Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

Mensaje de Cuaresma de Monseñor Viganò: La ira de Dios…

Estas guerras, que hoy azotan a la humanidad para esclavizarla y someterla al plan infernal del Gran Reinicio inspirado por el comunismo chino, son nuevamente fruto de nuestra indocilidad,

Mons. Viganò
image_pdfLEER EN PDF

Por el Arzobispo Carlo Maria Viganò:

Es difícil para un hombre de hoy comprender estas palabras del Misal Ambrosiano. Sin embargo, son simples en su severa claridad, porque nos muestran que la ira de Dios por nuestros pecados y traiciones solo puede ser aplacada por la contrición y la penitencia. En el Rito Romano este concepto se hace aún más claro en la oración de las Letanías de los Santos: Deus, qui culpa offenderis, pænitentia placaris: preces populi tui supplicantis propitius respice; et flagella tuæ iracundiæ, quæ pro peccatis nostris meremur, averte. Oh Dios, ofendido por la culpa y aplacado por la penitencia: mira con bondad las oraciones de tu pueblo que te imploran; y aparta de nosotros los azotes de tu ira, que merecemos a causa de nuestros pecados.

La civilización cristiana supo atesorar esta saludable noción, que nos aleja del pecado no sólo por temor al justo castigo que acarrea, sino también por la ofensa causada a la Majestad de Dios, “infinitamente buena y digna de ser amada sobre todas las cosas”, como nos enseña el Acto de Contrición. A lo largo de los siglos, la humanidad convertida a Cristo supo reconocer en los acontecimientos lúgubres de la historia -en los terremotos, las hambrunas, las pestilencias y las guerras- el castigo de Dios; y siempre el pueblo golpeado por estos flagelos sabía hacer penitencia e implorar la Divina Misericordia. Y cuando el Señor, la Santísima Virgen o los Santos intervinieron en los asuntos humanos con apariciones y revelaciones, además del llamado a observar la Ley de Dios, amenazaron con grandes tribulaciones si los hombres no se convertían. En Fátima, también, Nuestra Señora pidió la Consagración de Rusia a Su Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados como instrumento para aplacar la ira de Dios y poder disfrutar de un tiempo de paz. De lo contrario, Rusia“extenderá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán destruidas”.¿Qué debemos esperar de ignorar los pedidos de Nuestra Señora y continuar ofendiendo al Señor con pecados cada vez más horribles? “¡No quisieron cumplir Mi pedido! Como el Rey de Francia, se arrepentirán y lo harán, pero será tarde. Rusia ya habrá esparcido sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia”. Estas guerras, que hoy azotan a la humanidad para esclavizarla y someterla al plan infernal del Gran Reinicio inspirado por el comunismo chino, son nuevamente fruto de nuestra indocilidad, de nuestra obstinación en creer que podemos pisotear la Ley del Señor y blasfemar Su Santo Nombre sin consecuencias. ¡Qué miserable presunción! ¡Cuánto orgullo luciferino!

El mundo descristianizado y la mentalidad secularizada que ha contagiado incluso a los católicos no acepta la idea de un Dios ofendido por los pecados de los hombres, y que los castiga con azotes para que se arrepientan y pidan perdón. Sin embargo, este concepto es una de las ideas que la mano creadora de Dios ha impreso en el alma de cada hombre, inspirando ese sentido de justicia que tienen incluso los paganos. Pero precisamente porque está presente en todos los hombres de todos los tiempos, a nuestros contemporáneos les horroriza la idea de un Dios que premia a los buenos y castiga a los malos, un Dios que se revela en su ira, que pide lágrimas y sacrificios a quienes le han ofendido .

Detrás de esta aversión a la ira del Señor, ofendido por los pecados de la humanidad – y más aún por aquellos a quienes Él hizo Sus hijos en el Bautismo – está el odio implacable del enemigo del género humano por el Sacrificio redentor de Nuestro Señor Jesús. Cristo, por la Pasión del Hijo de Dios, por el rescate que Su Sangre ha merecido por cada uno de nosotros, después de la caída de Adán y de nuestros pecados personales. Un odio que lo consume desde la creación del hombre, en un loco intento de frustrar la obra de Dios, de desfigurar a la criatura hecha a su imagen y semejanza, y más aún de impedir la reparación divina de Cristo, el nuevo Adán, y María, la nueva Eva. En la Cruz, el nuevo Adán restaura el orden roto por el pecado como Redentor; al pie de la Cruz, la nueva Eva participa de esta restauración como Corredentora.

El mundo no acepta el dolor y la muerte como justo castigo por el pecado original y los pecados actuales, ni como instrumento de rescate y redención de Cristo. Y es casi una paradoja: el mismo que por la tentación de nuestros primeros Padres introdujo en el mundo la muerte, la enfermedad y el dolor, no tolera que estas mismas cosas puedan ser también instrumento de expiación cuando se aceptan con humildad en para reparar la Justicia fracturada. No tolera que le arrebaten las armas de destrucción y de muerte para convertirlas en instrumentos de reconstrucción y de vida.

 El hombre contemporáneo es nuevamente engañado por Satanás, tal como lo fue en el jardín del Edén. Entonces, la Serpiente le hizo creer que desobedecer la orden dada por Dios de no cosechar el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal no tendría ninguna consecuencia; de hecho, la Serpiente le dijo que por tal desobediencia Adán llegaría a ser como Dios. Hoy, la Serpiente engaña al hombre de que estas consecuencias son ineludibles, y que no puede aceptar la muerte, la enfermedad y el dolor como justo castigo, anulándolos en su propio beneficio uniéndolos a la Pasión y Muerte de Jesucristo. Porque al aceptar la sentencia, el reo acepta la autoridad del Juez, reconoce la infinita gravedad de su culpa, repara el delito cometido y expia la sanción que le corresponde. Al hacerlo, regresa a la Gracia de Dios, anulando la obra de Satanás.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Por eso, cuanto más se acerca el fin de los tiempos, más se multiplican los esfuerzos del Maligno para anular no sólo la Verdad revelada por Cristo y predicada a lo largo de los siglos por la Santa Iglesia, sino también para eliminar el concepto mismo de justiciaese es el fundamento de la Redención, la idea de la necesidad de la pena por la transgresión, de la reparación de la culpa, de la gravedad de la desobediencia de la criatura hacia el Creador. Es obvio que cuanto más se haga creer a los hombres que no han cometido ningún pecado, más pensarán que no necesitan arrepentirse de nada, que no tienen ninguna deuda de gratitud con Dios, que tanto amó al mundo que Él dio a su Hijo Unigénito, obediente hasta la muerte, muerte de Cruz.

Si miramos a nuestro alrededor, vemos cómo esta anulación de la Justicia, del sentido del Bien y del Mal, de la idea de que hay un Dios que premia a los buenos y castiga a los malos, conduce a una rebelión definitiva, irreparable e irremediable contra el Señor, premisa para la condenación eterna de las almas. El juez que absuelve al criminal y castiga al justo; el gobernante que promueve el pecado y el vicio y condena o impide las acciones honestas y virtuosas; el médico que considera la enfermedad como una oportunidad de lucro y la salud como una falta; el sacerdote que guarda silencio sobre las Últimas Cosas y considera como “paganos” conceptos como la penitencia, el sacrificio y el ayuno en expiación de los pecados, todos ellos cómplices, quizás sin saberlo, de este último engaño de Satanás. Es un engaño que por un lado niega a Dios el señorío sobre las criaturas y el derecho de premiarlas y castigarlas según sus acciones; mientras que por el otro viene a prometer bienes y recompensas que sólo Dios puede otorgar: “Todo esto te daré, si te postras y me adoras” (Mt 4,9), se atreve a decir a Cristo en el desierto , después de conducirlo a la cima de la montaña.

Puede leer:  Filipinas: Celebraciones por el 500 aniversario de la llegada del Evangelio se amplian un año

Los acontecimientos actuales, los crímenes que diariamente comete la humanidad, la multitud de pecados que desafían a la Divina Majestad, las injusticias de los individuos y de las Naciones, las mentiras y los fraudes cometidos impunemente, no pueden ser derrotados por medios humanos, ni siquiera por un ejército que tomara las armas para restaurar la justicia y castigar a los malvados. Porque las fuerzas humanas, sin la gracia de Dios y sin estar animadas por una visión sobrenatural, son estériles e ineficaces.

Pero hay una forma de combatir este engaño, en el que ha caído la humanidad desde hace más de tres siglos, es decir, desde que ha tenido el orgullo y la presunción de endiosar al hombre y usurpar la Corona Real a Jesucristo. Y este camino, infalible porque es divino, es el retorno a la penitencia, al sacrificio y al ayuno. Ni la vana penitencia de los que corren en cintas de correr, ni el insensato sacrificio de los que se esterilizan para no sobrepoblar el planeta, ni el ayuno vacío de los que se privan de carne en nombre de la ideología verde. Se trata nuevamente de engaños diabólicos, con los que silenciamos nuestras conciencias.

La verdadera penitencia, que la Santa Cuaresma debe animarnos a realizar fecundamente, es aquella por la que cada uno de nosotros ofrece las privaciones y los sufrimientos en expiación de los pecados propios y de los cometidos por el prójimo, por las Naciones y por los hombres de la Iglesia. El verdadero sacrificio es aquel con el que nos unimos con gratitud al Sacrificio de Nuestro Señor, dando un sentido espiritual y un fin sobrenatural al dolor que sin embargo merecemos. El verdadero ayuno es aquel con el que nos privamos de alimentos, no para adelgazar, sino para restablecer la primacía de la voluntad sobre las pasiones, del alma sobre el cuerpo.

Las penitencias, sacrificios y ayunos que haremos durante esta Santa Cuaresma tendrán un valor de reparación y expiación que valdrá para nosotros, para nuestros seres queridos, para nuestro prójimo, para nuestra Patria, para la Iglesia, para el mundo entero, y para las almas del Purgatorio aquellas Gracias que son las únicas que pueden detener la ira de Dios Padre, porque uniéndonos al Sacrificio de Su Hijo transformaremos en un tesoro sobrenatural lo que Satanás hizo para todos nosotros, llevándonos al pecado por desobedeciendo al Señor. Este tesoro restaurará el orden roto y la justicia violada; reparará las faltas que hemos cometido en Adán y también personalmente. Al caos infernal debe oponerse el kosmos divino; al príncipe de este mundo, el Rey de reyes; al orgullo, la humildad; a la rebelión, la obediencia. “A esto, en efecto, habéis sido llamados, ya que Cristo también sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo, para que sigáis sus huellas. […] Él llevó nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero de la Cruz, para que, ya no viviendo para el pecado, vivamos para la justicia; por sus heridas habéis sido curados” (1 P 2, 21-25).

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

NUESTROS LIBROS RECOMENDADOS

Concluyo esta meditación citando la Epístola de la Misa del Miércoles de Ceniza: está tomada del libro del profeta Joel, y nos recuerda el papel de los sacerdotes como mediadores e intercesores para amonestar al pueblo de Dios y llamarlo a conversión. Es un papel que muchos clérigos han olvidado, y que incluso rechazan, creyendo que es herencia de una Iglesia caducada, de una Iglesia que no se adapta a los tiempos, de una Iglesia que todavía cree que el Señor debe ser “apaciguado” con penitencia y ayuno.

“Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea solemne. Entre el atrio y el altar, que los sacerdotes, los ministros del Señor, lloren y digan: Perdona, Señor, perdona a tu pueblo, y no abandones tu heredad en deshonra, no la hagas esclava de las naciones; para que no digan entre los pueblos: ¿Dónde está su Dios? El Señor ha mostrado celo por su tierra y ha perdonado a su pueblo. Respondió el Señor y dijo a su pueblo: He aquí, yo os envío grano, vino y aceite, y los tendréis en abundancia, y nunca más os pondré en oprobio de las naciones, dice el Señor Todopoderoso (Jl 2 :15-19).

Mientras tengamos tiempo, queridos hermanos y hermanas, pidamos misericordia a Dios; imploremos su perdón y hagamos reparación por los pecados que se han cometido. Porque llegará un día en que se cumplirá el tiempo de la Misericordia y comenzará el día de la Justicia. Dies illa, dies iræ: calamitatis et miseriae; muere magna y amara valde. Ese día será un día de ira: un día de catástrofe y miseria; un día grande y verdaderamente amargo. Aquel día vendrá el Señor a juzgar al mundo con fuego: judicare sæculum per ignem .

Quiera Dios que las admoniciones de Nuestra Señora y de los Santos místicos nos lleven, en esta hora de tinieblas, a convertirnos verdaderamente, a reconocer nuestros pecados, a verlos absueltos en el Sacramento de la Confesión, y a expiarlos con ayunos y penitencias para que el brazo de la Justicia de Dios sea detenido por unos pocos, cuando debería caer sobre la mayoría. Y que así sea.

Carlo Maria Viganò, Arzobispo

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

2 de marzo de 2022

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Redaccion
Escrito por

TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen.

1 Comentario

También puedes comentar con facebook:

1 Comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Religión

“Tened siempre la espada del espíritu a mano”

Religión

En otras palabras, como hijos de Adán somos hijos del pecado, pero también de la resurrección; pero si en lugar de Adán hubiera estado...

Podcast

Imaginamos un mundo sin infierno y sin cielo. Un mundo que dejó de diferenciar el bien del mal y acabó difundiendo el vicio y...

Religión

“La ociosidad camina con lentitud, por eso todos los vicios la alcanzan” (San Agustín).

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box