Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

Dios, Patria y… ¿Rey, o Familia?

La Monarquía Constitucional que subsiste en la actualidad, vaciada de contenido y reducida a cáscara muerta por el liberalismo, no tiene más vínculo con la Monarquía tradicional hispánica que el principio hereditario.

Por Javier Urcelay

El trilema “Dios, Patria, Rey” -o “Dios, Patria, Fueros, Rey”, en su formulación más completa- representa la sinopsis de la jerarquía axiológica del tradicionalismo español. En él se resumen los principios que constituyen la quintaesencia de la España tradicional: el reconocimiento de la Soberanía Social de Cristo y de la ley natural; el amor a la Patria que nos da el ser lo que somos, con un patriotismo ascendente, integrador y abierto; la defensa del Rey legítimo, de origen y de ejercicio, como encarnación de la Monarquía Hispánica, fautora de las gestas de nuestro pasado y garante de la unidad y continuidad de la nación.

Hoy la Monarquía Hispánica es sólo el recuerdo de un pasado glorioso. Dos siglos de Revolución y de penetración en los espíritus de los deletéreos principios de la Modernidad, alejan a los españoles del régimen político secular que les hizo grandes y convierten la pretensión de restaurar la Monarquía Tradicional -católica, social y representativa- en lo que el historiador Fernando García de Cortázar considera una “ensoñación quimérica”. Salvo que ocurra un cataclismo social o una intervención de la Providencia, siempre posibles.

La Monarquía Constitucional que subsiste en la actualidad, vaciada de contenido y reducida a cáscara muerta por el liberalismo, no tiene más vínculo con la Monarquía tradicional hispánica que el principio hereditario en la más alta magistratura del Estado. Subsistencia, por cierto, que constituye una espina irritativa y es solo aceptada a regañadientes por buena parte de los adalides del régimen político vigente.

Publicidad.

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

En la Monarquía Constitucional, el rey queda privado de toda prerrogativa real -en el doble sentido de la palabra-, y sus funciones se asemejan más, por ejemplo, a las propias de la primera dama de los Estados Unidos, que a las de un jefe de Estado de cualquier régimen republicano.  Su papel se reduce así casi exclusivamente a lo protocolario. Por no tener, el rey constitucional no tiene ni siquiera la responsabilidad sobre sus actos que tienen el resto de los ciudadanos.  La firma de Felipe VI de los recientes indultos a los golpistas separatistas catalanes es muestra elocuente de ello.

Incapaz de hacer valer las fuentes genuinas de su “legitimidad de origen” -rey “por la Gracia de Dios”-, y carente de la conferida por las urnas -única reconocida por el régimen democrático liberal-, el monarca constitucional está condenado a la perpetua sumisión al poder político, del que es cautivo y bajo cuyo chantaje moral vive. Su “legitimidad de ejercicio”, en lugar de deberse solo a su recta conciencia y al bien común de su pueblo, consistirá en aceptar estar bajo el permanente y agobiante escrutinio de quienes exigirán de él un nivel de pulcritud y “ejemplaridad”, meramente formal, que ningún otro ciudadano -y, desde luego, ningún político- estaría dispuesto a asumir.

Puede leer:  ¿El cardenal Osoro, se ha olvidado de la verdad?

De esta forma, el rey constitucional, acomplejado e inane ante el igualitarismo democrático, renuncia no sólo al ejercicio de cualquier autonomía y responsabilidad personal, sino también a la dignidad y carácter simbólico de su condición real. Desaparece con ello todo vestigio del ceremonial y pompa asociados a la realeza, parte de su profundo significado, y que aún se conserva admirablemente en la monarquía británica. Por el contrario, se enfatiza su condición de ciudadano cualquiera -por ejemplo, acudiendo a vacunarse por su turno y a su ambulatorio- lo que, lejos de lograr el objetivo de imagen pretendido, no hace sino poner de manifiesto las contradicciones insalvables de su imposible estatuto de “igual pero diferente”.

Por todo ello, no será el tradicionalismo quien derrame una lágrima el día en que, fruto de sus incongruencias, la actual “República coronada” -en acertadísima expresión de nuestros clásicos-, decida quitarse la corona y se proclame abiertamente la República Democrática. Antes o después sucederá, por pura lógica interna de las ideas, y los tradicionalistas lo presenciaremos con la pasividad de quien asiste una película ya vista.

Publicidad.

Otras trincheras reclaman nuestra más urgente atención y resultan hoy más perentorias. Entre ellas, en lugar fundamental, la defensa de la familia natural, atacada por mil frentes y acosada hoy por todos sus flancos, prueba de que la batalla contra el orden natural y cristiano ha llegado ya a los últimos reductos de la ciudadela.

La familia es la célula básica de la sociedad, como entendieron ya los clásicos. La familia es, decía Platón, “el seminario de la república”: la unidad básica de convivencia, la semilla de la que procede la sociedad entera, la formadora de vocaciones a la vida social… Sin familia, el organismo social se desmembra inevitablemente.

La familia es también, recordaba San Juan Pablo II, la “Iglesia doméstica”, el eslabón indispensable en la transmisión de la Fe y de la tradición. Transmisora también de ese comprimido de civilización que llamamos sentido común. Sin familia, cada generación sería un reempezar de cero; cada nuevo ciudadano, una hoja al viento.

La socióloga americana Mary Eberstadt en un libro indispensable[i], ha, puesto además de manifiesto, por primera vez, el papel clave que está jugando la destrucción de la familia natural en el actual proceso de secularización y apartamiento de Dios de las sociedades occidentales. La destrucción de la familia natural no sólo es efecto, como cabía suponer, sino también causa de la pérdida de la religiosidad.

Puede leer:  El Marqués de Alcántara, Conde de la Alcarria, Conde de Breu o el Rey Carlos VII

Alejandro Macarrón, por su parte, ha alertado sobre “el suicidio demográfico de España”, y sobre el papel clave de la familia en la natalidad: las familias tradicionales, constituidas por un hombre y una mujer unidos de forma estable, son las que proporcionan más hijos y las únicas que pueden asegurar el reemplazo generacional.

Publicidad.

Tanto uno como otro aspecto, reafirman la importancia crucial de defender a la institución familiar frente a los actuales ataques representadas por las leyes divorcistas, la ideología de género, la denigración del papel de madre, las parejas de hecho, la banalización hedonista del sexo, las negaciones de la libertad de enseñanza, la precariedad en el empleo de los jóvenes y la falta de viviendas sociales.

Sin familia no hay sociedad; sin familia no hay religión; sin familia no hay tradición; sin familia no hay futuro demográfico; sin familia no hay orden social cristiano posible, ni esperanza alguna. Sin familia tampoco hay, por supuesto, Monarquía.

Junto al “Dios, Patria, Rey”, irrenunciable trilema del tradicionalismo y síntesis perenne de sus principios doctrinales, es preciso afirmar hoy el “Dios, Patria, Familia”.

Quizás apunte, más directamente que la invocación al Rey legítimo, a los fundamentos esenciales del orden social que es preciso defender en los momentos que vivimos.

Publicidad.

[i] Eberstadt, Mary: Cómo el mundo occidental perdió realmente a Dios. Madrid: Ediciones Rialp, 2014.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Cultura

Conferencia, el jueves 30 de septiembre 18:30 h. en la Biblioteca Pedro Salinas (Gta. Puerta de Toledo, 1. Madrid).Temas a tratar: Primera Guerra Carlista (1833-1840); regencias...

Miscelánea

Desde la Secretaría Técnica de la Comunión Tradicionalista Carlista nos hacen llegar este resumen de las actividades que lleva a cabo la Comunión y...

Miscelánea

PRESENTACIÓN: Este curso acomete un ambicioso programa de formación para el conocimiento del tradicionalismo en general y el carlismo en particular. Pero además se propone...

Videos

Ramón María del Valle-Inclán y el carlismo.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box