Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

Libertad comunitaria

image_pdfLEER EN PDF

El liberalismo, como no puede ser de otro modo, entiende la libertad desde una perspectiva individualista, así la libertad encuentra como único límite la libertad de los otros, es decir, se concibe la libertad únicamente desde el individuo como una esfera particular de la que puede disponer a su antojo mientras esa esfera no entre en contacto con las esferas particulares del resto.

De esta forma se rompe con la concepción cristiana de la libertad, que vista desde la perspectiva que aquí tratamos, viene constituida por un hacer que no solo no impida el hacer de los demás, sino que contribuya al bien común. Esta verdadera libertad, esta verdadera concepción comunitaria, encuentra su justificación en la propia concepción básica de la sociedad desde la familia.

El liberalismo concibe la sociedad como mero agregado de individuos que no pueden colisionar en sus intereses, a diferencia de la concepción recta de la sociedad como conjunto de familias que precisamente confluyen en sus intereses y objetivos.

Aplicando la teoría de los conjuntos podríamos decir que el liberalismo concibe la sociedad integrada por individuos que se presentarían a forma de círculos secantes, sin embargo, el catolicismo concibe a las personas como círculos superpuestos al coincidir los intereses de los individuos, con los intereses de sus propias familias, y estos con los intereses de la propia sociedad.

Esto viene reflejado con gran maestría cuando al gran Lope de Vega en su obra «Fuenteovejuna» hace que el interés de todos los convecinos les lleve a confesar aquello de «Fuentovejuna, todos a una». Esa unidad reflejada en nuestro clásico hoy sería una solución imposible en nuestras sociedades inspiradas por un individualismo enfermizo en el que no se concibe el interés familiar, ni el interés local, ni el interés concreto de una región, ni mucho menos el interés de una comunidad. Actualmente cualquier interés comunitario es visto con sospecha, cualquier tradición que trascienda al individuo es vista con recelo.

Ante ese individualismo destructor nuestra obligación es hablar una vez más de comunitarismo y de familias, y evidentemente hemos de distinguir entre el verdadero comunitarismo y el falso de filiación comunista, pues este último es hijo de la Revolución, constituyendo una perversión de la comunidad, pues en el comunismo no confluyen los intereses de las familias, ni prima el bien común, sino que el estado difunde los supuestos intereses que la comunidad tiene que compartir por imperativo legal, es decir, el comunismo concibe, al igual que el liberalismo, que el bien a proteger no es la familia, ni la comunidad, ni el bien común, sino el bien artificial y arbitrario del estado, realidad meramente administrativa a la que se obliga a rendir culto irracional.

Carlos María Pérez- Roldán y Suanzes- Carpegna

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

Puede leer:  Yo no soy del Opus Dei; aunque, para algunas cosas, como si lo fuera

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Abogado, académico de la Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades y colaborador de numerosas publicaciones y revistas, exdirector de la sección cultura del periódico digital Minutodigital, e impulsor de numerosas iniciativas de la sociedad civil para fomentar la participación ciudadana real en la vida política y social, como el Centro Jurídico Tomás Moro, el Centro de Estudios Históricos General Zumalacárregui, o la Asociación Editorial Tradicionalista. Actualmente es director de Tradición Viva

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Opinión

La contrarrevolución nunca vendrá de ningún partido con representación parlamentaria, sino de un pueblo despierto que de forma valiente se enfrenta al poder en...

Opinión

Como resulta evidente que no han podido acabar con ella por las bravas, lo están intentando ahora de otra forma, "deconstruyéndola" con adoctrinamiento y/o...

Actualidad

LEER EN PDF Por segundo año consecutivo el tapiz de los montes asturianos y el cielo turquesa de España, encapotado de bellas tonalidades grisáceas,...

Opinión

Una baja tasa de natalidad no era meramente, ni siquiera principalmente, un problema económico; es un signo de un problema cultural y moral.

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box