Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Opinión

2022

Es habitual dar una mirada retrospectiva al final de cada año, y sería inútil intentar escapar de ella, por más rutinaria que parezca. Nace del propio orden natural de las cosas, porque Dios creó el tiempo y lo quiso para los hombres divididos en años. Esta duración anual, unidad siempre igual a sí misma, es admirablemente proporcionada a la extensión de la existencia humana y al ritmo de los acontecimientos terrenos.

Quiso la Providencia que la inexorable cadencia de los años proporcionase a los hombres, en los días que sirven de puente entre el año viejo y el año nuevo, la ocasión para un examen atento de todo lo que en ellos y a su alrededor fue cambiando, para un análisis sereno y objetivo de esos cambios, para una crítica de los métodos y rumbos viejos, para la marcación de métodos y rumbos nuevos, para una reafirmación de los métodos y de los rumbos que no pueden ni deben cambiar.

Cada fin de año se parece, de alguna manera, a un juicio en que todo debe ser medido, contado y pesado, para el rechazo de lo que fue malo, la confirmación de lo que fue bueno y la entrada en una etapa nueva.

Ajustándonos a esta disposición de la Providencia, entreguémonos una vez más, bajo la mirada de la Señora de todos los Pueblos, a esta tarea de medir, pesar y pronosticar. Pronosticar, sí, pues habitualmente Dios no revela a nadie el futuro, y la mente humana no tiene el don de hacer por sí misma pronósticos infalibles. Quiso no obstante que el intelecto humano tuviese la suficiente lucidez para establecer conjeturas probables, que puedan servir de elemento precioso en la dirección de las actividades humanas.

A pesar de que ya hay cosas a nuestro alrededor que parecen confirmar la esperanza del castigo, mayor que el Diluvio en tiempos de Noé, anunciado repetidamente en las apariciones marianas, hay una razón de orden superior, trascendental, que nos lleva a esperarlo.

El mundo está inmerso en el pecado, hundiéndose cada vez más en él directamente rumbo al infierno. No es posible que este mundo merecedor de castigo, y de un castigo en la proporción apocalíptica de los pecados que comete, no sea castigado. Y no se trata del castigo en la otra vida, el castigo que recibiremos cuando hayamos muerto y seamos juzgados. Ya sabemos por la fe que quien muere en estado de pecado va al infierno y de eso nadie se escapa.

Pero no se trata de eso, no son sólo los hombres que pecan, son las naciones que también pecan y, según enseña San Agustín, cuando una nación peca, ese pecado no va ser juzgado el día del Juicio Final porque cuando el mundo acabe no habrá ya naciones. Por tanto, el castigo propio para las naciones es evidentemente en esta Tierra. Las calamidades del pueblo judío después el deicidio son un buen ejemplo de esto.

Dado que no hay conversión de los pueblos no hay más remedio de que un castigo destroce este mundo revolucionario que se está perdiendo por el mal al que se ha entregado. Es decir, sin el gran castigo la conversión del mundo y el Reino de María son una utopía, esta razón es de una tal naturaleza que pasa por encima de todas las objeciones que se puedan hacer.

Puede leer:  Ley de violencia de género y obediencia debida.

Este artículo se publicó originalmente en https://plineando.blogspot.com/

COMPARTE:

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestros libros

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

En Amazon

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Opinión

Habían pasado 100 años sin ser atendido el mandato del Corazón de Jesús al rey Luis XIV de consagrar Francia al Sagrado Corazón cuando...

Opinión

Los globalistas que es lo mismo que decir comunistas o satanistas (yo prefiero emplear este último término que es mucho más exacto) desplegaron una...

Religión

La clemens, pia, dulcis Virgo Maria que el melifluo doctor San Bernardo cantó con tanta suavidad en la Salve Regina, nos es presentada por San Luis...

Opinión

En 1941 la opinión pública estadounidense estaba mayoritariamente en contra de la entrada de su país en la Segunda Guerra Mundial. No obstante, el...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.