Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Opinión

Anticomunismo

A fin de que haya estímulo para trabajar, es necesario dar a quien lo hace la debida compensación.

Según los anticonsumistas aquello que no es indispensable para vivir, nadie lo puede tener. Así, nadie tiene derecho a gastar en helicópteros, en viajes, ni en figuras de porcelana, todos deben gastar para provecho de todos. Quien sea trabajador, aquel a quien Dios dotó con mayor capacidad de trabajo, si da el fruto de su trabajo a los otros, procede bien. Pero si acumula para consumir en beneficio propio o de los suyos, es un gran egoísta. El resultado es que en una sociedad en la cual nadie tiene ventaja en trabajar más que los otros… nadie trabaja más que los otros. Es una sociedad organizada en beneficio de los perezosos, con perjuicio de los trabajadores auténticos en los diversos niveles sociales. En esa sociedad, prácticamente desaparece la abundancia. Voltaire, hombre pérfido, ateo despreciable, pero que tenía cierto talento, con el cual, dicho sea de paso, hizo un grandísimo mal a la tradición europea siendo un difusor encarnizado de los principios de la Revolución, Voltaire, sin embargo, lanzó una frase espirituosa y no desprovista de profundidad: “Lo superfluo, esa cosa tan indispensable…” Es lo contrario de lo que inculca el anticonsumismo. A fin de que haya estímulo para trabajar, es necesario dar a quien lo hace la debida compensación. Para aprovechar en beneficio de la sociedad a los más productivos, es decir, a los mejores, es necesario que ganen más. Si esto no ocurre, la sociedad se desalienta y cae en el no consumismo. Y de ahí resbala hacia un estado de pobreza crónica, perezosa, emoliente, que tiende en último análisis a la barbarie.

Hacer de la convivencia mundial una liga en que los pueblos más capaces trabajen inútilmente, sin ventaja propia, en beneficio de los incapaces, perezosos, vagos… es inaceptable. La glorificación de la vagancia es propia del socialismo y del comunismo, no de la civilización cristiana ni de la doctrina católica. Es, sin embargo, hacia donde conduce este anticonsumismo, ocioso, bebedor, enemigo de la civilización, del bienestar y del buen vivir de todos los hombres. El anticonsumismo es la glorificación del ocio y de la indigencia. En esas poblaciones se introdujo así la idea de que trabajar mucho para producir mucho no compensa la fatiga del esfuerzo. Por otro lado, estaba la preocupación de estar elucubrando negocios y el temor del perjuicio generalmente acarreado por negocios fracasados.

Entonces, según los propugnadores del anticonsumismo, América del Norte, Europa Occidental y Japón, naciones consumistas, oprimen a las naciones pobres, defraudándolas en todo tipo de negocios. Consecuentemente, las naciones expoliadas, no consumistas, deben hacer una contraofensiva para obligar al mundo consumista a bajar su nivel de vida nivelándolo con el mundo pobre. Con eso, todos caerán en una situación parecida a la que la dictadura comunista arrastró a Rusia y a las naciones satélites del antiguo imperio soviético.

En la foto cinco barrenderas rusas quitan la nieve de la plaza roja moscovita. Calzadas con botas masculinas, empuñando grandes escobas recorren las calles en el ejercicio de una profesión que aún para los hombres es pesada. Resulta desagradable ver a una mujer encargada de trabajos cuya rudeza es incompatible con su naturaleza delicada, como camionera, mecánica o barrendera. En último análisis, cinco esclavas del estado comunista, brutalmente tratadas, hijas infelices de un “orden” de cosas del cual la gracia, la delicadeza y la suavidad, son expulsadas como valores decrépitos, falsos, propios tan sólo de burgueses corruptos.

Puede leer:  El desafío del siglo XXI

Este artículo se publicó originalmente en https://plineando.blogspot.com/

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestros libros

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

Lo + leído

En Amazon

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Opinión

Habían pasado 100 años sin ser atendido el mandato del Corazón de Jesús al rey Luis XIV de consagrar Francia al Sagrado Corazón cuando...

Religión

La clemens, pia, dulcis Virgo Maria que el melifluo doctor San Bernardo cantó con tanta suavidad en la Salve Regina, nos es presentada por San Luis...

Opinión

Por: Luis Alfonso García Carmona La noticia sobre la aprobación en la Cámara de representantes del proyecto petrista para acabar con nuestro sistema de...

Opinión

En 1941 la opinión pública estadounidense estaba mayoritariamente en contra de la entrada de su país en la Segunda Guerra Mundial. No obstante, el...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.