Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Textos

La revalorización de la política

Tradicionviva.es es un diario de actualidad, si bien analizada siempre desde la Tradición. Y es que ningún hecho social o político puede ser debidamente ponderado, sin saber de dónde viene su motivación más profunda. Y del mismo, como toda acción humana, está sujeta a la moral, no puede ser debidamente juzgada sin el anclaje de los primeros principios.
Por eso, en nuestro diario reproducimos en nuestra sección de Textos, artículos que aunque pudieron ser publicados hace muchos años, siguen conservando actualidad, pues indicen en estos aspectos de la motivación de los hechos, y el juicio moral de los mismos. Y es que la situación actual es consecuencia de los pasos previos que se dieron en el pasado, y por ello, si queremos restaurar el orden social y político perdido, debemos conocer este pasado.

Raimundo de Miguel
Raimundo de Miguel en un acto carlista en el Cerro de los Ángeles

Una mirada sobre el panorama político europeo, no puede ser más desalentadora. Se ha degradado la Política hasta dejarla reducida a un mero oportunismo, a una rivalidad de grupos, a una inquietud de futuro puramente orientada por la eficiencia técnica del presente, que únicamente puede tener valor instrumental. Se la ha dejado así, en sólo exterioridad, desnucleada de sus fundamentos doctrinales y de su finalidad trascendente.

Ello resulta muy apropiado para espíritus superficiales o acomodaticios, pero debe ser por el contrario, acicate para restablecer la Política, con urgencia, sobre las bases eternas de la verdad, que hay que predicar «con ocasión o sin ella». «Porque vendrá tiempo en que los hombres no podrán sufrir la sana doctrina, sino que acudirán a una caterva de doctores según su gusto, que alaguen los oídos y se amolden a sus desordenados deseos y cerrando su oído a la verdad, lo aplicarán a frivolidades» (San Pablo a Timoteo).

Es cierta la observación de Donoso, de que en toda cuestión política, late una temática religiosa y no es un tópico, sino una certeza histórica, que conviene sea recordada de vez en cuando, que la raíz de la revolución se encuentra en la herejía. El ataque al planteamiento cristiano de la política, se encuentra inicialmente en los autores protestantes, que para defender una supuesta libertad de conciencia y culto, radiaron interesadamente a la religión y a la moral del campo derecho, considerando que aquellas cuestiones respondían al fuero interno y eran libres y no habían entrado en el pacto político, que sólo regulaba la coexistencia social externa. De esta manera, quedaban la Política, como ciencia y arte del gobierno de los pueblos y el derecho, como ordenación jurídica de la comunidad, desvinculados de toda normatividad superior y flotando en el vacío de sí propios, sin anclaje ni orientación. Era el fundamento para la formulación del más descarado positivismo jurídico.

Pero como cuando no hay una contención moral, ha de buscarse la razón ordenadora de la convivencia humana, en cota más baja y más degradante, los filósofos del siglo siguiente, sustituyen la inviolabilidad superior de la norma, por la coacción física, como la nota constitutiva del derecho, con lo que vienen a entregar a la sociedad al arbitrio de la fuerza. Así hoy, basta a cualquier asaltante de fortuna del poder público, su mera posesión, para considerarse autorizado en derecho, para imponer a la colectividad las mayores aberraciones políticas. No sólo se ha acabado así con la libertad, sino también con la dignidad humanas, que sólo pueden basarse eficazmente, en la justicia.

Porque en definitiva, toda Política, se reduce a hacer justicia y ese es el oficio de Rey: «…el Rey es puesto en la tierra después de Dios para cumplir la justicia e dar a cada uno su derecho» (Partida 2.a , T. I. L. V.). Pero la justicia es fundamentalmente una virtud, un hábito, una disposición de ánimo, «constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo que es suyo» (Sto. Tomás). Ya la formulación romana del derecho iba precedida de dos preceptos claramente morales como presupuesto, «vivir honestamente», «no dañar a otro», que indicaban la filiación virtuosa de aquél. En el Fuero Juzgo (T. I, L. II) lo encontramos maravillosamente establecido: «Onde el re, debe aver duas virtudes en sí, mayormiente iusticia y verdad».

Puede leer:  Normas para los católicos españoles

Pero la virtud supone una relación de hombre a Dios y resulta incomprensible en una moral laica o inconcreta. «Nuestro Sennor que es poderoso rey de todas las cosas e fazedor, él solo cata el provecho, e la salud de los omnes, e manda guardar iusticia en la su santa ley a todos los omnes que son sobre la tierra; y el que es Dios de iusticia e muy grand lo manda».

La virtud moral de la justicia se concreta, al regular las acciones humanas, en el derecho. Lo mismo en la mente de Dios (derecho natural) que en las disposiciones de la autoridad civil (derecho positivo). Pero lo que no puede hacerse es separar en compartimentos estancos, algo por esencia común y que dice relación de género (justicia) a especie (derecho); por lo que no resulta impropio, manejar indistintamente ambos conceptos.

Quehacer principal será, por tanto, para quienes tengan preocupación y responsabilidad políticas, replantear en sus verdaderos términos un problema olvidado por siglo y medio de claudicaciones y pragmatismos, para sacar a la Política de su abyección actual elevando sus formulaciones a asuntos de moral y de conciencia.

Raimundo de Miguel (artículo publicado en «Montejurra, Semanario de Actualidad», año I, número 4, de 14-21 de febrero de 1965)

COMPARTE:

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Carlismo

En el último número del histórico Boina Roja, de Mayo de 1965, se trataba de la prudencia y el tacto político dentro del Carlismo.

Carlismo

Un busto realizado de manera completamente artesanal, en un diseño único y exclusivo en una edición limitada.

Actualidad

El próximo sábado 11 de mayo, a las 18:00 en el Cafe Dublín Irish Pub (calle Juan Porcel 12 –Zaragoza), nuestro el amigo de...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.