Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

La Cruz del Valle y las heridas del combate

Asistimos a la segunda fase del proyecto de “borrado” del catolicismo en España. Aquellos que permanezcan tibios, silenciosos y/o falsamente prudentes mostrarán tener su corazón y su alma más cerca de la bandera de la Revolución que de la bandera de la Contrarrevolución, ya no serán de los nuestros.

La Revolución tiene un único objetivo final (todo el resto de objetivos son instrumentales): LA CRUZ. Y es que la Revolución está al servicio del ángel caído, que se negó a reverenciar a Cristo y desde entonces combate con todas sus fuerzas para hacer ineficaz el Sacrificio en el Santo Madero.

La Revolución es fría, calculadora y metódica, y aprende de sus propios errores. Por eso no suele presentarse nunca en su versión más agresiva y descarada (como hizo en el pasado), pues sabe que cuando muestra de una vez toda su rabia y odio (pues la Revolución es constitutivamente odio) provoca la reacción de lo que aún queda de sano en lo que antaño fue la Cristiandad.

Por eso anda cautelosa y actúa por pasos. Por eso fueron tontos útiles aquellos que ante la profanación de los restos del General Franco se mostraron tibios e inactivos. Alegaban estos de todo: que si no eran franquistas, que si fueron antifranquistas, que si el traslado tenía que llegar antes o después, que si solo era un traslado de un enterramiento a otro, que si preferían no meterse en política, etc. Por ignorancia o por cobardía no supieron ver que los ataques de la supuesta Memoria histórica y los ataques a Franco no tenían por objeto la figura personal del General, sino lo que la misma representa, que es la de la España católica que supo resistir en 1936-39 el embate del internacionalismo ateo. Y es que guste o no guste, la historia fue como fue, y Franco fue el Generalísimo de los Ejércitos que finalmente ganaron la guerra. Una victoria que no fue solo de Franco, ni del Ejército profesional, sino que fue primeramente de los santos y mártires que derramaron su sangre sacrificados por el odio a Cristo; en segundo lugar del pueblo español mismo, que se levantó como un hombre ante la barbarie republicana (allí se encuentran los requetés, y los falangistas, y los españoles sin obediencia a sigla ninguna que se presentaron voluntarios para ir al frente); y en tercer lugar a aquellos militares que se mantuvieron fieles a España.

Así pues, el traslado de los restos de Franco era el primer paso. El segundo, la retirada de los monjes y la “resignificación del Valle”. Y el tercero y último la demolición de la Cruz, que a todos llama y abraza. Si los españoles hubieran reaccionado varonilmente cuando se retiraron los restos de Franco, la Revolución, por temor, no hubiera dado su segundo paso. Sin embargo, como la cobardía y el resentimiento anidaron en el alma y los corazones de los que debieran haber salido en su defensa, la Revolución ha visto el campo allanado para proseguir su camino.

Publicidad.

La cobardía anidó en la Iglesia jerárquica y en gran parte de la militante, que alegaron no querer meterse en política, olvidando que enterrar a los muertos y respetar sus restos no es ningún acto político, sino obra de misericordia corporal. Los malos quisieron realizar una profanación, los buenos no tenían que meterse en política: simplemente tenían que haber protestado por la profanación. Y hasta donde hubieran podido haberla intentado evitar.

Otra parte de la Iglesia militante, que no es cobarde, sin embargo se dejó llevar por el rencor. Y como fueron o se sintieron (con razón o sin ella, pues eso es una cuestión histórica intrascendente a estos efectos) perjudicados por la labor política de Franco alegaron su “antifranquismo” para justificar su inacción. Pusieron sus pasiones por delante de sus obligaciones de misericordia.

Y otra parte, finalmente, se dejó llevar por el “purismo” político, doctrinal, histórico, etc… ese purismo que tantas veces esconde sólo la defensa de una manera confortable de vivir en medio de la Revolución, aprovechando las prebendas que la misma otorga, pero aparentando mantenerse el corazón puro, siendo lo más cierto que su corazón solo está invadido por el orgullo, que es precisamente el motor del odio revolucionario.

Los cobardes, los puristas y los rencorosos se forzaron a esperar, para sus adentros, que la ofensiva no fuera a más, creyendo que su cesión contentaría a la Revolución, negándose a admitir lo que en el fondo su conciencia les dice: que la Revolución no se contenta con ejecutar solo una parte de sus planes, sino que siempre tiende a la victoria total: a la supresión de todo lo que tenga aun siquiera un pequeño asomo de cristiano.

Ahora asistimos a la segunda fase del proyecto de “borrado” del catolicismo en España. Y la mayor parte de los que debieran hablar y reaccionar no lo harán… y acabarán perdiendo los últimos restos de autoridad que les queda, pues en el campo moral la autoridad es tal si va acompañada de santidad, ejemplaridad, integridad y valor. Los obispos, los sacerdotes, los monjes y los fieles en general convirtieron a los paganos y a los bárbaros no por su poder, sino por la autoridad moral que les deba su cumplimiento fiel de la Ley de Dios. Es más, en el fondo, la descristianización de Occidente no tiene por causa inmediata los ataques de la Revolución, sino precisamente la desafección en sus actitudes y acciones de los que debieran haber sido ejemplares.

En cualquier caso, en este segundo embate se verá quien está auténticamente por el Reinado de Cristo. Aquellos que permanezcan tibios, silenciosos y/o falsamente prudentes mostrarán tener su corazón y su alma más cerca de la bandera de la Revolución que de la bandera de la Contrarrevolución. Por tanto, los contrarrevolucionarios ya sabremos con quiénes no podremos contar, pues aunque hubieran salido de los nuestros, no son de los nuestros.

Publicidad.

Desde Tradicion Viva queremos ponernos a disposición de todos aquellos que de verdad son sabios. Y sabios solo son los que saben cuál es el camino de la salvación eterna: la lucha en el buen combate. San Pablo ya nos dijo que hay que ser «soldado de Cristo» y el libro de Job ya nos anticipó que «Militia est vita hominis super terram, et sicut dies mercenarii dies ejus» [Milicia es la vida del hombre sobre la tierra, y como días de mercenario son su días]. Por eso ofrecemos nuestro medio como altavoz para difundir la Verdad en su integridad. Quien quiera colaborar con nosotros en esta labor, bienvenido sea. No le ofreceremos cargos, ni reconocimiento social, ni dinero, ni fama. Pero le ofreceremos mil batallas en la guerra cultural contrarrevolucionaria. En ellas podrá combatir y llenar su cuerpo de cicatrices que serán contadas el día del Juicio Final, de forma que cada minuto robado al ocio, cada esfuerzo realizado, cada gota de sudor vertido, serán multiplicados y transformados en Gloria en la vida eterna.

Así sea.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Publicidad

Opinión

Ya está bien, dejémonos de estupideces, no tratemos el problema de Cataluña dividiendo a la gente del lugar entre independentistas y constitucionalistas.

Opinión

Es peor ir con los conceptos tergiversados que a las claras.

Actualidad

LAS VÍCTIMAS SOMOS LOS CATALANES QUE TAMBIÉN NOS SENTIMOS ESPAÑOLES.

Opinión

Existen grupos políticos que pretenden simultáneamente infiltrar el catolicismo con los frutos del liberalismo que expulsó a Dios de la vida política.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box