Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

¿Son las mujeres algo bueno en el trabajo ?

Weaver concluyó que no hay forma más segura de hacer que las mujeres sean miserables que tratarlas como si fueran indistinguibles de los hombres.

Foto: Pixabay

POR JERRY D. SALYER

El conservadurismo estadounidense ciertamente ha recorrido un largo camino desde los días de Richard Weaver, el filósofo sureño que identificó el «desprecio por el orden natural» como la dolencia subyacente de la mente moderna. En la década de 1960, cuando era conocido y celebrado como un ícono intelectual conservador, Weaver vio «la noción tonta y destructiva de la ‘igualdad’ de los sexos» como un excelente ejemplo de dicho desprecio. Hoy en día, la crítica de Weaver a la igualdad de género desencadenaría no solo a activistas «despertados», sino también a muchos republicanos:

¿Qué sino un profundo oscurecimiento de nuestra concepción de la naturaleza y el propósito podría haber soportado esta fantasía? Aquí hay una distinción de un personaje tan básico que uno podría suponer que el moderno más frenético lo consideraría como parte de la donnée a respetar. ¡Lo que Dios ha hecho distinto, que el hombre no lo confunda! Pero no, las profundas diferencias de este tipo parecen solo un desafío para los ocupados renovadores de la naturaleza. La rabia por la igualdad ha cegado tanto los últimos cien años que se ha hecho todo lo posible para borrar la divergencia en el papel, la conducta y la vestimenta.

Weaver concluyó que no hay forma más segura de hacer que las mujeres sean miserables que tratarlas como si fueran indistinguibles de los hombres. También tuvo algunos comentarios especialmente agudos sobre los posibles «esclavistas» de las grandes empresas, que él cree que han promovido a las mujeres en la fuerza laboral como un medio para reducir los salarios. Decir que el conservadurismo de Weaver es ajeno al de Fox News es quedarse corto.

También es un eufemismo decir que el contrafeminismo no se limita únicamente a protestantes como Weaver. Hay una enorme cantidad de comentarios católicos sobre las relaciones entre los sexos. Sin embargo, en algunas parroquias no sabríamos esto por prestar atención en la Misa, ya que las Escrituras incómodas como Efesios 5:21 —»Que las mujeres estén sujetas a sus maridos, como al Señor»— simplemente son censuradas fuera de la liturgia en algunos casos.

Por lo tanto, no hace falta decir que pocos católicos estadounidenses están familiarizados con los comentarios extendidos del Papa León XIII sobre la naturaleza de la familia:

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El marido es el jefe de la familia y el jefe de la esposa. La mujer, porque es carne de su carne, y hueso de su hueso, debe estar sujeta a su marido y obedecerle; no, de hecho, como sirvienta, sino como compañera, para que su obediencia no sea carente ni de honor ni de dignidad. Puesto que el esposo representa a Cristo, y puesto que la esposa representa a la Iglesia, que siempre haya, tanto en el que manda como en ella que obedece, un amor celestial que guíe a ambos en sus respectivos deberes.

Incluso Juan Pablo II se apoyó en supuestos «sexistas» al criticar el capitalismo global, como cuando declaró que «el salario de un trabajador debería ser suficiente para permitirle mantenerse a sí mismo, a su esposa y a sus hijos». El punto aquí no es hacer ninguna afirmación sobre si o cómo estas enseñanzas podrían aplicarse a la vida moderna, ni afirmar que estas pocas citas representan la última palabra con respecto a la autoridad familiar o las mujeres en el lugar de trabajo. No, el punto es hasta qué punto muchos siglos de comentarios católicos sobre las diferencias de sexo simplemente se han filtrado como si no fueran nada. Es casi como si los responsables de transmitir la tradición católica desecharan tan pronto cualquier parte de dicha tradición que se tolere con las sensibilidades modernas.

De hecho, es más probable que cierto tipo de incrédulo tome frases como hombre y mujer que Él los creó mucho más en serio que algunos portavoces de la Iglesia. Por ejemplo, el sociólogo Steven Goldberg ha insistido durante mucho tiempo en que la ideología feminista ha distorsionado la ciencia de la sociología y que las diferencias sexuales se basan en última instancia en la naturaleza en lugar de en la educación o los estereotipos opresivos.

NUESTROS LIBROS RECOMENDADOS

Escribiendo que «las diferencias psicofisiológicas entre hombres y mujeres engendran en los hombres una tendencia más fácilmente liberada para el comportamiento de dominancia», Goldberg continúa explicando que «como resultado, todas las sociedades, sin excepción, exhiben patriarcado, logro del estatus masculino y dominio masculino». Reveladoramente, Margaret Mead, a veces promocionada como una autoridad en apoyo de la posición feminista que Goldberg refuta, describió La inevitabilidad del patriarcado de Goldberg como «persuasiva y precisa».

Una respuesta igualmente secular al feminismo se puede encontrar en Darwinism Today, una serie dedicada a popularizar la psicología evolutiva. En Divided Labours: The Evolutionary View of Women at Work, Kingsley Browne refuta la afirmación de que el arribismo femenino está siendo frenado por un «techo de cristal» de discriminación sexual. Según Browne, el hecho indiscutible de que los hombres en promedio reciben un salario más alto refleja no la discriminación sino la naturaleza, ya que las mujeres están, en su mayor parte, más inclinadas a dedicar sus energías a las tareas domésticas: «La teoría evolutiva predice que los hombres exhibirán una mayor búsqueda de estatus, competitividad y toma de riesgos que las mujeres, y que las mujeres exhibirán un comportamiento más enriquecedor. Estas predicciones se confirman en todas las sociedades humanas conocidas».

Publicidad.
Puede leer:  El laberinto de la "laicidad positiva"

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Para que sus críticos no construyan un hombre de paja, Browne agrega que no cree que hasta el último hombre y mujer puedan encajar ordenadamente en tales estadísticas. Sin embargo, esta concesión solo le brinda la oportunidad de demoler el mito de la injusta brecha de género. «No se puede enfatizar demasiado fuertemente», explica:

«que las diferencias son estadísticas, en el sentido de que son generalizaciones que no son válidas para todos los individuos. Hay mujeres que son altamente competitivas y agresivas, al igual que hay hombres reacios a la competencia y más interesados en pasar tiempo con sus hijos que en jerarquías ascendentes. Pero el hecho de que las predicciones sean ciertas como generalizaciones no es menos importante. Después de todo, el techo de cristal y la brecha de género en la compensación son en sí mismos meras generalizaciones grupales; muchas mujeres individuales ganan más que el hombre promedio, y muchas mujeres ascienden más alto en los rangos ejecutivos que la mayoría de los hombres. Si uno quiere decir que las diferencias temperamentales promedio no son importantes porque no son ciertas para todos los individuos, también debe estar preparado para decir que las diferencias económicas promedio entre los sexos no son importantes por la misma razón.«

A la luz de tales respuestas sinceras e informadas sobre la evolución al feminismo, hay algo profundamente irónico en el desprecio acumulado sobre los creacionistas por los igualitarios que afirman «seguir la ciencia». Si la evolución es cierta, ¿por qué demonios deberíamos asumir que millones y millones de años de ella no han logrado diferenciar a los hombres humanos de las mujeres humanas de maneras fundamentales y políticamente inconvenientes?

Una vez más, nada de esto es para argumentar a favor de una teoría ordenada y estrecha del patriarcado, una imagen especular del feminismo. Como señala Aristóteles, los humanos no son figuras geométricas, por lo que la inclinación a camisa de fuerza a hombres y mujeres en un algoritmo único para todos es en sí misma parte del problema. De hecho, en el contexto cada vez más surrealista del siglo 21, a veces es difícil incluso imaginar cómo se supone que debe ser el «compañero obediente» y el «jefe amoroso» de León XIII.

Así que concedamos que una vida familiar disfuncional y feminizada podría ser preferible a las peleas o incluso divorcios que podrían resultar de que los maridos insistan demasiado inflexiblemente en sus derechos patriarcales. Reconozcamos también que en algunos casos puede ser apropiado, aunque no normativo, que una madre de niños pequeños trabaje fuera del hogar, ya sea para llegar a fin de mes o para cultivar algún talento indispensable. Si la asertividad y el liderazgo fuerte son elementos distintivos de la herencia masculina, también lo son la paciencia, la prudencia, la moderación y el realismo. Lo que se requiere en este momento no es la formulación de una nueva ideología, sino simplemente el abandono de una vieja.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en https://www.crisismagazine.com/

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Escrito por

Selección de noticias en otros medios.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Podcast

Una de las mentiras que, de tan repetida, muchos toman por verdad; es que la mujer vivió subyugada y oprimida por el tiránico patriarcado...

Análisis

Shulamith Firestone quería una sociedad comunista que normalizase la pedofilia.

Opinión

Si la violencia se practica en un estado islámico las feministas guardan culpable silencio.

Análisis

Esta paridad, llevada hasta el frenesí de la sinrazón, ha logrado ya lesionar de manera sumamente dolosa algunos de los conceptos más básicos del...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.