Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

La verdad y la belleza

La belleza es una consecuencia del amor infinito de Dios.

Una vista desde el Triforio de la Catedral de Palencia.

¡Basta de silencios! Que por tanto callar, el mundo está podridoSanta Catalina de Siena

De las pocas cosas que sabemos es que Dios quiere que cumplamos Su voluntad, nos pongamos en Sus brazos y acojamos Su ley. Pero a esta verdad evidente, se le une otra muy interesante, y muy bonita: el culto a la belleza. Si Dios hubiese sido distante, alejado de toda caridad (como el deísmo y el jansenismo defienden, herejías graves), con cumplir Su voluntad sin disfrutar de la vida sería suficiente; pero no fue así, no eran esos Sus designios, y por eso, creó el punto de atracción en la belleza. Por eso, la belleza es una consecuencia del amor infinito de Dios.

La belleza en una mujer bonita, elegante, fina, recatada; la belleza en las obras de arte, que cuanto más excelsas son, más cerca están de Dios; un paisaje de montaña, o una puesta de sol en una tarde de viento calmado, con el mar frotándose con las arenas finas; el canto de un jilguero; un violín bien afinado, o una guitarra, o un pasodoble español; una poesía de amor, o de guerra; un caballo armónico, o un lance a la verónica, o un pase al natural.

Estos son pequeñas muestras de belleza, a las que se podrían unir la bondad de corazón de un alma que no tiene doblez, un abrazo amoroso, la sintonía entre padre e hijo, una explicación del anciano de la familia o una bonita amistad entre dos nobles amigos.

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Eso como expresiones de belleza en el plano terreno, pero ¿y en el plano celestial? Para eso hay que acudir a Santo Tomás, el Doctor angélico. La jerarquía establecida en relación a los ángeles, que nuestra pobre imaginación sitúa como aquellos cuadros del Siglo de Oro en los que destelleaban lucen de entre las nubes, produciendo una amalgama de colores cálidos y acogedores, cremosos, anaranjados, algún celeste, con los ángeles haciendo camino, y por fin…Dios.

Publicidad.

La belleza es el camino que acerca a Dios, y todo lo que no sea bello, no tiene arte; ahí reinará lo feo, por tanto, reinará Satanás. La belleza se ve en los modales, de los que tan carentes estamos hoy, o en la vestimenta, en la que, por fuerza de innovar, se ha perdido la esencia, y se ha perdido la belleza.

Pero entre el cielo y la tierra, ¿qué belleza situamos? Indudablemente la de la Santa Misa, la de siempre, la tradicional. Resulta curioso, y pronto lo aprendí viendo torear a Morante de la Puebla, cómo el arte, que parece inspiración del hombre, tiene una geometría perfecta. Esto me lleva a pensar que, efectivamente, es inspiración, pero divina. Es decir, Dios se sirve de ese momento para dejar una firma preciosa, efímera, única, inacabable, inagotable, imperecedera, y eso se sabe que no es del hombre, sino que es de Dios. Lo que en el humanismo grecorromano buscaban con tanto ahínco, no llegaron nunca a comprenderlo: el arte es bello, porque es de Dios y para Dios.

Por eso mismo, la Misa con el rito de siempre es completamente de Dios y para Dios, todo cumple una belleza y una geometría perfectas ¡Un orden único! Las oraciones al pie del altar son sencillamente colosales, el sacerdote pide perdón a Dios y a los fieles en un Confiteor tenaz y amoroso, va acercándose al altar de Dios con sigilo, sabiéndose pecador, pero pastor necesario para guiar a las almas que le siguen (por eso les da la espalda, porque es el primero, es el único que puede tratar con Dios estos temas, porque sus manos están consagradas). La colocación en el altar de cada objeto sagrado tiene una significación; el aroma que algunos acólitos santos dejan con el perfume que siempre suele haber en las también sacristías santas, porque cuando Cristo arribe, tiene que estar todo perfecto; los ornamentos son sencillamente impresionantes. Un oro recargado, engalanado de la forma más caprichosa -por un alma piadosa, también inspirada por Dios, por supuesto- en un fondo correspondiente al día. Que si negro para difuntos, rojo para mártires, el nazareno penitente, blanco alegre o el ordinario verde esperanza, porque la esperanza es lo corriente en el fondo de la celebración católica por antonomasia: la Misa tradicional, la de Santa Teresa, Santa Catalina, Santa Teresita, Santa Isabel de la Trinidad, San Ignacio, Santo Tomás, San Francisco Javier, San Pio X, los mártires de los romanos, de los árabes, de los jacobinos, de los comunistas y una larga lista de gente que goza en el cielo ya. Las oraciones propias del día es miel entre los labios del orante; la unción del sacerdote al hablar en voz baja, con sigilosos movimientos en el “ruedo” en el que se va a encontrar con Dios, la ayuda incondicional del acólito… ¡Qué gozada de misterio!

Y cuando se llega al Canon, un silencio cálido y frío a la vez cae como un bloque de mármol sobre el templo. Un campanilleo leve pero enérgico anuncia la llegada, y como un paso de palio de frente, o un Cristo por las calles de nuestra amada España, se va acercando, poco a poco, lento, pero con mucho amor, por eso va lento. El acólito espera la señal y el sacerdote se arrodilla. ¡Clin! Un campanilleo, la mano izquierda a la casulla y la eleva, y a la vez se eleva la Sagrada Hostia y se hace sublime. El cielo, la tierra, el tiempo, el espacio… ¡Todo! ¡Todo en ese momento, y en ese fragmento! El sacerdote levitando, colgado del pan, que ya no es pan, sino el Cuerpo de Cristo, y por eso se cuelga ¡Clin, clin, clin! ¡Ya está aquí el Rey y Salvador! Un suspiro de paz en las almas y se consagra ahora la Sangre en la especie del vino, que es la vid-a, que lo es todo. Y Dios en su amplísima Misericordia se refleja en la Sangre vertida en el cáliz y amaina su ira contra el pueblo pecador, porque Cristo Su Hijo, intercede por nosotros con Su muerte, con Su muerte diaria, que es la Misa.

Continúa el rito ancestral, celebrado por infinitas almas de cristal puro y de corazón fiero que nos precedieron. La paz brota del altar sólo cuando Cristo resucita, que en la Misa es la unión del cuerpo y la sangre, cuando el sacerdote deja caer un fragmento de la Hostia en el Cáliz. ¡Es sublime, y no hay más que decir!

Publicidad.

Terminando con la comunión, en la boca y de rodillas, con un Confiteor de la feligresía cargado de sentimientos encontrados: amor, dones inmerecidos, alegría, tristeza, pero por fin de rodillas ¡Cristo se sumerge en nuestro ser!

Se termina con las oraciones finales a la Reina, a la Intercesora, a la Corredentora, a la Sin pecado concebida, a Aquella que se humilló tanto que Dios la elevó a lo más grande, a ser Su madre, y Ella fue la nuestra, aquella niña de Nazaret: ¡la Virgen María!

Y así día tras día, semana tras semana, mes tras mes, siglo tras siglo, como cauce natural del agua que baja por las montañas, la tradición hace su función, aflora santos, alimenta el misterio, que es unión íntima con lo sagrado, y cultiva la belleza, que sólo lleva a Dios.

Este artículo fue publicado en http://unavocordoba.blogspot.com/

Publicidad.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Opinión

Abandono de Dios y vuelta los ojos al mundo. Vacío interior, pasando diariamente de un sueño baldío a otro lleno de vacuidad y de...

Opinión

cuando uno bendice una idea de autodeterminación basada en la pura voluntad, tal como predica el liberalismo, está dinamitando la posibilidad de establecer lazos...

Religión

"Necesitamos escucha y benevolencia y no condena sin diálogo previo."

Análisis

Esa descristianización sigue un orden jerárquico descendente: comienza con la Religión, de allí pasa a la filosofía, incluyendo la filosofía política, luego pasa a...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box