debe ser hecha inicialmente en privado.
De todos modos, si bien Ud. se dice creyente, no aclara en qué es creyente. De hecho, su filiación a la UNESCO y la ideología subversiva (feminista y sodomizante) que Ud. enarbola, no son ornamentos dignos de una hija de Dios.

II.- Errores de fondo
Su infeliz misiva adolece, además, de severos errores de fondo –explícitos e implícitos-, de los cuales destacamos tres: 1) errores sobre el honor debido a nuestro señor Jesucristo y a la Madre de Dios; 2) errores sobre las relaciones entre Iglesia y Estado; 3) errores sobre las interdicciones decretadas por la actual cuarentena.
En primer lugar, Ud. se queja contra el Obispo criticando la pompa y el gasto de carburante implicados en el uso de un helicóptero para dar al pueblo panameño la bendición tan ansiada.
Ud. escribe así: «haciendo volar sobre nuestras cabezas el ruido ensordecedor de un helicóptero.. con toda la pompa y despliegue de nuestro dinero.e impuestos… porque no serà la Iglesia que dice Ud. presidir, la que abrirà su caja para pagar los gastos de carburante y horas hombres trabajadas». Su texto, que podemos entender a pesar de su horrible modo de escribir, evoca errores sobre el honor debido a nuestro señor Jesucristo y a la Madre de Dios. Vamos a responderle, Doctora.

Como atestigua el sacro Evangelio, Judas Iscariote reprochó a Santa María Magdalena el haber gastado un perfume caro solamente para honrar al Señor. Judas, en cambio, proponía que ese dinero fuese destinado a los pobres .
Judas dijo: «¿por qué no se vendió este perfume en trescientos denarios para dárselos a los pobres?» (Jn XII, 5) y ahora, Edilia Camargo repite el mismo planteo, que podríamos parafrasear así: «¿por qué no se vendió ese carburante para dárselos a los pobres?». Los pobres le pueden responder a Camargo: «porque los pobres queremos que Jesús y la Virgen sean honrados y porque queremos recibir la bendición con la Santísimo Sacramento y si Ud., quizá, es una doctorcita que se hizo liberal luego de estudiar filosofía en Burdeos, es problema suyo, pero no nos prive a los pobres de la bendición de Jesús».
A Camargo también le molestan las “pompas” implicadas por el traslado del Santísimo Sacramento en un helicóptero. Sepa que nuestro señor Jesucristo y Su Madre Santísima no solo se merecen la miserable “pompa” de un helicóptero, sino todas las pompas imaginables, ya que Jesús es Dios y la Virgen es Su Madre. Además, Jesús derramó toda Su sangre por Ud… ¿Por qué entonces ahora Ud., como Judas, le quiere mezquinar a Jesús unos pesos para el carburante?
En segundo lugar, Ud., diciendo que «nadie està por encima de la Ley», reprueba que se la haya concedido al Arzobispo un cierta dispensa en lo que respecta al régimen de cuarentena, todo lo cual demuestra que Ud. ignora cuál debe ser la relación entre los Estados Nacionales y la Santa Madre Iglesia. La Iglesia no es una institución cualquiera –como puede ser alguna de las asociaciones feministas con las que Ud. colabora-, sino la misma Esposa de Cristo. La Iglesia es el mismo Cuerpo Místico de Cristo y fue fundada por nuestro divino Redentor hace dos milenios. Por ende, no puede recibir el mismo trato que el resto de las asociaciones, sino que merece un reconocimiento único y exclusivo, como enseña el Magisterio bimilenario de los Sumos Pontífices. En efecto, como enseña Su Santidad San Pío X, en la Carta Encíclica Vehementer Nos, precisamente promulgada para condenar el error de la llamada separación de la Iglesia y el Estado («dissociandam ab Ecclesia rempublicam» ), este desvarío, que fue calificado de magno y pernicioso por la Cátedra petrina , se refuta con solo recordar un haz de verdades elementales, como ser las siguientes: a) que los hombres no le deben a Dios solamente un culto privado, sino también un culto social y honores públicos ; b) el orden presente de las cosas se debe subordinar a la conquista de bien supremo y absoluto (que es la beatitud eterna), lo cual implica que el poder civil no solo tiene prohibido obstaculizar esta conquista, sino que tiene el deber de ayudar a conseguirla .

En tercer lugar, yerra Ud. una vez más al tergiversar el contenido de las interdicciones de la cuarentena panameña, escribiendo (no sin grosería) lo siguiente: «Digame, què privilegio tiene Usted, por encima de todos los panameños.., para romper el silencio de este confinamiento.. haciendo volar sobre nuestras cabezas el ruido ensordecedor de un helicóptero». La cuarentena no fue una prohibición de generar sonidos ni un voto de silencio, por ende este reproche suyo es absurdo.

Publicidad.

III.- Felicitaciones y votos
Para cerrar esta réplica, queremos manifestar nuestra más sentida enhorabuena a su Excelencia Reverendísima Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta y al Excelentísimo Señor Laurentino Cortizo, Presidente de Panamá, por haber trabajado eficazmente para que nuestro señor Jesucristo –bajo las especies sacramentales-, bendiga a todo el pueblo panameño desde los cielos por Él creados.
Esa bendición ya está dando sus frutos en esta porción de la familia de Dios y, no dudamos, es prenda de grandes bendiciones celestiales en el tiempo venidero.
Elevamos nuestras preces al Altísimo, que Se dignó hacerse hombre y a quedarse con nosotros en el Santísimo Sacramento, para que inspire a todos los gobernantes del mundo –tanto eclesiásticos como civiles- a que cooperen armoniosamente, como vimos en Panamá, para que los cielos se llenen de helicópteros en todos los puntos del orbe y desde allí los Sucesores de los Apóstoles colmen al pueblo de las mejores bendiciones divinas, que son las bendiciones eucarísticas.
Que la contemplación de Jesucristo Crucificado y Resucitado, durante este Triduo Pascual, colme a nuestros gobernantes de un gran celo por la gloria de Dios y, aunque a algunos doctorcitos les moleste, los lleve a entronizar a nuestro divino Redentor como Rey de todas y cada una de las Naciones.

¡Fecunda Semana Santa y felices Pascuas de Resurrección!
Suyo devotísimo en Cristo Rey y María Reina,
Padre Federico Juan Highton,
Ciudadano argentino con domicilio temporario en Panamá


Nuevo (Telegram): Canal para suscribirse https://t.me/tradicionviva

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar remitiéndonos tus artículos, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es, o haciendo una DONACIÓN.

Publicidad.

 

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL LIBERALISMO ES PECADO

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Videos

Aunque muchos no se quieren enterar México, de la mano de López Obrador, esta en guerra contra los católicos, por lo que es necesario...

Actualidad

Unos 5,3 millones de niños podrían padecer de hepatitis crónica entre 2020 y 2030 al dejar de ser vacunados durante la pandemia de coronavirus,...

Historia

El 23 de Septiembre de 1947 el Congreso concedió el sufragio femenino, un logro de Evita y del Partido Peronista Femenino.

Actualidad

Mientras han permitido la prisión domiciliaria a los corruptos y delincuentes comunes, se la niegan a los militares detenidos por haber luchado contra la...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.