Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Podcast

Podcast: Tiranía verde

De todas las crisis que van y vienen amenazando la “tranquilidad” de nuestras vidas, hay una que además de ser constante, ha crecido en importancia y, de acuerdo con el discurso imperante, en peligrosidad. La cuestión ecológica, que bajo diferentes nombres y carices, se ha convertido desde hace décadas, en la espada de Damocles que pende sobre nuestro precioso planeta amenazando con destruirlo sino implementamos drásticos cambios en nuestro estilo de vida. Esto, a pesar de que los gurús del ecologismo llevan décadas de pronósticos, profecías y cálculos erróneos. 

En 1962, la escritora Rachel Carson, en su libro “Primavera silenciosa” (Silent Spring) pronosticó que debido a los severos daños causados por los pesticidas, se esperaba una devastadora “primavera silenciosa” en la cual no escucharíamos nunca más el canto de los pájaros. En 1968, a pesar de que el índice de fertilidad en los Estados Unidos empezaba a decaer, el profesor de Stanford, Paul Ehrlich se dedicó a expandir el mito maltusiano de que la sobrepoblación era la principal causa de la pobreza, de la contaminación, de las enfermedades y de todo tipo de desgracias. En su famosísimo libro: “La bomba demográfica” (The Population Bomb) predijo: “En la década de 1970, el mundo sufrirá hambrunas y cientos de millones de personas morirán de hambre”. 

Curiosamente, en lugar de comprobar la veracidad de éstas y otras similares teorías que profetizaban el fin del mundo, dichos supuestos fueron propagados y utilizados por importantes políticos como el profesor y ambientalista Morton Hilbert quien, junto con el servicio de salud pública de los Estados Unidos, organizó el “Simposio de Ecología Humana”. Por su parte, el infame activista, Saul Alinsky, famoso por sus peligrosas tácticas de manipulación de masas, aprovechó la situación para lanzar su campaña contra la contaminación (Campaign Against Pollution). La propaganda ecológica fue expandida con tal fuerza que, el 22 abril de 1970, junto con una proclamación federal del senador estadounidense Gaylord Nelson, se celebraba el primer día de la tierra en el cual participaron 20 millones de americanos lidereados por el mismo presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon. 

Surgía así el nada espontáneo movimiento ecologista que, auspiciado por poderosísimas organizaciones, apoyado por los grandes medios de comunicación y promovido por los principales partidos políticos (de izquierda a derecha) se convirtió en unas cuantas décadas en un movimiento global. Actualmente, el día de la tierra es celebrado por más de 100 millones de personas en más de 192 países. 

Si bien nadie en su sano juicio niega el uso racional que el ser humano debe hacer de la naturaleza que Dios dispuso a nuestro cuidado, es importante resaltar que, los postulados de la ideología ambientalista contrariamente a lo que defienden sus promotores, no están basados en estudios científicos serios. Por el contrario, se basan en la “pseudociencia del consenso” de algunos “científicos” y muchos políticos y personajes influyentes de lo más variopintos (entre los que abundan filántropos, activistas y hasta actores y cantantes) cuyas defectuosas premisas rechazan de antemano, cancelando y hasta persiguiendo (de manera totalmente acientífica) toda crítica, análisis y hasta evidencia que contradiga su discurso. Debido a esto, sus profecías (como vimos al inicio) no se han cumplido y sus hipótesis son modificadas continuamente y han ido del enfriamiento al calentamiento para terminar en un maleable cambio climático. 

Asimismo, la agenda ecologista es profundamente anticristiana y por lo mismo inhumana. Debido a ello, dicha agenda, desde sus orígenes a la fecha, se mueve, no por el deseo de cuidar y proteger a la naturaleza sino por un odio feroz al ser humano, el eterno gran culpable de la “emergencia climática” del momento. De ahí, que dicha ideología tenga como fundamento promover la mentalidad antinatalista que ve al hombre como un intruso que daña, con su sola presencia, a la sufriente “madre tierra”. En consecuencia, la agenda ecologista promueve la anticoncepción (incluyendo las esterilizaciones masivas, en ocasiones involuntarias), el aborto, la tan perversa como estéril ideología de género y la eutanasia. 

Puede leer:  PODCAST: "Una brecha imaginaria"

A través de la propaganda, la manipulación y el miedo; el movimiento ecológico, elevado a dogma infalible amenaza, bajo el Acuerdo de Paris y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, con transformar de manera drástica nuestro estilo de vida, anular tiránicamente nuestros derechos fundamentales y destruir, a través de leyes inmorales, los mismos cimientos de nuestra sociedad. Desafortunadamente, el hombre de hoy, “autónomo y descreído” ha encontrado en la falsa superioridad moral que otorga el adherirse a la ideología ambientalista, una religión sincrética y universal que en su fanática soberbia cree que el mundo entero depende, no de Dios, sino de los pobres esfuerzos humanos. Por ello son varios, especialmente entre los más jóvenes, que están dispuestos para salvar al planeta: a sembrar y a abrazar árboles mientras arrasan con la ganadería en nombre de los derechos de los animales; a no tener hijos (así los tengan que asesinar antes de nacer) mientras adoptan mascotas a las que tratan como sus herederos; a dejar de comer carne, volverse veganos y hasta a comer insectos; a recorrer, en monopatín, las ciudades de 15 minutos (futuras prisiones voluntarias); a no tener nada y ser felices, pues siempre quedará el metaverso para hacer “realidad” los más extravagantes delirios. 

Nuestra rebelde sociedad, ha rechazado el lugar preponderante que Dios le dio al hombre al encomendarle la trascendental misión de procrear, multiplicarse, henchir la tierra; someterla y dominar sobre todo cuanto vive. En su lugar, ha adoptado como dogma una perversa ideología que reduce al hombre al nivel de un parásito peligroso que hay que limitar y hasta destruir. 
El mayor problema que enfrenta actualmente nuestra sociedad no es el cambio climático, sino nuestra abierta rebelión a la ley de Dios. Despertemos ahora, que aún estamos a tiempo. Lo que está en juego no es el futuro del planeta, sino el nuestro y el de nuestros hijos. Recordemos que nuestro verdadero hogar es el cielo y enfoquemos nuestros esfuerzos en llegar a él. Busquemos primero el reino de Dios y lo demás (incluso el cuidado por la naturaleza) se nos dará por añadidura.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Written By

Angélica Barragán Abascal (Daughter of Cortes - Hija de Cortes) es esposa y madre mexicana residente en Estados Unidos.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

Lo + leído

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Videos

Sesión inaugural del curso «La misión histórica de España» impartida por el historiador Fernando Paz el pasado 21 de septiembre de 2023. El resto...

Análisis

“El mundo está llegando a su fin, y el clima es la razón”. Código Rojo para la Humanidad Pregúntele a casi cualquier persona, y le dirán...

Entrevistas

Horacio Fernando Giusto Vaudagna. Docente en Lic. de Filosofía (IEX – Ecuador). Diplomatura en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino....

Actualidad

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha dicho que “La era del calentamiento global ha terminado; la era de la ebullición...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.